Prehistöricos, We Are The Grand y Ases Falsos en Ciclo Emerge Reminiscencia: Sentimientos masculinos
Cúpula Multiespacio, 14 de julio 2018.

Por Manuela Beltrán.
Fotografías por Camila Amigo.

La fría noche invernal no fue obstáculo para que se realizara el Ciclo Emerge, donde tocaron tres bandas consolidadas en la escena nacional, que otorgaron densidad musical a este pequeño y contundente festival. En la oportunidad, el público pudo disfrutar de diferentes stands de cómics e ilustraciones, música electrónica interactiva y escaneo 3D, que se promocionaba en los pasillos del Teatro La Cúpula, y además de comidas y bebidas calientes para el bienestar humano durante las largas horas de concierto.

Prehistóricos abrió la velada a eso de las seis de la tarde, y como bien lo nombraba el festival, el grupo hizo una reminiscencia de su carrera con canciones románticas, sufridas y de muchas metáforas sobre la naturaleza. Entre canciones el vocalista, Tomás Preuss, ironizaba sus propias canciones melancólicas con comentarios de humor espontáneos: “Viva el amor” grita y obtiene una ovación. “Viva el desamor” grita luego y obtiene una ovación aún más fuerte. “Hoy no puedo contar chistes”, continúa diciendo. “Estoy preparando un stand up para Netflix, les gustó tanto que todavía no me han contestado. Tanta canción de amor, tanta dedicación y después todo se va a la mierda. A quién no le ha pasado. Sólo nos queda odiar”.

Y ese humor negro y sarcástico se mezcla con sus sentimientos de desamor, que alimentan sus letras y los tonos fuertes de guitarra que a veces explotan en el escenario: “Ahora quiero que te mueras, que te mate la explosión. Te deseo… odio, muerte y destrucción”, así es como canta en la canción “Dos Planetas”. Y al terminar la canción, Preuss dice al público como si fuese un recorrido de su vida en sus canciones: “Pero el amor vuelve… y después se va de nuevo”.

El show tuvo una buena revisión de canciones antiguas y nuevas de Prehistöricos. Se destaca la canción que da el nombre al último disco La velocidad de las plantas, “Rayo Adentro”. También una de las primeras canciones más conocidas del grupo “Invéntame un final”, tocada con acordeón y un redoble de batería como una marcha alegre. Sonidos antiguos y cálidos del pasado, aún vigentes. Y así mismo fue la tónica de la segunda parte del concierto de la banda, que fue acústico. Una buena manera de tornar el ambiente mucho más íntimo y empático hacia los sentimientos de cada tonada. “Esta canción la escribí cuando estaba muy triste”, comenta el vocalista. “¿Por qué se ríen? Los invito a conectarse con la tristeza”. La melancolía y el humor se mezclan durante todo el concierto.

También hay menciones de las diversas clases de amor a las que se refieren las letras. “Muchos de ustedes son padres, cuídense. Nace un nuevo amor. Hemos vuelto para quedarnos”, dice en un momento Tomás, y luego complementa Valentina Rojas: “Eso es lo que pasa cuando uno es padre. ¿Quiénes son padres aquí?” pregunta la tecladista y muy pocas personas levantan la mano. “¿O son padres millenials? Yo soy una madre millenial y feminista”, ahí sí recibe una ovación más contundente por parte del público.

Musicalmente Prehistöricos está muy bien preparado y compuesto. Utilizan muchísimos instrumentos, cada uno dando un sentimiento distinto a sus canciones. Teclados, xilófono, acordeón, cajón, gran potencia de guitarras eléctricas y bajos. Así se notó ya hacia el final del set de la banda que deja el acústico y vuelve con mucha fuerza a sus instrumentos eléctricos. Un set muy completo de la banda que duró un poco más de dos horas, cerrando con su último sencillo “Si se acaba”.

We Are The Grand siguió la velada, donde principalmente, mostraron canciones de su último disco, Raíz. Anunciando además, su partida a México dentro de poco tiempo. Una nueva etapa en la carrera de esta banda que se ve y suena sofisticada. Con atuendos estilo rockabilly engominado y brit pop, con canciones que recuerdan los mejores momentos de Morrissey y Babasónicos. Musicalmente con un acento nostálgico, We Are The Grand logra empatía con melodías suaves de guitarras y teclados con un estilo rock y pop muy completo, con una limpia y sofisticada interpretación de sus letras, haciendo pausas calculadas para un respiro de corazón, como en la canción “Lo que pudo ser”. También se alternan momentos lentos y rápidos. En un instante más juguetón y bailable, el cantante Diego Ridolfi subió al escenario para cantar “Paraíso”, canción que en el disco comparte interpretación. Las guitarras eléctricas toman un potente desplante al lado del vocalista invitado lo que hizo bailar a todo el público.

We Are The Grand destaca por una buena interpretación y de seguro les irá muy bien en México, donde probablemente complementarán su estilo con la sensibilidad mariachi, lo cual enriquecerá mucho su larga e interesante trayectoria musical. Allá quizás sumarán una trompeta real para la canción “Caen las Hojas”, que tiene una pista que suena bien en el disco, pero que descoloca un poco cuando es un bronce envasado en concierto.

El tercer bloque del festival corrió por parte de Ases Falsos. Con un inicio muy conmovedor, con un solo foco directo hacia Cristóbal Briceño, quién entró solo con su guitarra y con voz clara cantó con los ojos cerrados “Mala Fama” y “Simetría”, juntándolas en una sola canción y conjugándolas como una declaración personal. Mientras el vocalista cantaba, la banda se preparaba atrás, y esta empieza a tocar sin detener el sonido. Las canciones no terminan. Sin pausa, con voz un poco carraspeada, grave y resfriada de invierno, interpretan “Fuerza Especial”. La banda suena fuerte y está entregada por completo, su baterista mueve la cabeza y le pega duro a su instrumento y el percusionista salta, lanza la baqueta por los aires y se mueve de un lado a otro en su rincón lleno de instrumentos. El mismo Briceño con guitarra en mano, se mueve histriónico, haciendo gestos extraños con su cuerpo, moviendo las piernas como un simio, poniéndose detrás del bajista, buscando juguetear en el escenario.

El show continúa con canciones que no tienen pausa entre ellas, “Salto alto” y “Que hará de mí”, el público corea las letras repetitivas. El vocalista entregado a sus canciones, termina de cantar de rodillas. Se acalora y se saca el polerón con dificultad. Durante todo el concierto el líder de la banda va in crescendo en energía, y en la canción “Pacífico” se sienta en uno de los focos que proyecta una enorme luz azul, como si el rayo saliera de entre sus piernas, las abre y cierra, haciendo que la luz se vea intermitente. Luego salta, mientras sigue cantando y se acerca al atril del micrófono y lo utiliza de limbo, se cae de espaldas justo al terminar la canción. En ese momento se da un tiempo para hablar y confiesa al público que “está pa la cagá”, que estuvo toda la semana en cama y se levantó solo para el concierto y para pincharse con un médico de un mall: “La inyección me la puso mal, me rompió el culo”. La cómica historia explicaba sus movimientos histriónicos, pero a pesar de su condición, la energía no decayó en todo el concierto.

Más adelante, Ases Falsos interpretó un tema que “causa controversia”, según mencionó el mismo vocalista: “No sé por qué no les gusta si es tan lindo. Puede ser porque se refiere a alguien particular que…”, seguramente para evitar seguir ahondando en polémicas, mejor omitieron más comentarios sobre la canción “Jhendelyn”, que fue dedicada a la modelo y panelista de televisión del mismo nombre. Ya al final del concierto, el público corea “Haz-de-mí lo que quieras”, la letra de la canción “Subyugado” con los brazos en alto. Briceño hace un gesto de arco y flecha como un cupido, con los pies en puntillas, da gritos agudos, entregado por completo al canto. El bajista salta desde la tarima del baterista, que por su parte suena fuerte y que ya se le han roto las baquetas, las ha tirado hacia adelante en el escenario, y se convierten en un regalo ofrendado al público.

El concierto finalizó con la canción “Así es cómo termina”, con percusión de congas y un hermoso solo de flauta traversa. Con un juego de focos dramáticos, el Teatro la Cúpula se tiñó de rojo durante la letra más significativa que describe las andanzas y sentimientos del “Animal que hay en mí” como dice la canción. Así finalizó el Ciclo Emerge Reminiscencia, concentrando bandas lideradas por hombres de grandes sentimientos traducidos en canciones.

Setlist We Are The Grand:
Vientos
Huellas
Pienso en ti
Caen las hojas
Lo que pudo ser
Arráncame
Paraíso
Ecos
Habitar en ti
Raíz
Quizás
Luna
Dos
Soy
Al despertar

Setlist Ases Falsos:
Intro: Mala Fama – Simetría
La gran curva
Fuerza especial
Salto alto / Que hará de mi
Venir es fácil
Nada me debo
El viento soplará
Séptimo cielo
Pacífico
Mucho más mío
La casa
Misterios del Perú
Jhendelyn
Gehena
Subyugado
Así es como termina

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE PREHISTÖRICOS <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE WE ARE THE GRAND <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE ASES FALSOS <<<

Deja un comentario