Los hermanos Cavalera son indiscutiblemente dos de las celebridades más importantes del metal sudamericano. El legado que dejaron fundando Sepultura no sólo trascendió en su etapa más Thrash Metal en sus comienzos, sino también en su evolución, incorporando la influencia de sus propias raíces brasileñas en su música y atreviéndose a ir más allá de lo que las nuevas tendencias del metal estaban haciendo en el norte del mundo, innovando con ellas y dándoles un toque único que nadie antes había utilizado. Este 31 de Julio estarán presentándose en el Teatro Caupolicán, celebrando las bodas de plata de una de sus obras más aclamadas, el disco Roots de 1996.

Entradas: https://www.puntoticket.com/evento/max-y-iggor-cavalera-teatro-caupolican-jul-2022

Este álbum no solamente se transformó en el logro comercial más importante de los brasileños. También se convirtió en el principal legado artístico que dejaron para el metal universal, siendo uno de los referentes del metal de raíz que se ha abierto amplios espacios en todo el mundo. Si bien para sus fanáticos de sus discos más extremos este giro no fue muy bienvenido, la resta de seguidores fue muchísimo menor a la suma de ellos que tuvieron alrededor de todo el orbe, encumbrándose como unos de los máximos exponentes del Groove y el Nu Metal.

Quisimos conocer la visión que tuvo de este disco en un par de referentes nacionales del género. Por un lado, obtuvimos la opinión de Ricardo Quinteros, cantante de Rey Chocolate, y la de su compañero de banda, pero también líder de Audiopsicótica, el bajista Francisco Cruzat.

Ricardo Quinteros de Rey Chocolate

¿Qué significa Sepultura para ti?

Sepultura es una de mis influencias más importantes. Desde pequeño los escucho, desde sus discos de thrash. Discos como Beneath the Remains, Arise y Chaos A.D. me marcaron mucho durante mi adolescencia. Cuando salió Roots yo ya estaba haciendo música. El Nu Metal vivía un momento espectacular allá en San Francisco, pero aquí a Sudamérica, y sobre todo aquí a Chile, aún no llegaba mucho.

¿Y cómo recibiste el Roots?

Roots se convirtió en un álbum fundamental para mí, un disco de cabecera por mucho tiempo. Una obra maestra del rock y el metal a nivel mundial. Marcó una diferencia en el estilo de Sepultura, con la influencia de Korn, Faith No More y Fear Factroy. Hicieron una mezcla única potenciada por el sonido pesado propio de ellos. Crearon nuevos sonidos que se convirtieron en referencia para muchas bandas que salieron después.

¿Tuviste la oportunidad de verlos en vivo en esos años?

Cuando los vi en vivo el 94, con el Chaos AD y luego el 96 en la gira del Roots, fue increíble. Me marcaron mucho. Ver esa puesta en escena, escuchar esas guitarras, la batería de Igor y la sobre todo la voz de Max, que se transformó en uno de mis principales referentes para cantar. Fue extraordinario.

¿Cómo te inspiró este disco en tu carrera musical?

A la influencia de Sepultura se fue sumando el apogeo del Nu Metal con bandas como Korn, Deftones y Slipknot. Con Rey Chocolate la fuimos transformando e implementando en nuestra creación propia. Y siento que nos ayudó a marcar una diferencia en el sonido de la escena chilena de ese tiempo, con bandas como Rama, Rekiem y Raza. El resultado de eso nos ayudó a transformarnos en referentes de la escena nacional y hasta el día de hoy seguimos haciendo música.

¿Qué esperas del show del próximo 31 de julio?

Creo que será un excelente concierto. Ya tuve la oportunidad de verlos juntos aquí en sus visitas anteriores y estuvieron espectaculares. Claro, no es lo mismo que escuchar a Sepultura como tal, pero ahora traen a Dino Cazares de Fear Factory en la guitarra y eso es algo trascendental.

Francisco Cruzat de Audiopsicótica

¿Qué lugar tiene Sepultura en tu gusto musical?

Yo era fan de Sepultura. Desde chico me gustaron mucho. El primero que escuché fue el Schizophrenia. Me cautivó su onda Thrash y Speed metal.

¿Y cómo viviste esa evolución que tiene su punto máximo en el Roots?

Del Chaos A.D. a ese disco hubo un tremendo salto cualitativo en cuanto al sonido y la producción. Pero la velocidad de las canciones bajó, y eso no me gustó mucho. Todo el resto me encantó. Esa influencia que venía del Nu Metal era notoria tanto en la música, como en su forma de vestir.

X