Por Amaranta Cartes.

El próximo 18 de diciembre Movistar Arena tiene fiesta de cumpleaños. Hablamos de la celebración de los 10 años del disco Acuario de Manuel García. En conferencia de prensa en el Bar Hyundai del mismo recinto, conversó con distintos medios y entregó un pequeño show en vivo de cuatro canciones, comenzando, por cierto, con “Acuario”. Pudimos disfrutar, además, de “Un rey y un diez”, canción que también forma parte del disco celebrado, “La aguja”, de su disco Retrato Iluminado y “La danza de las libélulas”, ambas incluidas en su último lanzamiento, El Caminante, disco recopilatorio de sus más emblemáticas canciones en colaboración con grandes artistas como Silvio Rodríguez, Mon Laferte, Eva Ayllón, Pedro Aznar, Francisca Valenzuela, Vivir Quintana, entre muchos más.

Entre las novedades sobre las que conversó con los periodistas, se encuentra el lanzamiento de un libro acerca Acuario, como parte de la historia de la música chilena, aún sin fecha de lanzamiento. No deja de sorprender lo significativo que resulta el disco tanto para su autor de manera personal, como para su público y el cambio de sonido que trajo su estreno hace una década. Un sonido más pop, electrónico y rockero, rompió con la imagen adquirida del trovador solo con su guitarra. Por lo mismo, Manuel planteó que este es “uno de los álbumes en que yo me he sentido más desafiado y en que tuve que trabajar de manera muy distinta por acuerdo estético, artístico (…). Es un disco con el que yo siempre me estoy encontrando como uno se encuentra con una especie de mirada de reojo, pero con mucho cariño”.

Asimismo, le consultamos acerca del próximo show de diciembre, considerando que en él existirán dos protagonistas: Acuario y El Caminante. Ante la pregunta sobre ¿cómo vas a establecer un equilibrio entre este sonido tan distinto de Acuario y tus canciones más antiguas? ¿Qué ambiente vas a proponer?, el cantautor nacional respondió aludiendo a los elementos comunes entre ambos álbumes: el caminar y el viaje, adelantando y prometiendo un encuentro entre estos dos viajeros que se mueven en el espacio y que reflejarán ambos mundos a través de la puesta en escena. Sobre colaboraciones en el concierto, no se dijo nada concreto, así que no queda más que esperar que lo que se logró en El Caminante, se logre también en vivo. Al menos hubo un “me encantaría”.

Con altas expectativas, esperaremos las sorpresas que nos traerá Manuel García de aquí a diciembre. Un artista con tan extensa carrera (27 años), que sigue encontrando formas de reinventarse, aunque sea recurriendo a sus más lejanas canciones para ponerlas nuevamente en los escenarios y compartirlas con sus colegas y el público, que espera con ansias el reencuentro.

X