Matías Oviedo y Amores Tuertos: La complacencia de la nueva música chilena

Por Nicolás Morán.

Desde que se acabó su actuación como líder del grupo Julio Pino, se nos vino su primera presentación como solista con el disco nombrado “Amores Tuertos”. Para la elaboración de esta entrega contó con la producción de Tweety González (ex tecladista de Soda Stereo). Cosa que se nota en los arreglos y ciertos aspectos técnicos que se agradecen enormemente y lo digo en serio.

Me cuesta hacer esta reseña por varias cosas. Por un lado, no me gusta su voz ni la letra de una cantidad no menor de sus temas. Menos mal que el disco sólo dura 34 minutos.

Si además le sumamos que es como la versión chilensis de las versiones chilensis de otros grupos, me obligan a desistir de tildarlo al menos de original. Aparte, se le nota a kilómetros sus influencias musicales. De hecho, es como una mezcla entre Fito Páez, Mamma Soul, Gonzalo Yáñez, Koko Stambuk, Pedropiedra, Jorge González, Gepe, Juanito Ayala y hasta la Combo Tortuga, pero sin alcanzar la gracia, voz o al menos el carisma musical de cualquiera de ellos. Con decir que el primer tema «Los Viejos» es como «Ojo con los Orozco», de León Gieco.

Por lo general, se aprecia que aunque puede ser…. Mmmmm, afinado, no podría decir que canta bien o que hace calzar las letras con la música. Incluso si lo piensas, es como si estuviera componiendo para el OST de una nueva teleserie. Es importante destacar que la letra tampoco estará nominada para el Nóbel.

De hecho, hay canciones que sin la voz de Oviedo suenan estupendas. Por lo tanto, hay un buen punto ahí. De hecho, musicalmente no me desagrada. Por ejemplo, en el tema «Infierno en el Mar» me sentí bastante bien. Los instrumentos muy bien elegidos y bien armonizados. Pero la canción que yo rescato y creo que tendré en mi playlist es «Ay Amor». Esa la encuentro buena, onda para escucharla entera. Debe ser mi gusto por el sonido medio blusero y medio funkie del tema.

Creo que lo que más me molesta es que siento que las pistas son una mezcolanza de muchas tonadas, que por separado funcionarían mejor. Pienso que hace los temas a medias. Porque hay momentos en varias canciones que son muy atractivas, pero luego decaen y te hacen querer borrar esos minutos de vida.

Aunque no recomiendo el trabajo de Oviedo con alegría en mi corazón, debo decir que la valentía de intentar algo propio, aunque con bases ya escuchadas (cuesta reinventar la rueda) es un triunfo. Si tienes media hora y quieres escuchar algo sin que te represente esfuerzo con respecto a la profundidad de la letra, métete a PortalDisc y descarga el digital. Quizás en su próxima entrega tendremos un disco más maduro y con una lírica más definida.

Enlace de descarga/compra en Portaldisc: http://portaldisc.com/disco.php?id=14255

X