Por Paulo Domic.

Cuando la quinceañera Miley Stewart y su alter ego artístico Hannah Montana salieron al aire bajo el alero de Disney, difícilmente podrían haber imaginado el mega éxito que la serie tendría. Desde ese 2006 y hasta hoy, Miley Cyrus ha debido enfrentar el éxito absoluto, no sin las complicaciones endémicas que todos los niños actores de Disney que se vuelven estrellas mundiales parecen enfrentar. Sin embargo, ha sabido reinventarse y desmarcarse totalmente de sus inicios con la peluca rubia para transformarse en una artista relevante y de total vigencia a nivel planetario, siendo uno de los números más importantes que tendrá el cartel del Lollapalooza Chile 2022 a realizarse en el Parque Bicentenario de Cerrillos.

Cerrando el segundo día del festival, el sábado 19 de marzo, Miley Cyrus completará su tercera visita a Chile. Luego de los llenos totales del Estadio Nacional el 2011 y el Movistar Arena el 2014, luego de 8 largos años la oriunda de Tennessee regresará al país, pasando por un muy buen momento en su carrera. Con su último disco, Plastic Hearts, lanzado a fines de 2020, rompió el récord de obtener la mayor cantidad de álbumes entre los cinco primeros puestos en el Billboard 200 de Estados Unidos en el siglo XXI por una artista femenina. Este trabajo, que también cuenta con la participación de Dua Lipa en el single “Prisoner”, se perfila como un trabajo en que su célebre voz ronca se pasea por diferentes estilos, reflejando una versatilidad enorme y una madurez musical que con sólo 29 años es muy notoria. Hace incluso guiños directos hacia su gran respeto por el rock, incluyendo también como colaboradores a importantes próceres históricos como Joan Jett, Billy Idol y Stevie Nicks.

Durante 2021, su versión del clásico “Nothing Else Matters”, incluido en el homenaje a los 30 años del Black Album de Metallica, contó con participaciones notables como la de Elton John, Chad Smith (Red Hot Chili Peppers) y el mismísimo Robert Trujillo de Metallica. La amplitud de su rango vocal, que le permiten cantar con profundidad y fuerza notas bastante graves para el promedio de una voz femenina, la perfilaron como una de las mejores versiones que fueron parte del The Metallica Blacklist, un disco cuádruple en que más de 53 artistas tributaron a este clásico álbum de los californianos.

Miley Cyrus, al igual que tantas otras estrellas infantiles emergidas desde Disney, debió soportar mucha presión por parte de las expectativas puestas en ella como “modelo adolescente” durante su crecimiento posterior. Fue una niña cuya imagen se reproducía como muñeca Barbie, una referente para tantos infantes a lo largo y ancho del mundo, y si bien no le fue difícil destacar musicalmente con colores propios gracias a su gran talento musical, el ojo omnipresente de la prensa nunca dejó de posarse sobre ella, siendo objeto de muchos cuestionamientos por los excesos y destapes que protagonizó. Su larga e intermitente relación con el actor australiano Liam Hemsworth, que terminó con el divorcio después de solo ocho meses de casados, estuvo marcada por el acoso mediático, escándalos y situaciones que incluso la hicieron reconocer su pansexualidad y detalles que realmente hoy en día, no son relevantes. Le tocó evolucionar y crecer con los nuevos tiempos y vivir momentos duros en que ese tipo de noticias realmente vendían.

Pero todo eso es realmente insignificante al lado del talento musical que posee y su inclinación hacia la filantropía y la defensa de los derechos de la comunidad LGBT. Por lo mismo es capaz de ser cabeza de cartel de un Festival tan prestigioso como Lollapalooza. Cyrus es una veterana que recién comienza a abrir sus alas con total libertad y parece aún estar distante de tocar techo. Que visite Chile en este momento tan estelar de su carrera musical, probablemente harán de ese instante en que esta diva del pop mundial se pose frente al público en Cerrillos, uno de los más importantes de esta versión de Lollapalooza Chile.

null

X