Por Jorge Fernández.

Siete placas de estudio, una cantidad abismante de discos vendidos en todo el orbe y una voz de seda como se acostumbra a decir por ahí. Así es como debe empezar la presentación para una figura de renombre como Norah Jones, artista que se presenta nuevamente en Chile luego de largos 7 años desde su última visita.

El coliseo que albergará la cita será el íntimo Teatro Caupolicán. En el lugar, el viernes 6 de diciembre a eso de las 9 de la noche, la estadounidense realizará una presentación que tiene como excusa primaria Begin Again, su más reciente disco, pero que de seguro el telón de fondo estará cargado de todos los éxitos que ha ido forjando por casi 20 años de increíble carrera.

Nacida en Nueva York e hija de padres asociados directamente a la música. Con una voz tan atractiva como la de Jones se podría pensar que el ascenso a la gloria fue sin escalas, sin embargo, no fue así pues pasaron largas temporadas en que su público se reducía a no más de 15 personas sentadas distraídamente en un bar cualquiera. Hasta que el milagro musical cayó del cielo, cuando un tipo asociado a EMI la escuchó cantar y le pidió los que serían los primeros demos para lo que se avizoraba como éxito seguro.

De esta manera nació su prime disco, Come Away With Me (2002) con el que alcanzaría la cima inmediata, quedando reflejado de entrada en los Grammys donde arrasó al año siguiente y con los cuales relegó a figuras de renombre como Eminem, por ejemplo. De este disco destacan canciones como “Turn Me On”, “Don´t Know Why” y la homónima al disco “Come Away With Me”.

Si bien no estuvo completamente a la altura de su predecesor, el segundo disco de Jones, Feels Like Home, igual tuvo una tremenda recepción, con una madurez más marcada por la posición en que ya estaba, este disco alcanzó un gran protagonismo de la mano de canciones como “The Long Way Home”, “Thoose Sweet Words” y especialmente con su ya clásica canción “Sunrise” con la cuál también ganó un Grammy por mejor interpretación vocal pop femenina.

La primera década del nuevo milenio terminó para Norah con dos discos más bajo el brazo, Not Too Late (2007) y The Fall (2009). Del primero destacan canciones como “Until The End” y “Thinking About You” mientras que del segundo brillan con luz propia sencillos como “Back To Manhattan” y “Chasing Pirates”.

Su quinta y sexta placas fueron diluyéndose en cuanto a tiempo entre una y otra, lo que no mermó su calidad. Hay que recordar que Norah Jones es una cantautora y pianista que vive en un pináculo musical desde el cual está infinitamente ligada a colaboraciones con los más diferentes músicos como los mismísimos Foo Fighters en el tema “Virginia Moon” del disco In Your Honor de Grohl y compañía. Además, aparte de su carrera como solista forma parte de bandas como The Little Willies y El Madmo.

Así, atravesando diversos escenarios y con una admiración sostenida en el tiempo, Norah Jones vuelve a estudio en 2012 donde nace el disco Little Broken Hearts desde donde se desprenden canciones como “Miriam” y la exitosísima “Happy Pills”.

A este exitoso reencuentro con la novedad le sigue el disco de Day Braks de 2016 donde nuevamente tiene elogiosas críticas por medio de canciones como “Peace”, “Flipside” y la sensual y cálida “Carry On”.

Y finalmente llegamos a su último disco, Begin Again, el mismo que la trae de vuelta a los escenarios y que, de seguro tendrá un alto protagonismo durante la presentación. Con gran sonido y una madurez prestigiosa con ya cuarenta años, Jones emocionará a su público con nuevos temas que caminan muy bien, destacando especialmente canciones como “It Was You”, “Begin Again” y “My Heart Is Full”.

Ahora solo nos queda esperar ansiosamente a que los días pasen rápido y la sensación de espera interminable pase lo más rápido posible. Norah Jones ya viene y Latinoamérica la espera, en especial nuestro país, que hoy más que nunca necesita refrescar sus oídos dañados por gritos que no son escuchados.

Deja un comentario