Symphony X en Blondie: Una clase magistral de virtuosismo y poder
31 de julio 2019.

Por Paulo Domic.
Fotografías por Eric Parra.

Luego de su primera visita en Noviembre del 2000, el de anoche fue el séptimo show de Symphony X en Chile. Segunda vez consecutiva en Blondie, recinto que desde hace un tiempo se ha convertido en locación frecuente para los recitales de power metal progresivo en nuestro país.

Si bien la banda en esta oportunidad no llega con ningún trabajo musical que presentar, había una gran expectación sobre esta visita puesto que durante los últimos dos años, no dieron señales muy claras sobre un futuro. Su líder, el guitarrista Michael Romeo, sacó un disco solista que suena como un disco de Symphony X con distintos músicos. Por su parte, el carismático cantante Russell Allen afirmaba que no existían planes de seguir haciendo discos o salir de giras y que si querían verlo, debían ir a un concierto de su banda Adrenaline Mob.

null

Por ello no es raro que sus seguidores en Chile hayan agotado las entradas para el show de ayer. Symphony X es una banda de primera línea en el metal progresivo mundial, que tiene a su haber un par de discos que son clásicos indiscutibles y obligatorios del género (The Divine Wings of Tragedy de 1998 y V: The New Mytholgy Suite del 2000), pero que lamentablemente no tienen una continuidad clara y metódica como otros de sus colegas. Así que con ellos nunca se sabe, cada vez que vienen, puede ser la última en mucho tiempo. Mejor asegurarse.

null

Un sold out en Blondie no es muy cómodo. Es bueno que se arme una fiesta con un lleno total, pero las instalaciones no son del todo cómodas y la ventilación es casi inexistente. Obviando eso, el show comenzó puntualmente a las 21:00 hrs. y la fiesta se desató.

El único bochorno fue al comienzo, luego de la larga introducción de la canción “Iconoclast”. Cuando Russell Allen comienza a cantar, ocurre lo peor que a un cantante le puede pasar: no sonaba el micrófono. Fue un momento incómodo que no se superaba, por lo que el Russell, sin ningún aire de divo, salió airoso utilizando los micrófonos dispuestos para los coros de sus compañeros. Muestra de la humildad y la experiencia de Allen, que no dejó que eso le amargara el ánimo y dio un show perfecto, digno del escaño que ocupa hoy en el firmamento de cantantes de rock y metal. Sin lugar a dudas, en el Top 3 del mundo, tanto por talento y destreza, como por carisma y presencia escénica.

null

El concierto fue muy intenso. Symphony X es una banda que cultiva el metal progresivo, pero que en vivo se planta como una banda de power metal melódico, bajando en contadas ocasiones la velocidad y el poder. El virtuosismo de la banda es abrumador, todos dominan en forma impresionante sus instrumentos y hacen gala del estilo neoclásico en todo momento.

Ver un show de Symphony X es como una clase magistral de música clásica fusionada con heavy metal. Algo que, por cierto, no es nuevo y que desde los 70 tiene a Uli Jon Roth como un ícono. Luego en los 80, el referente indiscutido fue el sueco Yngwie Malmsteen, quien llevó esa apuesta más arriba. Cuando Michael Romeo formó la banda en los 90, puso al neoclásico en un escalón más alto y ha sido inspiración para muchos guitarristas.

null

El broche de oro de la noche fue justamente la canción que más conserva la esencia que ha hecho célebre a este quinteto de New Jersey. “The Odyssey”, una suite de 24 minutos inspirada en la clásica obra de Homero y que es un viaje por distintos momentos y estados de ánimo, con una obertura orquestada. Una pieza del disco del mismo nombre del 2002, que fue un regalo para los fanáticos en Blondie, que se apreciaron por momentos muy emocionados con la interpretación.

null

La experiencia musical fue muy buena. El recinto quedó chico y eso conspiró contra la experiencia global, no fue raro escuchar a gente algo decepcionada por eso a la salida. Sin embargo, la banda dio una cátedra y en ese sentido, nadie podría haber quedado insatisfecho. Symphony X logró, una vez más, deleitar a sus seguidores y demostrar por qué tienen el status legendario que ostentan hoy en el universo del metal.

Setlist:
Iconoclast
Evolution (The Grand Design)
Serpent’s Kiss
Nevermore
Without You
Domination
Run With the Devil
Sea of Lies
Set the World on Fire (The Lie of Lies)

Encore:
The Odyssey

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario