The Jacksons en el Teatro Caupolicán: una noche para revivir las memorias
23 de marzo 2019.

Por Constanza Paredes.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Las nueve de la noche se acercan lentamente en el reloj, con la misma quietud que se van ocupando los asientos, el ambiente es en cierto modo silencioso. Un grupo del fans club oficial de Michael Jackson en Chile entrega volantes que de manera sencilla pero directa dejan claro un mensaje: el menor de los Jackson es inocente. No deja de ser una noche intensa, ha sido un mes difícil para estos artistas, es imposible no fijar como tópico central el problema mediático que ha involucrado a la familia y más todavía al que fue su cabecilla. La sensación previa al espectáculo es de inquietud, pues todo comenzó como una jornada polémica con una manifestación a las afueras del teatro en apoyo a la imagen del otrora rey del pop, pero que pareciera haber mermado la posibilidad del lleno total.

Pero esta noche no está enfocada en eso, o por lo menos no debería ser así; a mi costado hay un hombre que espera ansioso el cumplimiento de la hora para que el show comience, practica sus pasos de baile al son de la música disco que hay de fondo, varios niños se mueven inquietos en el público y se puede ver que tararean canciones, quizás esperando que la noche los sorprenda con algún clásico de MJ. The Jacksons tiene tanto por contar a través de sus canciones que es fácil olvidarse del contexto cuando su música empieza a tomarse el entorno. Y así la ansiedad se comienza a apoderar de los presentes que a primera vista no alcanzan a llenar el espacio.

null

La primera canción es “Can you feel it”, seguida de “Blame it on the boogie” y “Rock with you”, un trío inicial que no dejó a nadie quieto en su asiento. El sonido emana memoria, el público es generacionalmente transversal, delante hay una pareja de la tercera edad que se toma de las manos y comienza a bailar, frente a frente, sonriendo y con sus miradas fijas uno en el otro, él le susurra algo en su oído a ella y le responde con una tierna sonrisa. ¿Cómo no disfrutar de un momento así?. Los estadounidenses cantan en vivo y no dejan de moverse ni un instante, uno de sus coristas trae ciertos recuerdos de la voz del hermano fallecido y la gente se llena de euforia con sus solos, todos tienen ganas de que Michael aparezca de alguna u otra forma en el show.

null
null

Como intermedio, aparece un video relativamente breve con la historia de ellos, donde también aparecen imágenes de Michael Jackson (momento en el que todo retumbó y una que otra palabra inocente salió de la boca de sus fans), su madre y del fallecido Joe Jackson. El menor habla al público agradeciendo y diciendo qué lindos recuerdos y que ellos no estarían aquí de no ser por nosotros, sus fans. Dicen que volverán a recordar y comienzan a sonar las más recordadas como “Abc” y “Dancing machine”. Al terminar el medley de los Jackson 5, Tito, el mayor de los hermanos aprovecha de mostrar su nuevo trabajo, titulado “We made it”, que se asemeja a los ritmos ya conocidos de los inicios de su carrera con la banda, con bases sólidas de guitarra, batería y bajo nos hace recordar que la música pegajosa y alegre puede aparecer en cualquier generación.

null

Como era de esperar, apareció una de las canciones de Michael: “Wanna be startin’ somethin’”, que bailamos sin pensar que se acercaba el final de la noche. Para terminar el show, que no llevaba más de una hora, aparece “Shake your body (down on the ground)”, esos tres minutos y algo más de canción original se mutiplicaron a diez y aprovecharon de presentar a sus músicos y equipo, volver a agradecer y sonreír, se fueron bailando y pidiendo gritos que pese a no provenir de tanto público llenaban el lugar, no pasó mucho para que volvieran al escenario a cantar la última de la jornada: “State of shock”.

null

No sé si fue su mejor show, no lo creo, han llenado espacios para miles de personas más en Las Vegas y otros lugares, pero evidentemente el contexto polémico en el que llegaron a nuestro país probablemente entorpeció la venta de entradas. Se puede decir mucho de la familia Jackson, tanto cosas buenas y malas, pero nadie puede negar que son talentosísimos, precursores de un tipo de espectáculo que comenzó hace 50 años y que ayer, cerraron con broche de oro.

Setlist:
Can You Feel It
Blame It on the Boogie
Rock With You
Enjoy Yourself
Show You the Way to Go
Lovely One
I Want You Back / ABC / The Love You Save / Dancing Machine / Never Can Say Goodbye / I’ll Be There
We Made It
This Place Hotel
Can’t Let Her Get Away
Wanna Be Startin’ Somethin’
Shake Your Body (Down to the Ground)
State of Shock

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario