Los Miserables en Bar Remolienda: Los mismos de antaño
11 de marzo 2017.

Por Jorge Fernández.
Fotografías por Gabriel Padilla.

Son los mismos de antaño. Sin tanta parafernalia, subieron al escenario e hicieron lo que tenían que hacer: tocar punk rock y desgastar gargantas ajenas con sus letras y acordes desaliñados y clásicos. El público coreó y pataleó los casi treinta temas, que la banda incluyó en su presentación en el local La Remolienda del barrio Bellavista.

No es una fecha cualquiera. Este 2017, Los Miserables cumplen 25 años de una prolífica carrera musical y la celebración debía llevar a cuestas todos sus grandes éxitos. Entre los comunes, los más actuales y alguno que otro clásico cover, obviamente no se logró, pero la esencia y la fuerza no se desmantelaron, pues recurrentemente, el recinto se iba abajo con cánticos enfervorizados de varios de sus himnos ya consagrados como: “Un cielo azul”, “Pisagua”, “El crack” y “Te mataré con amor”, entre otros.

La velada fue un regalo para sus seguidores de todos los tiempos. Entre los asistentes, se notaba la presencia de una gran masa de fanáticos, los que con una abultada barriga y mucho menos pelo del que lucían en los noventa, vestían sus poleras de La Polla Records, Misfits o The Clash. Porque así es precisamente, todo sigue igual que como lo dejamos en los discos en vivo Retroceder Nunca y Rendirse Jamás (ambos de 1999).

Hay en la música de Los Miserables una dualidad clara entre su canción protesta, la que siempre provoca resquemor en algunos sectores de la sociedad y aquella que va de la mano de éxitos que se corean por grandes multitudes. Eso hace que nos imaginemos a cierto tipo de personas cantando a todo pulmón “Al otro lado del sol” mientras en su mente se oculta la vil desgracia de conocer completamente la letra de “La iglesia de María”. Y es que Los Miserables, guste o no, son así. Se posicionan frente a los que disfrutan sin dejar de lado sus ideales más estrictos. Mientras exista música, existirá la banda y mientras exista la banda todo seguirá sonando igual, independiente de si su letra es propia y va en contra del maldito burgués o si es adaptada de grandes de la música como Victor Jara, Silvio Rodríguez o Los Prisioneros, entre otros.

“Esto sí es punk rock” fue la encargada de apagar la primera llamarada de la noche. Hasta ahí, terminaba la grabación, pero Miserables aún no quería parar. Veintiún canciones pueden ser suficientes para un disco, mas no para una presentación, menos si estamos hablando de 25 años de carrera musical. Temas que ya parecen ser de su autoría sonaron con fuerza para cerrar la noche. “Mierda de ciudad”, “Más vale ser punky” o “Tu alma mía” fueron coreadas con devoción, pese a la escasa voz que iba quedando.

Los Miserables son una banda que se reinventa. Lo que “Skada vez peor” no es su esencia sino la podredumbre social en la que estamos inmersos. Seguiremos escuchando canción protesta y social con sus temas propios o recopilados en esa voz potente de su integrantes.

Terminaron tal y como empezaron. Sin tanta parafernalia desconectaron sus equipos. Los gritos pidiendo otra canción o coreando su nombre, se perdieron en la música envasada de 2 minutos con su tema “Ya no sos igual”, lo cual distendía de lo que veíamos en el escenario ya vacío, porque es seguro que todo seguirá igual pero nada terminará siendo lo mismo de ayer.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X