Slayer y Anthrax en Sporting Club de Viña del Mar: Adiós amigos
8 de Octubre 2019.

Por Sebastián Allende.
Fotografías por Eric Parra.

Las despedidas siempre son complicadas. Decir adiós debe ser uno de los actos más desgarradores de la vida y puede ser a un amor, a un amigo, a un familiar, a un artista que idolatras e incluso a una mascota en lo que se transforma en uno de los acontecimientos más difíciles e inesperados de la existencia, debido que el terminar un ciclo genera cambios que a veces no son bien aceptados pero que nos invitan a crecer.

Siempre se ha hablado (y visto) al metal y sus seguidores como una especie de familia. El nivel de penetración que posee este estilo en nuestro país debe ser de lo más altos y ayer, en el Sporting Club de Viña del Mar, se viviría una velada en donde de verdad se haría notar. Es martes y la cita poco a poco demuestra que no será un día normal para muchos ya que desde lejos se apreciaba a legiones de metaleros que se aglutinaban en masa para poder ser parte de la despedida de nuestros escenarios de los grandes de Slayer.

Como acto de apertura sus correligionarios de Anthrax repetían el rol desplegado el pasado domingo en el Festival Santiago Gets Louder con la premisa de entregar un buen mazazo de sonidos pesados para los amantes del Thrash Metal de la costa de nuestro país. Una promesa que se cumplía a cabalidad tras los sonidos introductorios de “Cowboys From Hell” de Pantera y con los primeros azotes entregados por los muchachos de Nueva York con las canciones “Caught in a Mosh” y “Got the Time”. Scott Ian, Charlie Benante, Frank Bello, Jonathan Donais y Joey Belladonna ya están en forma sobre la escena y los fans lo hacián sentir con los mosh y el headbanging que desafiaba el calor imperante que no daba tregua en Viña.

null
null

Un Belladona volviendo a demostrar que es dueño de una de las voces privilegiadas de su generación, que en vivo se escucha con una potencia y calidad indiscutida y que además es capaz de él mismo ser un show por sí solo, ya que con muecas, miradas y gestos hacia el público llega desde el primer fan agarrado a la reja hasta el último dispuesto en cancha. “Madhouse”, “Antisocial” y el gran final con “Indians”, vienen a coronar un preciso set de una de esas bandas que ya han sido ungidas como parte de los regalones de la casa, Anthrax, una máquina aceitada que es sinónimo de un show potente, entretenido y que no deja a nadie decepcionado.

null
null

Tras el primer envión y con un entorno envuelto en llamas, la comunidad presente ya transpiraba y se impacientaba por la presencia de las bestias demoniacas de Slayer. Esta tremenda banda de Thrash Metal, formada a principios de los años 80, viviría su gran adiós en Viña del Mar, en lo que se transformaría también en la despedida de los escenarios de Latinoamérica y muy bien lo sabían los guitarristas Kerry King y Gary Holt, el baterista Paul Bostaph y sobre todo el amo y señor de la noche, Tom Araya, quien a cargo de la voz y el bajo tomaba posición al centro del escenario para comenzar la ceremonia del eterno adiós.

null

“Repentless”, tema de su último disco de estudio lanzado el año 2015 y que lleva título el mismo nombre, era la escogida para dar rienda suelta al caos y a un show que estuvo marcado por el pulcro y demoledor sonido de los oriundos de Huntington Park, California. “Evil Has No Boundaries” y “World Painted Blood” no darían tregua a los presentes que armaban la fiesta a través del mosh tremendo que se erguía en el pasto del Sporting y es que no existía excusa para no dar rienda suelta al caos, al desenfreno, tras las notas que exudaban en las seis cuerdas King y Holt como si se tratara de verdaderas metrallas.

null

Un sonriente Tom Araya transmitía alegría y un dejo de nostalgia por el adiós en casa y recalcaba que “lo importante es que ustedes lo pasen bien”. Frase que sería la máxima que se transmitiría y quedaba demostrado en las interpretaciones de este cuarteto, es que canciones como “War Ensemble”, “Seasons in the Abyss”, “Chemical Warfare”, “South of Heaven” y “Raining Blood”, entre otras, mostraron a una banda en plena forma y que incluso te lleva a pensar si es que era correcto el camino de la despedida.

null

“Angel Of Death” quedará para el recuerdo como las notas que fueron parte del final de la banda sonora de la despedida de Slayer en nuestras tierras. Con el tiempo se contará la leyenda de una banda nacida en California en 1981 que fue piedra angular en la masificación del Trash Metal y que contaba con la particularidad que uno de los nuestros, específicamente un viñamarino, se encontraba bajo sus filas. Una noche de sentimientos para toda la familia metalera que se desplegó en maza para pagar el respeto, admiración y afecto hacia Slayer, demostrando que incluso los más duros pueden entregar un afectivo gracias y adiós.

Setlist Anthrax:
Caught in a Mosh
Got the Time
Madhouse
Be All, End All
I Am the Law
Now It’s Dark
Efilnikufesin (N.F.L.)
A.I.R.
Antisocial
Indians

Setlist Slayer:
Repentless
Evil Has No Boundaries
World Painted Blood
Postmortem
Hate Worldwide
War Ensemble
Gemini
Disciple
Mandatory Suicide
Chemical Warfare
Payback
Temptation
Born of Fire
Seasons in the Abyss
Hell Awaits
South of Heaven
Raining Blood
Black Magic
Dead Skin Mask
Angel of Death

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario