Por Iván Leal.

En abril de 1992 comenzaba la leyenda de Calvin Cordozar Broadus Jr., más conocido como Snoop Dogg. Fueron los días en los que grabó su primer single junto a Dr. Dre, “187”. Por esos años, el “Gangsta Rap” se tomaba las emisoras de gran parte de EE.UU., las letras explicitas con su característica temática sexual y callejera era lo que más atraía a gran parte de los oyentes, otra parte de estos se identificaba con estas letras, y otra gran parte podía conocer las realidades de estos tipos a través de sus canciones. Otra característica de la Gold Era, eran las cortas carreras y abruptos finales que tenían sus protagonistas: Eazy E, Tupac Shakur, Notorius Big y Big L, son algunos ejemplos de esto. Además, otros artistas pasaron gran parte de su tiempo en prisión por sus actitudes y delitos anteriores a su vida artística.

Con Snoop Dogg fue un poco diferente, si bien en los albores de su carrera también tuvo que pasar por prisión, con el tiempo se fue consolidando, y en 1993 lanza “Doggystyle”, su disco debut el cual estuvo 3 semanas en el Top 1 de los Billboard. La violencia caracterizaba las letras de Snoop, y su punto de inflexión llego en su segunda placa “Tha Doggfather”, en donde su estilo se volvió menos agresivo y mucho más carismático, transformándose en el Snoop que conocemos ahora.

Con la salida de Dr. Dre de Death Row Records, Snoop se alejó del Gansgta Rap, llegando a participar del “Lollapalooza 1997” y apareciendo en variadas películas.

A partir de esto, la mayoría de los discos de Snoopy Doggy Dogg pasarían sin pena ni gloria en las listas internacionales, salvo por un par de singles y fuertes colaboraciones. The Doors, Pharrel Williams, Bruno Mars, Gorillaz, Will Smith, Justin Timberlake, Stevie Wonder y Akon, son solo parte del catalogo de colaboraciones de este artista, que vino a sorprender inesperadamente este año con su nuevo disco.

Tuvieron que pasar casi 25 años, incursiones en el Reggae, Pop, Rock, Rap Latino, House, K-Pop y cine para que Snoop nos trajera nuevamente un disco lleno de calidad y trabajo.

Este 19 de mayo, Snoop lanzo su 15avo disco de estudio titulado “Neva Left”, donde se aprecia una gran evolución musical. Si bien, el disco no tiene los suficientes argumentos para ponerse al nivel de algunas joyas del Rap actual (“To Pimp a Butterfly” de Kendrick Lamar o “Coloring Book” de Chance The Rapper), si logra dejar el trabajo de Snoop bien parado, generando un sonido nostálgico del Rap de los 90`s y obviando un poco las temáticas más violentas de esa época.

El primer single lanzado de este disco se titula “Mount Kushmore”, y cuenta con las colaboraciones del icónico líder de Wu Tang Clan, Method Man y de Redman. Además, colabora el miembro de Cypress Hill y Prophets Of The Rage, B-Real, logrando un tremendo homenaje al G-Funk y sus pegajosos leads electrónicos.

https://www.youtube.com/watch?v=n08_cAM1IqY

La mayoría de las 16 canciones tienen un aire noventero. La voz siempre relajada de Snoop, baterías de Funk, un poco de scratchs por aquí y por allá, y la frase “I’m from the west coast” en cada verso que hacía falta recordarlo.

Si bien el general de los discos de Rap llama la atención por sus colaboraciones, en “Neva Left” no es el caso. Y es que incluso echas de menos cada vez que Snoop no está en escena, a excepción del primer single ya mencionado. “Neva Left” es un disco entretenido, y totalmente recomendable para los amantes del Hip Hop. Si bien no va a cambiar el mundo, ni tu forma de ver la vida, te hará bailar, te hará sentir la nostalgia de los 90`s y después de muchos años, logra quitarle un poco la estampa de personaje marihuanero y humorístico a Snoop, y nos recuerda lo que siempre debió ser, un artista y una leyenda.

Deja un comentario