Por Jorge Fernández.

Las bodas de plata se celebran en grande en la música, especialmente cuando el escenario lo pisa un emblemático trio británico que trae bajo el brazo el peso colosal de ser considerados una de las mejores bandas en vivo a nivel mundial. En solo un par de semanas la Pista Atlética del Estadio Nacional estará atestada de fanáticos dispuestos a perderse en medio de luces, sintetizadores y sonidos exacerbados de la mano de Muse y su Simulation Theory World Tour 2019. Y para calentar motores, nada mejor que una breve pincelada discográfica para mantener la sensación de catarsis continua.

Dominic Howard en batería y percusión, Christopher Wolstenholme en bajo y teclado y el siempre excéntrico y controversial frontman y compositor Matt Bellamy, conforman el núcleo central de la banda que dio sus primeros pasos por allá por 1994 en un pequeña y bellísima localidad de Inglaterra llamada Teignmouth. Hoy, 25 años después, nos visitan con una carrera exitosa de punta a cabo, con ocho discos de estudio bajo el brazo y millones de fans alrededor del orbe.

Showbiz, su primer disco de estudio, recién vio la luz cuando la banda ya llevaba un lustro. 1999 terminaría entonces con el milenio, pero abriría las puertas de par en par para Bellamy y sus secuaces acostumbrados a letras apocalípticas, de extraterrestres y conspirativas. De esta placa madre destacan canciones como “Uno”, “Muscle Museum”, “Sunbum” y “Unintended”.

Dos años después vendría Origin of Symetry, segundo disco de estudio y con el cual se distanciaron de esos inicios más crudos y como toda banda que no se conforma con el éxito ya ganado, decidieron ser más experimentales, con instrumentos, riffs y sonidos. De este disco destacan canciones como “New Born”, “Bliss”, “Plug in Baby” y el cover “Feeling Good”.

Absolution (2003) se instaura como el trampolín definitivo para su carrera, logrando no solamente meterse en los primeros puestos de los rankings musicales, sino girando por varios países y siendo publicados por primera vez en Hispanoamérica. El disco cuenta con varios sencillos entre los que destacan “Stockholm Syndrome” y “Sing For Absolution” aunque, sin lugar a dudas, el mayor éxito lo tuvieron a través de sus espectaculares temas “Time Is Running Out” e “Hysteria”.

Con una fanaticada en el bolsillo y la experiencia que brinda el talento, Muse se apropió de los escenarios y no dejó a nadie con la sensación de sequía musical que a veces tiende a desmitificar a quienes traen una chapa. Muy por el contrario, cada vez con mayor intensidad, se veía como los británicos dejaban boquiabiertos a los miles de forofos que asistían a sus presentaciones. Con esta chapa de por medio llega en 2006 Black Holes and Revelationes con una portada en que, cual jinetes del Apocalipsis, se distinguen cuatro figuras pisando suelo marciano, lo que otorga el puntapié inicial para lo que serán letras cargadas de temáticas de ciencia ficción y distopía. De esta cuarta placa destacan los sencillos “Supermassive Black Hole”, “Starlight” y la encargada comúnmente de cerrar sus presentaciones “Knights of Cydonia”.

La fama siempre arrastra contratiempos. Esto es un tópico que manejan quienes alcanzan la cima y Muse no ha estado exento de ello. Por primera vez su música se vendió a una mega producción cinematográfica cortando un poco con esa esencia under que siempre quisieron mostrar y como si fuera poco, antes de la publicación oficial de su quinto disco, todas las canciones fueron filtradas por internet. No obstante, esta pequeña piedra en el zapato no fue nada en comparación con el éxito que arrastró The Resistance terminando la primera década del nuevo milenio. En esta quinta placa destacan canciones como “Resistance”, “Undisclosed Desires” y la exitosa “Uprising”.

The 2nd Law (2012) es, en palabras del propio Bellamy, uno de los discos más bajos de la agrupación. Por lo menos se sabe que esta sexta placa de estudio no fue tan querida por el propio frontman. Sin embargo, a modo de paliar esta contrariedad, Muse acrecentó sobremanera la composición de sus espectáculos, entregándonos escenarios rotantes y luces láser por montón. De aquí, de todas formas, es necesario destacar tremendas canciones que de seguro estarán en su presentación tales como “Madness” y “The 2nd Law: Unsustainable”.

El penúltimo disco de Muse a la fecha es Drones (2014) y fue el que les otorgó el Grammy al mejor álbum de rock. Una de sus principales canciones “Psycho” da cuenta del sonido ácido y portentoso que habían perdido en sus inmediatamente anteriores placas. A esta canción se suman otras bastante exitosas como “Mercy”, “Reapers” y “Dead Inside”.

Y el camino final que los trae a nuestro país llega de la mano de su octavo disco, que es precisamente el que le da nombre a su tour. Simulation Theory (2018) arremeterá con todo pues, de seguro, estarán incluidos varios de los recientes éxitos que posee esta tremenda y postrera gracia de Bellamy y compañía, destacando obviamente canciones como “Dig Down” y las tremendas “Pressure” y “Thought Contagion”.

13 de octubre es la fecha marcada en el calendario de la bella calamidad musical, una jornada que de seguro estará cargada de la más grata emoción de un show que promete convertirnos a todos en esencia misma de lo que significa presenciar un espectáculo de calidad. Bellamy y compañía no decepcionarán, eso hay que darlo por sentado. Por el momento vamos marcando las X en el desvencijado calendario que nos hipnotiza con una lenta cuenta regresiva.

null

Deja un comentario