New Order en Chile: Siempre presente Ian, en lo clásico y en lo nuevo
Teatro Caupolicán, 4 de diciembre 2016.

Por Felipe Tapia.
Fotografías por Carlos Müller.

La banda New Order se formó con los integrantes de la extinta Joy Division a principios de la década de los 80, luego del trágico suicidio de Ian Curtis, el estrafalario vocalista. Así, la banda es el nuevo orden instaurado. Menos lúgubre, más popero, más bailable, aunque sus inicios arrastraban consigo algo de la oscuridad de la banda predecesora. Pero en esencia, es la crema y nata del synthpop.

Ya nos habían venido a ver un par de veces, y esta tercera el grupo había sacado recientemente su último trabajo: Music Complete. De ese tema arrancaron con “Singularity”, lo que bastó para prender a todo un Caupolicán con expectativas muy altas.

Pese a ser una banda consagrada y con trayectoria, en lugar de irse a la segura y tocar solo grandes éxitos, se arriesgaron con varios temas nuevos no reconocibles por el mainstream, pero eso no opacó el éxito de un grupo que tiene un público absolutamente capturado, y con razón. Cuando sales a tocar tienes que pensar en un público variopinto y diverso: los fans clásicos, los primerizos, los que solo conocen los éxitos famosos, los que conocen a la banda hace poco, los conocedores fanáticos, etc. Y en esta ocasión New Order lo hizo.

Luego del tema fresquito, New Order pasó a tocar «Ceremony», un tema de Joy Division versionado por la nueva banda en uno de sus primeros trabajos, que acá sirvió para homenajear al caído. Luego volvieron al repertorio del nuevo disco, con temas como «People on the High Line», «Academic y Tutti Frutti», y «Crystal», tema del disco Get Ready del 2001. Por lo visto, la temática de la noche fue entregar lo nuevo al principio para después tirarse con los clásicos, de esta forma satisfaciendo a todo tipo de aficionados.

Los temas clásicos fueron recibidos con una eufórica ovación: «Bizarre Love Triangle», «True Faith», «Waiting for the Sirens’ Call», «The Perfect Kiss», «Blue Monday», «Temptation», etc.

Pero nos aguardaba una sorpresa al final: New Order nos deleitó con los temas de Joy Division «Decades» y «Love Will Tear Us Apart», con la imagen de Ian Curtis en la pantalla gigante tras ellos. Sin duda fue un momento memorable que sirvió para homenajear al talentoso músico muerto en desafortunadas circunstancias ¿Se imaginan lo que sería de la banda si Curtis no se hubiese suicidado? ¿Hubieran continuado con la oscuridad de Joy Division, o habrían evolucionado inevitablemente a un sonido menos lúgubre y bailable tipo New Order, justo como le pasó a The Cure, por ejemplo?

Todo fan se conmovió y emocionó con los temas, y para ponerle el broche de oro a la noche, cerraron el evento con uno de los temas de su último disco, «Superheated». De esta forma, Ian Curtis estuvo siempre presente, tanto en los trabajos clásicos como nuevos de la banda, y ya seas un fan veterano o primerizo, es imposible no reconocer lo que significó el legado de este músico para New Order.

Nos fuimos esperando volver a la banda, que ha demostrado que sigue sorprendiendo con sus trabajos, y ya tenemos una idea de lo que puede tratar el concierto que dará Peter Hook este 7 de diciembre, ya que ha señalado que tocará temas tanto de New Order como de Joy Division, así que Ian siempre seguirá formando parte de la banda, aunque de manera póstuma. Así que si gustas de los homenajes esta será tu semana.

Setlist:
Singularity
Ceremony
Academic
Crystal
Restless
Your Silent Face
Tutti Frutti
People on the High Line
Bizarre Love Triangle
Waiting for the Sirens’ Call
Plastic
The Perfect Kiss
True Faith
Blue Monday
Temptation

Encore:
Decades
Love Will Tear Us Apart
Superheated

Imágenes oficiales:

nullnullnull

Sobre El Autor

Si me pagan, creo hasta en Zeus

Artículos Relacionados

X