Luciano Supervielle en Teatro Nescafé de las Artes: Viaje de conexión hacia la música e imágenes
21 de noviembre 2017.

Por Carla Valdebenito.
Fotografías por Felipe Morales.

Luego de su última visita a nuestro país, junto a Jorge Drexler, el gran artista uruguayo, Luciano Supervielle, regresó de manera solitaria para presentar en Chile su nuevo proyecto en una noche mágica, llena de energía y mucha mística.

A pesar de que el concierto comenzó unos minutos antes de lo previsto, el teatro ya contaba con la presencia de la gran mayoría del público que había adquirido entradas quienes, ya instalados, se deleitaron con la gran capacidad multifacética del charrúa que se presentó acompañado de su piano, protagonista indiscutido en una puesta en escena que parecía sobria (en un principio), pero que al comenzar a sonar la música junto a las visuales proyectadas en el fondo cambió el clima de la sala unificando el lugar y otorgándole un aire más privado y cercano.

Desde el inicio del show, que tenía como objetivo principal la presentación de su último disco, Suite para piano y pulso velado, todo fue planteado como el comienzo de un viaje en el que parecía que Luciano nos invitaba a conectar con su música y el trabajo visual de Agustín Ferrando, quien en cada canción fusionó las imágenes con las melodías, creando así, un lugar íntimo de conexión donde el artista musical fusionó ritmos que pasaron desde el hip-hop a la música electrónica y la clásica.

A cien años de “La Cumparsita”, clásico tango que ha trascendido a lo largo de los años y generaciones, Supervielle no quiso quedar fuera de la serie de homenajes que se le hacen y realizó una pequeña versión de la reconocida melodía, a la que él mismo calificó como “una falta de respeto, pero con respeto”, dado que fue algo diferente a lo que ya estamos acostumbrados a oír.

A pesar de que la intención del espectáculo era la presentación de sus composiciones más recientes, parte de su setlist contó también con temas de discos anteriores tales como “Otro día en Uruguay”, “Miles de Pasajeros”, “Sublimación”, entre otras e, incluso, fue acompañado por la voz de Violeta Parra.

Luego de un poquito más de una hora de concierto llegó el minuto de la despedida en la que Supervielle dio las gracias a todos los asistentes y técnicos que trabajaron con él para hacer esto posible. Lo hizo, claro, entre aplausos y gritos con los que el público manifestó su provecho, pidieron otra y lo hicieron regresar al escenario para interpretar una última melodía improvisada.

Como si esto fuera poco, Luciano regresará más pronto de lo esperado a nuestro país, ya que se presentará junto a su banda Bajofondo (quienes durante un tiempo han estado alejados de los escenarios) en la próxima edición del gran festival Lollapalooza Chile en marzo de 2018.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario