The 1975 en Lollapalooza Chile 2019: un atardecer sonriente y alegre
VTR Stage, 31 de marzo 2019.

Por Constanza Paredes.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Desde el 2016 que la banda británica suena con gran relevancia en los escenarios mundiales, ese año se presentaron en Coachella y la revista Rolling Stones los nombró como una de las mejores bandas del momento. El 2017 anunciaron la realización de su tercer disco y ese mismo año pisaron nuestro país en la séptima versión de Lollapalooza Chile. Hoy son una banda consagrada y por eso no es extraño que regresen a un espacio como este festival y más aún en la última jornada como uno de los platos fuertes del día.

Su inicio no deja de llamar la atención, las palabras se aglomeran en las pantallas: “Laying whit the air. Breathing in your hair. Go down go down soft sound. Step into your skin i´d rather jump in your bones jump. Taking upyour mouth so you breathe through nose”, segundos después aparecen ellos y Matthew (Matty como le dice su fanaticada) encabezando la generalizada energía. No había tenido la oportunidad de verlos en vivo y solo me había imaginado a un tranquilo inglés en el escenario cantando sus pegajosas canciones como posibilidad de show, pero me equivoqué, fue como ver pirotecnia convertida en persona, tal y como se ve en los videos de sus canciones. Y así como llamaban esas palabras en pantalla al inicio, empezamos a respirar a través de ellos una de las tardes más inolvidables de Lollapalooza.

null

“Give yourself a try” es la primera, la escuchamos y los pies se despegaron del suelo casi de forma automática, algunos levantaron la vista, pues el cielo indicaba que el atardecer se acercaba, vi gente sonreír y me alegró, Matty bailaba y nos ponía felices, hacía caras graciosas a las cámaras y reía, no se sabía quién disfrutaba más, si él o nosotros. Todo era desconocido (porque al parecer siempre sorprenden), pese a que la banda ya había estado en otra de las versiones del festival, todo blindó nuestra memoria, porque la tarde era feliz y nada sacará de nuestros recuerdos esa ansiada primera canción que envolvió la vida por esos primeros instantes y que nos soltó y llevó a la comodidad.

null

El último disco de la banda ha transitado por diversos estilos, no sé muy bien cómo catalogarlos, si roqueros, poperos, funkys, románticos, no lo sé, creo que es mejor no hacerlo, pero es notable cómo la base de esta banda es la experimentación, no solo con sus sonidos, su concepto en sí es novedoso, como si dentro de ellos vivieran dos generaciones en conjunto; se me hizo imposible no pensar en Phil Collins, algo en las bases de la batería y el bajo en “She´s American” nos llevó a esa década en la que muchos de los que estábamos ahí todavía no habíamos nacido y su calidad musical se reflejó a través de ello, los teclados y guitarras brillantes resultaron perfección.

null

La tarde siguió avanzando, las bailarinas atrás de él nos invitaban a seguir las diferentes coreografías, bailamos, seguimos saltando y las voces gritaron “mijito rico” siempre que se podía, a lo que el cabecilla respondía con besos y saludos, era como si tratara de observar cada cara en el público, su cariño y detallismo se mostró mucho más cuando en “Sincerity is scary” sacó el gorrito y la mochila del video, los gritos opacaron un poco la canción incluso, las jóvenes de los primero lugares lloraban y se emocionaban, Creo que hace mucho no veía a una banda que fuera tan cariñosa y generosa con el público, además de empáticos, pues en medio del show también comentaron que sabían que todos estaban muy ansiosos por ver a los Arctics Monkeys, pero en ese momento no parecía importar, estábamos ahí por ellos, los 1975. Nos dijo “Let me hear you” y todos se superaron a sí mismos para seguir cantando lo que iba quedando del setlist.

null

En “Chocolate” hizo una explicación previa antes de iniciarla, la aclaró como una “metáfora muy inteligente”, y efectivamente lo es, la letra es bastante interesante y le da al chocolate, un dulce tan común y corriente, la responsabilidad de ser el hilo conductor de la historia de la canción. No solo experimentan en los sonidos, sino que también hay un cuidado especial por la lírica de sus canciones, que tienen profundidad, cotidianeidad y bastante sinceridad, algo que me parece bastante admirable.

null

Hacia el final del show Matthew hizo la coreografía con sus bailarinas, nos invitó a saltar (a seguir saltando en realidad) diciendo que no importaba en qué lugar estuvieran, si adelante o atrás, todos debían hacerlo y así fue, un mar de gente saltando al compás de The 1975. Sus últimas palabras fueron “Gracias por venir de todas partes a vernos” y terminaron con “Sex”, una de sus primeras canciones. El concierto es básicamente el disco A Brief Inquiry Into Online Relationships, pero también volvieron a su historia inicial. Definitivamente hay que verlos por lo menos una vez en la vida y si se está triste escucharlos, pues levantan el espíritu, la energía y hacen sonreír, no se puede pedir más de un show y de esta talentosa banda que nos dio la oportunidad de verlos nuevamente en el escenario de Lollapalooza Chile 2019. Fue así como con el atardecer cubriéndonos por completo y las pantallas mostrando “God bless”, terminó el penúltimo artista de la última jornada.

Setlist:
Give Yourself a Try
TOOTIMETOOTIMETOOTIME
She’s American
Sincerity Is Scary
It’s Not Living (If It’s Not With You)
Robbers
I Like America & America Likes Me
Somebody Else
I Always Wanna Die (Sometimes)
Chocolate
Love It If We Made It
The Sound
Sex

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X