Terry y Gyan Riley en el Teatro Nescafé: Virtuosismo de padre e hijo
3 de septiembre 2017.

Por Felipe Tapia.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

“Estamos muy contentos de estar acá en Chile, es la primera vez que venimos”, dijo en perfecto castellano Gyan Riley, hijo del legendario y longevo compositor y pianista de Kronos Quartet, y que ha sacado varios discos en solitario y con otros artistas: Terry Riley, quien nos visitó ayer en el Teatro Nescafé de las Artes junto a su hijo.

Padre en el teclado y Gyan en la guitarra, mostraron ser un dueto excepcional y milimétricamente sincronizado, lo cual dice mucho del vínculo que comparten como amantes de la música. El versátil Terry ostentó su habilidad con distintos tipos de teclados, mientras su hijo lo acompañaba mostrando el evidente talento con las cuerdas, en temas que oscilaban entre los quince y veinte minutos, a veces.

Sin duda, un espectáculo digno de este tipo de teatro, ya que cuesta imaginarse un recital de estas características en un estadio masivo, con un público gigantesco de pie durante tanto tiempo. El padre del minimalismo musical, mostró que los años no han mermado su capacidad, pese a sus ochenta y dos años, y Gyan con sus cuarenta logró estar a la zaga de su padre, brillando con luz propia desmintiendo todo nepotismo. Un espectáculo para sentarse a disfrutar y aprovechar del privilegio que significa tener a estos músicos en Chile.

El repertorio transitó por una selección de temas del experimentado compositor, que mostró una mezcla entre música minimalista y jazz, complementándose con la guitarra blusera de Gyan. La voz de Terry, una vez más, reflejó su afición e influencias de la música de la India, país con el que tiene un vínculo sumamente estrecho, ya que uno de sus maestros proviene de ahí.

Esta gira por Sudamérica inició en Chile, para que nos demos con una piedra en el pecho, y seguirá por Argentina y Brasil, y como se espera, su público fiel será siempre un grupo selecto, una comunidad que valora a este tipo de artistas cuyo trabajo no se masifica como muchos querríamos. Terminarán padre e hijo en el festival de Desert Daze en California el 14 de septiembre, junto a artistas de la talla de John Cale, The Make-Up, Iggy Pop, Thurston Moore, Tortoise, Spiritualized, como para que se hagan una idea.

Cuando un artista pasa los ochenta años, uno espera que su performance sea modesta, que no se le exija mucho y ya que con venir a nuestro país hay que darse por satisfecho, pero ayer Terry mostró un talento y virtuosismo que ya querrían muchos jóvenes. Por este motivo es que hay que cruzar los dedos para que vuelvan a visitarnos dentro de poco, ojalá que nuevamente junto a Gyan.

Sólo me queda decir, un aplauso para el maestro.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X