The Exploited en Teatro La Cúpula: Agresividad y algarabía
6 de junio 2019.

Por Francisco Aguilar A.

Tal como se ha venido haciendo costumbre en el último tiempo, anoche las calles santiaguinas se llenaron de actitud y se vistieron de tachas, cuero y pelos de colores para recibir con los brazos abiertos a una de las más emblemáticas bandas del hardcore punk mundial, The Exploited. Cuando ya habían pasado casi dos décadas desde su última visita y tras cancelar en dos oportunidades su regreso, la vuelta de estos estandartes del hardcore punk era por fin una realidad. Polémicos como ellos solos, los cuatro integrantes de la legendaria banda escocesa se subieron al escenario santiaguino instalado en pleno Parque O’Higgins para prender una fiesta que, aunque pareció tranquila mientras se presentaban los teloneros, terminó en euforia, bengalas y mosh.

Nada importaron las acusaciones del supuesto fascismo promovido por la banda (negadas por ellos y sus fans), ni el historial de violencia que siempre ronda sus conciertos, ni mucho menos no tener certeza de quiénes de la larga lista de integrantes que han desfilado por las formaciones del grupo llegarían esta vez a suelos nacionales, porque ya al caminar desde el metro hacia La Cúpula, el ambiente se respiraba punk. Cabelleras mohicanas desfilaban por los alrededores del recinto y grandes rejas cubrían el lugar que recibiría a los escoceses. Una vez dentro y siendo casi exactas las 20 horas, los locales de 10 Botellas abrieron los fuegos, presentando su repertorio más clásico y acompañados en uno de sus temas por Pancho de Social Crisis, calentaron el ambiente para lo que venía, dando pie a los primeros pogos y a que un par de fieles incondicionales cantaran a todo pulmón parte del repertorio presentado por la banda.

null

Cuando eran las 20:30 hrs, 10 Botellas abandonaba el escenario y todo se disponía para la presentación de los liderados por Wattie Buchan. El público comenzaba a colmar el recinto y la temperatura comenzaba a aumentar, síntoma de que algo especial se viviría.

null

Describir la experiencia de ver a The Exploited en escena es el mejor ejemplo de lo que el punk puede provocar en su público, pogos a destajo, gente volando entre el resto para llegar al escenario y así lograr saludar a sus ídolos o simplemente danzar de manera desenfrenada para volver rápidamente a ser uno más de la multitud, una verdadera catarsis colectiva en su máxima expresión. El show partió con “Let’s Start a War”, seguido de inmediato por “Fightback” y “Dogs of War”, provocando el caos en el interior del recinto mientras en las afueras, los que no habían podido entrar, buscaban de una u otra forma, más o menos efectiva, lograr ser parte del ritual que se vivía adentro.

null
null
null

El punk siempre se ha caracterizado por tener temas relativamente “más cortos” que el resto de los estilos musicales, lo cual podría llegar a tener su explicación en que no necesitas 4 o 5 minutos para lograr un estallido en los sentidos de tus escuchas, crear una conexión directa, ya que todo puede ser súbito, de improviso y que para dar un mensaje no se necesita demasiado adorno, solo ser entregado para que quien lo reciba lo procese y lo haga parte de su vida si se siente identificado con él. Siguiendo con el concierto, pudimos escuchar clásicos como “Cop Cars”, “Alternative”, “Dead Cities”, el cover de The Vibrators “Troops of Tomorrow”, entre otros.

null

Puede que el show que vimos no fuera tan largo como otros que han pasado por este escenario, pero sí fue extremo y la entrega fue bidireccional: hubo mosh, extintores, bengalas, calor, pasión. El punto cúlmine llegó cuando, antes de interpretar “Sex and Violence”, la banda invita al público a subir al escenario para interpretar con ellos el tema, viviéndose una verdadera avalancha hacía el proscenio, mostrando su lado más groupie estos rebeldes sin causa, sacando sus celulares para grabar, para cantar a todo pulmón, disfrutar y hacerse parte activa del espectáculo. Para finalizar, todo se cierra con la interpretación de “Punks Not Dead” y “Was It Me”, dando el broche final a una fiesta, un ritual punk en toda su expresión.

null
null

Al volver a casa, cansado, solo quedan recuerdos, algo de sordera en los oídos. La mayoría de los asistentes no son los quinceañeros de antes, época en que quizá conocieron a la banda, son más bien treintones que siguen con la actitud punk como parte de sus vidas, como un verdadero mandamiento o vía de escape que los hace sentir vivos y les permite expresar lo que tal vez en su día a día, en su rutina laboral, no pueden dejar fluir tan libremente. ¡Larga vida al punk!.

Setlist:
Let’s Start a War
Fightback
Dogs of War
The Massacre
UK 82
Chaos Is My Life
Dead Cities
Alternative
Why Are You Doing This To Me
Rival Leaders
Troops of Tomorrow (Cover The Vibrators)
Noize Annoys
Never Sell Out
I Believe in Anarchy
Holiday in the Sun
Cop Cars
Porno Slut
Fuck the System
Army Life

Encore:
Sex & Violence
Punks Not Dead
Was It Me

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario