Technotronic en Club Chocolate:
23 de agosto 2019.

Por Francisca Neira.
Fotografías por José Cordova.

Es innegable que la idea de hablar de “una gran fiesta” al referirse a un concierto de convocatoria importante o en el que la reacción del público pasa del simple gusto al más profundo fervor se ha vuelto un cliché dentro del ejercicio de la escritura vinculada al medio musical. Sin embargo, lo que anoche se preveía, esperaba y, finalmente, ocurrió en Club Chocolate fue precisamente aquello. Sin concesiones, sin demasiados aspavientos y sin importar mucho nada más que bailar e irse de rumba, anoche volvieron por tercera vez a estas tierras, y con la misma formación de la cita de 2017, los belgas de Technotronic, precursores indiscutidos de los ritmos dance y house que a principios de los noventa colmaron los minutos y parrillas tanto de las radios especializadas en música anglo como de los programas televisivos enfocados en la transmisión de videos musicales.

La cita con el trío estaba pactada para las diez de la noche, aunque ya un rato antes las inmediaciones del club de Bellavista mostraban una actividad leve pero sostenida. Adentro del local, los ánimos eran encendidos por las perillas del Dj set de Augusto Vásquez, quien pinchando y remixando un repertorio típicamente noventero logró poner a bailar a los asistentes que tímidamente llegaban al lugar. Erasure, Depeche Mode, Chemical Brothers e, incluso, Kris Kross emanaron por los parlantes manipulados por la botonera de Vásquez, que se despidió feliz entre aplausos, vítores y un montón de pantallas de celulares que lo fotografiaban, grababan y transmitían su imagen en vivo a alguna red social.

null

Aquello ocurrió a las 22.00 hrs en punto y en una transición casi imperceptible comenzó el esperado show de Technotronic. Entre los aplausos, la entrada masiva de gente y la música que no paró de sonar, el único cambio evidente sobre el escenario fue la aparición en la pantalla de fondo del nombre de la banda. Con un abrazo afectuoso el Dj dejó el tablado para dar paso al set musical del productor y fundador de la banda, Jo Bogaert, quien después de unos minutos recibió la compañía de Dj Nitro cuya presencia no hizo más que encender el local a punta de baile, pasos sugerentes e incitando a todos a corear una tras otra las canciones que expelía la consola. Nada que decir, excepto que el público presente (a esa hora ya copando todos los espacios del recinto) se encontraba en llamas. Como cada fin de semana el Club Chocolate fue una pista de baile para cientos de personas. El ambiente prendidísimo todavía podía dar más de sí ya que esa primera media hora del show de los europeos sería sólo el comienzo de una fiesta con tintes de carnaval.

null
null

Sin que dejara de mediar la música nunca, a las 22.30 emergió desde las profundidades del proscenio Daisy Dee, actual vocalista del trío e indiscutida frontwoman no sólo de la banda sino de toda una época ya que ha entrado y salido de ella en algunas ocasiones. El nivel de energía con su presencia subió de manera exponencial y dejó claro que Technotronic es una banda que conoce a la perfección los puntos fuertes de su show ya que comenzaron con “This Beat is Technotronic”, una suerte de declaración de principios que establece su presencia indiscutida como alma de la fiesta. El griterío no se hizo esperar y los saltos y pasos de baile llamativos e, incluso, estrafalarios se dejaron ver en toda la pista.

null

Y si queda claro que el trío conoce su lugar en la escena musical es porque también es consciente de la época que los llevó al triunfo y que los fosilizó en la memoria colectiva de gran parte de la población. Lo anterior quedó en evidencia al presentar “Move It to the Rythm” como una apología a los años 90, todo en un bastante buen español de Daisy Dee quien suple lo que no puede otorgar en calidad vocal con una personalidad apabullante y una energía que parece no tener fin y que es capaz de transmitir a cada uno de los asistentes. “Shake your body” fue la canción que siguió y que nos recordó que Technotronic ya lleva 30 años de carrera y que, si bien no tienen una discografía tan amplia como las de otras bandas de la misma edad, se mantienen vigentes y tan audaces como en sus inicios.

null

Cómo si quisieran generar un quiebre, pero sólo momentáneamente, los belgas hacen sonar “Take it Slow” que suena a romántica, al principio, pero se vuelve tan bailable como el resto del repertorio pasados apenas unos segundos de su comienzo. A esas alturas todos ya estaban felices, más aún cuando a pesar de ser el plato fuerte, Technotronic sería tan solo la puerta de entrada a una fiesta que se auguraba larga. Entonces, lo que todos esperaban: “Pump Up the Jam” sonó estruendosa por los parlantes del local y, aunque parezca imposible, prendieron todo todavía más. Los saltos en la pista, los bailes desenfrenados y el coro multitudinario llevaron a Dee a preguntar, hacia el final de la canción, “Do you want un poquito más?” y loopear otra vez el coro del track.

null

Así, una hora exacta para un show que casi un mes antes de su concreción ya tenía vendidas gran parte de las locaciones, fue más que suficiente. Se nota en esos detalles que los integrantes de Technotronic conocen su producto, su público. No se enfrascaron en intentar nuevos temas, ni poner a prueba al fanático “de verdad”. No fue necesario. El trío belga sabe bien como prender una fiesta y eso es precisamente lo que hacen, sin más aspavientos, sin dejar con gusto a poco.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.