Los suizos Samael regresan a Chile para festejar los 25 años de uno de sus discos clásicos: Passage de 1996, que marcó un momento importante para la historia de la banda. Además van a tocar también lo mejor del resto de su catálogo. La cita es para el miércoles 7 de diciembre en Blondie. Comandados por Michael Locher, más conocido como Vorph, el cuarteto no solamente tendrá un paso por nuestro país. También agendó visitas en importantes ciudades del continente como Bogotá, Sao Paulo y Ciudad de México. Su formación se mantiene desde hace años, incluyendo a Xytraguptor -hermano de Vorph– en la batería y teclados, Drop en la guitarra y Ales en el bajo.

Pudimos acceder a una entrevista con su líder y conversamos con él acerca de cómo ha sido este par de años desde que nos visitaron por primera. Además, nos adelantaron cómo avanza el proceso de lo que se viene para ellos luego de este nuevo paso por Latinoamérica.

En abril de este año regresaron a tocar en vivo. ¿Cómo han vivido este retorno a los escenarios?

Ha sido genial poder volver a tocar frente a las personas. Tuvimos un par de espectáculos el año pasado, pero ya sabes, uno aquí y uno allá. Muy esporádicamente. Pero este año partimos en Suecia y no hemos parado, así que ha sido fantástico.

¿Por qué decidieron comenzar a tocar el álbum Passage completo?

Fue una idea que teníamos desde antes de la pandemia. Lo hicimos con el disco Ceremony of Opposites y a la gente le encantó. Y a nosotros también, porque nos reconectamos con canciones que ya no tocamos por muchos años. Y es genial poder recordar las cosas que estábamos pensando en ese momento cuando las creamos.

¿Qué representa ese disco en vuestra historia?

Ese fue le primer disco que hicimos con baterías electrónicas. Y eso nos cambió toda la perspectiva. Nos hizo una banda más única. Nos diferenció de los otros grupos y bueno, aún seguimos haciéndolo. Además, fue un disco en el que evolucionamos mucho. Ya habíamos ganado también bastante experiencia como músicos y con la vida misma.  

Son 25 años de Passage, pero ya 35 de Samael como banda. ¿Qué te ha permitido mantenerte tanto tiempo en este camino de la música?

El hecho de que aún lo disfrutamos. De que tenemos algo que decir. Eso mantiene el interés en todo esto. Y ese deseo de desafiarse e ir más lejos de lo que has ido. Superarse a uno mismo.

Ustedes fueron una de las bandas más inspiradoras del ‘Pure Black Metal’ en la industria, ¿por qué decidieron transformar ese estilo al industrial?

No es una decisión consciente. No te sientas y piensas “ok, ahora vamos a cambiar”. Ocurre por las influencias y la nueva música que uno va conociendo en el camino. Bandas como Godflesh o Ministry calaron hondo en nosotros y nos dieron muchas ideas. Y así vas mezclando y encontrando tu propia variación. En rigor, somos una banda de heavy metal. Antes incluso del Black Metal, yo estaba encandilado por Iron Maiden, Judas Priest y AC DC. Mi primera banda favorita fue Kiss cuando tenía 9 años.

¿Hubo algún precio que pagar por dicha evolución? ¿Hubo un éxodo de fans?

No es algo que puedas calcular. Tú te apegas a la certeza de que estás conectado con lo que estás haciendo. Porque si no, te aburres.

El 1 de marzo de 2020 fue la última vez que estuvieron en Chile. Un show que entendemos que fue el último antes de que comenzara la Pandemia. ¿Qué recuerdos tienes de esa última visita? ¡Que además fue vuestra primera vez en Chile!

Muchas cosas. Se suponía que ese show sería en otra fecha. Pero ustedes tuvieron su estallido social y no fue posible hacerlo. Así que tuvimos que regresar a Suiza, pero siempre con la idea de que debíamos lograr tocar allá. Así que aproximadamente 6 meses después, pudimos regresar y fuimos sólo por ese concierto. Así que eso ya fue algo especial. Y claro, luego vino la pandemia y todo cambió.

¿Cómo viviste todo el proceso de la pandemia y cómo te las arreglaste para mantenerte cuerdo?

Aquí no fue tan duro como fue para ustedes. Soy muy amigo del cantante de Dark Funeral que estaba justamente viviendo en Chile en ese tiempo, y nos contó lo difícil y estricto que era. Aquí no eran tan masivos los encierros. Claro, tenías que usar mascarilla y había algunas restricciones, pero no tanto como lo vivieron allá.

Por otra parte, nos las arreglamos para vernos al menos una vez al mes con la banda. Y tocar, aunque no tuviéramos un concierto. Eso nos ayudó mucho a mantenernos activos.

¿Qué sentimientos despierta en la banda este regreso a Latinoamérica?

Estamos muy emocionados. Serán sólo 4 presentaciones, pero lo daremos todo en ellas. Además, será una fantástica forma de terminar el año, ya que después de esas fechas, no tocaremos más en el 2022.

¿Qué viene para Samael durante el 2023?

Estamos trabajando en un disco ahora mismo. Siempre que tenemos algo de tiempo entre la gira, vamos avanzando. Así que a inicios del próximo año nos enfocaremos más en eso. Queremos grabarlo antes del verano europeo, para que podamos lanzarlo durante 2024.

X