Miguel Mateos y Viralisados en el Teatro Caupolicán: reviviendo la juventud
31 de mayo 2019.

Por Constanza Paredes.
Fotografías por Javier Martínez.

Con total puntualidad y contando los segundos en el reloj para que dieran las 9 de la noche y tirar el primer acorde al aire, aparece Viralisados, banda que se conformó en continuidad al sonido de Virus y que ayuda a retornar a esas canciones de una época tan especial para algunos: los 80’s. Esta jornada está dedicada para los amantes de la nostalgia, para aquellos que en esa época donde los sintetizadores, los teclados, los peinados con frizz y chasquillas abultadas estuvieron tan de moda pudieran revivir esos recuerdos en su memoria.

El público es adulto, tranquilo y paciente, que tararea, pero no hace tanto ruido, algunos comparten un trago y hay un olor a humo alegre en el aire, que demuestra que hay algunos más desinhibidos que otros y que tomaron la noche como la oportunidad para volver a ser jóvenes y alocados. Fue así como con “Imágenes paganas” la música se posicionó para no dejar a nadie sin participar.

null

Una de las más esperadas, evidentemente, era «Pronta entrega», canción en la que muchos aprovecharon de abrazar y cantar al oído. De ahí en más apareciendo «Amor descartable», «Wadu wadu» y «Luna de miel en la mano», con lo que la gente se entregó totalmente y no volvieron a sentarse, liberaron esa juventud que siempre permanece llena de energía en algún lugar. Cabe destacar que Federico Moura (sobrino del primer vocalista de Virus) con cada canción que ya es clásica a estas alturas, nos trae casi como una especie de médium la voz de su mítico tío y que totalmente llena el espacio del escenario y el teatro.

null

Si hay algo que quedó claro con la presentación de esta banda, que revive la historia del rock latino, es que los 80s siguen vivos y sus fanáticos aún saltan, bailan y vibran, por lo que muchos probablemente esperarán ansiosos el lanzamiento de su primer trabajo discográfico como banda el 20 de julio, que dejó mostrar un avance con la canción “Danza perfecta”.

null

La vibra se había mantenido en el aire pese a los largos minutos de espera para que apareciera Miguel Mateos, el cantante que convocó a esta generación de personas que volvieron a sus años más enérgicos. «Llámame, si me necesitas» fue la elegida para dar el pie inicial del rockero, le siguió «Solo una noche más», con la que selló el enlace entre él y el público, que incluso dejó a un agitado asistente con lo que parecía una polera o polerón en la mano agitándola como bandera y saltando sin parar en las primeras filas. La verdad era imposible no sonreír al ver a la gente recordar sus años de juventud probablemente, habían grupos de amigos abrazados y cantando, gente de apariencia formal que dudosamente te haría pensar a la primera que se puede mover con ritmo, en fin, la gente no dejó de disfrutar.

null

Entre medio algunos problemas de sonido aparecieron e interrumpían esa conexión entre él y el público, pues el retorno no funcionaba en algunas ocasiones y su guitarra no sonaba tan clara, sin embargo, su voz bastó para dejar a los asistentes satisfechos. Uno de los momentos más emotivos fue cuando previo a cantar “Corazón con wifi” habló y comentó lo que significó para él la tragedia del Ara San juan, que desapareció a más de mil metros de profundidad con solo una mujer como tripulante de un total de 44, lo que desde el punto de vista del cantante se traducía en que todo pasó producto de la falta de conexión y relaciones, algo que trató de reflejar en la canción y que en la letra se ve marcada de manera muy dura: “Caerán las palabras y no escucharemos sus ecos… saldré a buscarte por la ciudad, aunque sé dónde estás”.

null

La noche avanzó y aparecieron “Donde arde la ciudad” (cuyo sonido es imposible no relacionar con Soda Stereo), “Lola”, “Atado a un sentimiento”, que probablemente más de alguno dedicó a su acompañante, pues la complicidad se apoderó de muchas parejas y “Obsesión” como broche de oro. Sus canciones indispensables dejaron a todos contentos en una noche que terminó tarde pero con mucha energía y ganas de volver a otra época probablemente. Sin duda los 80’s será una época que seguirá viva por el resto de la historia de la música, y Miguel Mateos dejó más que claro que sigue vigente mencionando que su nuevo disco Undotrecua lo mantendrá en los escenarios por un largo tiempo más. No quedó nadie insatisfecho, pero quizás con dolor muscular producto del baile y de los pasos que se atrevieron a mostrar después de tanto tiempo.

null

Setlist Viralisados:
Imágenes paganas
Pecados para dos
Sin disfraz
Destino circular
Mirada speed
Me puedo programar
Danza perfecta
Pronta entrega
Amor descartable
Agujero interior
Wadu wadu
Luna de miel
En mi garage

Setlist Miguel Mateos:
Llámame si me necesitas
Solo una noche más
Perdiendo el control
Y, sin pensar
Cuando despierte mañana
Corazón con wifi
Si tuviéramos alas
Mi sombra en la pared
Beso francés
Donde arde la ciudad
El asesino del rocanrol
Es tan fácil romper un corazón
Lola
Solos en américa
Nunca es como la primera vez
Atado a un sentimiento
Cuando seas grande
Obsesión
Tirá para arriba

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X