Por Bernardita Ponce.

Generalmente, la banda británica Radiohead nos sorprende con nuevas e irrepetibles producciones. OK Computer es una de ellas y, probablemente, la que más ruido ha generado en la crítica desde su lanzamiento, por ello los ingleses pensaron en una reedición del disco llamado OKNOTOK al cual incluyeron tres canciones, que no habían sido publicadas: “Man of War”, “Lift” y “I Promise”, este último cuyo sonido y video nos hizo deambular por un par de días tratando de encontrar lugares donde insertar este tema en la obra del año 1997.

Un disco, que tuvo contendores en esa época, donde las bandas Brit Pop se apoderaban del Reino Unido, y alcanzaban el peak de ventas con discos como Be Here Now de Oasis o Urban Hymns de The Verve, pero ahí estaban los siempre creativos Radiohead, que ya habían conquistado a una masa más “alternativa” con los sonidos de su antecesores discos Pablo Honey y The Bends, pero no es hasta que llega esta “nueva propuesta”, donde logran desmarcarse y subir a la cúspide musical.

Ok Computer estaba pensada para que tu imaginación fuera más allá de los límites, y te llevara a paisajes desconocidos. Un disco cuya portada es un torbellino de imágenes creadas por Stanley Donwood, la misma sensación que nos dan sus sonidos y letras que nos hablan sobre desesperanza, consumismo, malestar social y político, algo muy recurrente en las letras de los ingleses y que se manifiesta en plenitud en los temas que consagran esta obra.

Un 16 de junio de 1997, la historia cambió este quinteto de Abingdon. Thom Yorke (voz y guitarra), Jonny Greenwood (guitarra y efectos), Ed O’Brien (guitarra), Colin Greenwood (bajo) y Phil Selway (batería), que dejarían su nombre en la cima. En esa que, hasta en la actualidad, los tienen como una de las bandas de consulta musical, una de las que tienen un sonido tan auténtico, que más de alguno le gustaría contar.

Canciones como “Paranoid Android”, que con casi 10 minutos de duración y un video que pocos han podido olvidar, nos hablan de la alienación y vidas “felices” en una era donde el internet comenzaba a expandirse. Una nueva revolución, que nos impulsaba al desencanto que se aproximaba.

Gracias al magnífico trabajo en guitarra de un frenético Johnny Greenwood y un conmovedor Thom Yorke, OK Computer nos hizo alucinar en obras como:

“Karma Police”, que nos habla de la ansiedad y descontento social.

O en las letras que recuerdan las luchas contra los demonios internos como en “Climbing the Walls”.

https://www.youtube.com/watch?v=9R3AcoyuBDA

“No Surprises”, que nos lleva a paisajes sonoros donde la depresión que genera el mundo actual, nos lleva a tomar decisiones como desaparecer o aislarse.

“Let Down” que nos habla de sentirnos desencajados entre la gente, donde la soledad se apodera de nosotros.

A través de curiosos personajes extraterrestres que se sienten fuera de este mundo, OK Computer probó, en 12 tracks, nuestro deseo y habilidad para esquivar el creciente sentimiento de alienación que nos hacía entrar a una nueva era. Un disco que entregó un giro radical en la banda que, a partir de ahí, ha ido avanzando musicalmente con un compromiso difícil de encontrar entre sus contemporáneos, una forma de hacer música que deja marcas y te hace pensar sobre la sociedad en la que nos desenvolvemos. Una donde el egoísmo, la falta de comunicación, la desesperanza siguen estando presentes.

Deja un comentario