Por: Bernardita Ponce

Mi primer encuentro con las salas de cine fue con la película El Libro de la Selva, la que fui a ver muy pequeña al cine Gran Palace de Santiago Centro. Una función llena, donde la alegría llenaba la sala.

Cuando supe que ese clásico que tanto amé cuando pequeña, tuve libros, juguetes y rayé con la peli un tiempo, me puse tan feliz porque significa mucho para mí. Es ese pequeño espacio de mis recuerdos de pequeña que me hacen muy feliz. Imperdible era ver esta nueva versión y no me equivoqué. Realmente es una película bien hecha, con gran parte de su diálogo original, pero que con increíbles efectos visuales y un 3D incomparable.

La nueva versión del clásico animado de Disney es dirigida por el actor, guionista y productor Jon Favreau quien ha dado vida a cintas como “Chef”, «Cowboys & Aliens» , «Zathura», y la famosa «Iron Man». También hay que destacar las fabulosas actuaciones de Neel Sethi (Mowgli) y las voces de Ben Kingsley (Bagheera), Bill Murray (Baloo), Idris Elba (Shere Khan), Lupita Nyong’o (Raksha), Scarlett Johansson (Kaa), Christopher Walken (Rey Louie) y Giancarlo Esposito (Akela).

¿La historia? Mowgli es un pequeño niño que fue abandonado en la selva, luego que su padre muriera en manos del malvado tigre “Shere Khan”, quien ha decidido acabar con el niño que vive entre los animales. Por el riesgo que corre, Mowgli se ve obligado a abandonar su hogar y emprender un viaje a la aldea de los hombres. En ese viaje, lleno de aventuras, conocerá a varios amigos que lo protegerán y ayudarán. Excelente adaptación de la clásica novela de Rudyard Kipling.

La película la recomiendo para toda la familia, eso sí niños menores a 5 años pueden aburrirse porque es un poco larga y no es tan graciosa como otras películas animadas que han estado en cartelera. Una historia bella, que vale la pena ver en pantalla grande y mejor aún si es en el idioma original y en 3D.

X