Por Iván Leal.

Son pocos los casos en que un artista marca tendencia e influye de forma excepcional en la música con una sola obra maestra. La mayoría de las veces, las obras maestras surgen de varios intentos fallidos, ensayo y error, ideas ilógicas e insomnios estresantes. Es por eso que, aprovechando esta ocasión especial, les hablaré sobre “El curioso caso de Lauryn Hill”. En esta nota, repasaremos su carrera, sus logros y su tremenda influencia en los mensajes de la música contemporánea.

Un 26 de mayo, en 1975, nace la cantante, rapera, productora y actriz, Lauryn Hill, en la localidad de East Orange. Interesada desde pequeña por la música y el teatro, Lauryn a su corta edad ya era ovacionada en las obras teatrales escolares de New Jersey. No fue hasta 1987, y en pleno crecimiento de la cultura del Hip Hop en que, imitando el “flow” de Ice Cube, Lauryn empezaría a rapear y desarrollar su carrera musical con The Fugees, tridente que conformó junto al haitiano Wyclef Jean y al norteamericano Pras Michel, ambos compañeros de escuela de Lauryn. Si bien el sonido de The Fugees tenía un contenido bastante apetitoso para la época (sonidos de Reggae y R&B con instrumentos caribeños), no lograron un éxito desbordante, a excepción de su segundo disco, The Encore, que en 1996 les dio dos premios Grammy. Pero las rivalidades, los choques artísticos y de ego, provocaron un cisma en este pretencioso equipo, principalmente dicen, entre Lauryn y Wyclef. En 1997 el trío decide separarse y seguir cada uno su propio camino musical y es precisamente aquí, cuando empieza a ocurrir la magia.

En 1996, Lauryn conoce a Rohan Marley (uno de los tantos hijos del mítico Bob Marley) y durante el embarazo, producto de esta relación, es que Lauryn empieza a trabajar en su primer y único disco. Los sonidos que tenía en mente Lauryn, eran bastante claros y como ya lo había trabajado en The Fugees, su música tenía que tener sonidos de Rap, R&B y Reggae. El mito dice que las influencias de estos sonidos, los estados anímicos propios de un embarazo, los golpes que había sufrido en The Fugees y su constante lectura, hicieron de este disco, algo especial. Gran parte de The Miseducation Of Lauryn Hill fue grabada en Jamaica y 11 de las 16 canciones fueron escritas solamente por Lauryn Hill. Durante todo este período de creación, Lauryn leía bastante. “The Education of Sonny Carson” y “The Mis-Education of The Negro” fueron parte de la inspiración de Lauryn para este histórico disco. Letras llenas de contenido social, amor, esperanza, fe e incertidumbre, fueron desarrolladas en este disco. Las colaboraciones de Carlos Santana, D’Angelo y John Legend en el piano, también aportaron. Interpretación, espontaneidad y una potente voz de Soul femenina cerraron la fórmula.

Los resultados fueron espectaculares. Debut en el primer lugar de los Top 200 de Billboard, 422.624 copias vendidas en la primera semana, álbum del año en los Grammy de 1999, artista Rap del año y artista femenina del año en la misma edición de los Grammy y ubicada en el lugar 312 de los mejores discos de la historia según Forbes, fueron solo parte de la recaudación en premios de Lauryn Hill.

16 canciones bastaron para cambiar gran parte del Rap, en pleno apogeo de este estilo musical. De ahí en más, Lauryn se autoexilió de la música por el acoso reiterado, producto de su creciente fama. Por ello, se dedicó a criar a los 6 hijos que tuvo con Marley y siguió su vida alejada del espectáculo, apareciendo de vez en cuando en algunas presentaciones y realizando un disco Unplugged con la cadena de TV norteamerica MTV en 2001, acompañando sus canciones solo con guitarra, en un estilo más cercano al Folk que a su característico Rap.

Ya sabemos la historia, pero ¿qué aportó realmente este disco?

Es interesante como en cada canción del disco sientes que Lauryn te regala parte de su alma. Cada verso se siente de forma honesta y, sin lugar a dudas, esto marcó a una generación que se estaba dejando marketear por las industrias musicales y grandes disqueras de los 90’. Ese es el principal mérito que grandes artistas reconocen en Lauryn: su espontaneidad y honestidad al cantar. Frank Ocean, Alicia Keys, Kendrick Lamar, Pharrell Williams, Beyoncé e incluso Ana Tijoux, son solo parte de los grandes artistas que han reconocido influencias en su trabajo por parte de este disco.

Podemos sentir rasgos de The Miseducation of Lauryn Hill en grandes obras contemporáneas de la música negra de EE.UU. “Malibu” del multiinstrumentista Anderson Paak, por ejemplo, o “To Pimp a Butterfly” de Kendrick Lamar, tienen esa honestidad y espíritu positivo que encarnó L. Boggie (como también es conocida la artista).

La música chilena no se queda atrás, el exitoso disco Vengo de Ana Tijoux, posee grandes similitudes al trabajo de Lauryn, teniendo una característica en común muy especial. Gran parte de Vengo fue grabado mientras Ana vivía su primera maternidad y letras de esperanza, fe e incertidumbre pasan por este disco.

“Cuando algunas mujeres están embarazadas, su cabello y sus uñas crecen, pero para mí fue mi mente y mi habilidad para crear”, dijo alguna vez Ms. Lauryn Hill, como le gustaba que la llamaran.

El legado de Lauryn nunca pasará inadvertido pues abrió el camino para las intérpretes femeninas del Rap con solo un disco. De principio a fin, el álbum está cargado de un mensaje tremendamente positivo, y es por eso que quizás toma tanta fuerza.

Felices 42 años Lauryn Hill, sigue siendo la estrella fugaz que, con su corto paso, despertó a otras estrellas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.