Stratovarius en Teatro Caupolicán: la legión que nunca atardece
27 de Noviembre 2019.

Por Paulo Domic.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Cuando el el power metal reinó a mediados de la década de los 90, uno de sus principales monarcas fue Stratovarius. Ese nuevo imperio sumó en forma natural a huestes de jóvenes caballeros que juntos, formaron una legión muy leal y que continúa al lado de sus reyes, incluso 20 años después de esa primera vez que los tuvieron frente a frente. Anoche en el Teatro Caupolicán, esa comunión renovó sus votos y además comprometió a nuevos guerreros con la causa.

Haces dos décadas, y en el mismo lugar pero con otro nombre (Teatro Monumental), los finlandeses nos visitaron en el mejor momento de su carrera. Eran una banda bastante distinta eso sí, de partida su sempiterno líder Timo Tolkki era el guitarrista y genio creativo. En su encarnación actual, solo permanecen el cantante Timo Kotipelto y el genio de los teclados, el sueco Jens Johansson, una leyenda de las teclas neoclásicas.

El Caupolicán les dio una febril bienvenida cuando puntualmente a las 20:30 comenzó a sonar el clásico “Eagleheart” de su disco Elements Pt 1, coreado íntegramente por el público. Luego le siguió “Phoenix”, otro infaltable en sus repertorios que echó el reloj atrás hasta el mismo 1999 que los puso aquí por vez primera.

La banda suena muy sólida, gracias a la energía y fortaleza que sus nuevos miembros le imprimen. Ciertamente es irrelevante quien acompañe a Timo y a Jens, ya que más allá de las composiciones de Tolkki, el sello único y principal diferencial de la banda es el aporte de ellos dos. Kotipelto, tal vez no esté en el Top 1 de cantantes de muchas personas en el mundo. Pero su voz e interpretación son realmente un marca registrada y extremadamente difícil de reemplazar. Y Jens, bueno, una leyenda. Que solo con su llegada permitió que Stratovarius diera el salto de calidad.

El momento más alto fue “Visons”, canción épica de más de 10 minutos y con muchas partes, de esas que fueron herederas de la influencia del Helloween de los 80. Una gema que no esperábamos oír y que emociona profundamente. El regalo más grande de la noche. Que para coronarlo más, desembocó en un tremendo solo de Jens Johansson que fluyó hacia la clásica intro de “Black Diamond”, coreada canción que marcó el fin de la primera parte del show.

Inevitable fue pensar en el show de Timo Tolkki de hace un par de meses atrás y comparar. Una diferencia abismal de profesionalismo. La nostalgia claro que pone en la mente la magia que sería verlos juntos otra vez, pero realmente no hay por donde. Stratovarius se planta como una banda legendaria y ofrece un show macizo. Por algo fueron cabezas de un movimiento metalero que pegó fuerte en Chile y aquí siempre han jugado de local. Esta vez no fue la excepción y dejaron muy claro que aún tienen mucho que decir en la música y varios años por delante para deleitar a sus incondicionales.

Setlist:
Eagleheart
Phoenix
Oblivion
Shine in the Dark
SOS
Paradise
4000 Rainy Nights
Bass Solo
Visions (Southern Cross)
Keyboard Solo
Black Diamond

Encore:
Forever
The Kiss of Judas
Unbreakable
Hunting High and Low

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Sobre El Autor

Paulo Domic

Artículos Relacionados

Deja un comentario