Tim Ripper Owens en Heavy Fest de Teatro Cariola: El heavy metal nunca morirá
9 de julio 2022.

Por Paulo Domic.
Fotografías por Javier Martínez.

La tormenta de heavy metal se desató con fuerza ayer en el Teatro Cariola. El Heavy Fest se dio cita en sus tablas y desde las 18:45 la lluvia de riffs de guitarra cayó sin misericordia. Un evento que tuvo como invitado estelar al norteamericano Tim “Ripper” Owens y que sumó también a la banda brasileña Trend Kill Ghosts y a los chilenos de Hëiligen, Letalis y Valhkyr.

“Ripper” Owens tiene un enorme currículum como cantante. Estuvo en Judas Priest entre 1996 y 2003, grabando los discos de estudio Jugulator (1997) y Demolition (2001), además de dos registros en vivo. También ha trabajado con Yngwie Malmsteen e Iced Earth, además de incontables proyectos y colaboraciones. Actualmente es el vocalista de KK’s Priest, la banda encabezada por KK Downing, el ex guitarrista de Judas Priest. Su promesa para esta gira por Sudamérica era venir a tocar lo mejor de esas bandas, especialmente el repertorio de su recordado paso por la banda en que tuvo el tremendo desafío de emplazar a un mito viviente del metal como es Rob Halford.

En la apertura de las puertas a las 18:00, el público era escaso y las precipitaciones muy abundantes. En algún punto pensamos que se podría aguar la fiesta, pero afortunadamente no fue así. Conforme pasaron los minutos y fueron presentándose las bandas, la gente fue llegando y estimamos que alrededor de 500 personas concurrieron. Una cantidad nada despreciable considerando el contexto climático y también la gran cantidad de conciertos que últimamente se han realizado en Santiago. Así que para la presentación de Ripper, el marco era perfecto para disfrutar de un bombardeo de clásicos del metal.

La primera banda que se presentó fue Valhkyr, que salió a escena a las 18:45, liderados por la melodiosa voz de su cantante, Estefanía Delgado. El quinteto tuvo media hora para demostrar el gran poder e impecable ejecución musical de su propuesta de power metal melódico, en la que destaca muchísimo la voz de Estefanía, que claramente inspira su interpretación en sopranos metaleras escandinavas. Repasaron lo mejor de su disco hasta ahora único disco, Tales of Battle, incluyendo también los singles lanzados en 2020 y 2021 respectivamente, “Judgment Day” y “Demons on Me”. Potente presentación de una joven banda que mostró su credenciales de protagonistas de la nueva camada de bandas chilenas.

null
null
null
null

Puntualmente a las 19:30 llegó el turno de Letalis, otra banda liderada por una voz femenina, pero con una propuesta muy distinta. Pasamos a un derroche de energía aplastante, en la que Jakilling Jara fue la principal figura con una voz potente y atronadora que resonó con tremenda solidez por cada rincón del teatro. La entrega sobre el escenario por parte del quinteto fue total. A través de un desenfrenado speed metal, e interpretando las canciones que formarán parte de su primer disco próximo a lanzarse, que llevará por título Bestia Oculta, su propuesta a muchos nos llegó como una revelación. Un momento destacado de su show, fue cuando tocaron el clásico de la banda española Muro, “Telón de Acero”. Una sorpresa que elevó aún más alto las llamas del infierno que estaban desatando sobre el escenario. Con “Escupe Fuego”, canción dedicada a la gente que no hace otra cosa que hablar estupideces, cerraron su furioso espectáculo que fue un gran regalo para muchos que no los habíamos visto en vivo y que ahora estaremos expectantes a los próximos pasos que esta joven banda vaya dando.

null
null
null
null

Luego llegó el turno de Hëiligen, una banda de heavy metal tradicional que bajo el comando vocal de Renzo Palomino continuó con la sinfonía metálica de la lluviosa tarde en calle San Diego. Mostraron un gran despliegue escénico y musical que no dio tregua y que mantuvo encendido a los cientos de asistentes que indiferentes al clima, se hicieron presentes en el Cariola. Nos brindaron una elocuente muestra de por qué la banda cada día se hace más importante en la escena underground y de que su elección para animar esta fiesta fue perfecta. Basándose principalmente en el material de su hasta el momento único LP, Shadows in the Church, los cuatro apocalípticos jinetes cabalgaron furibundos a través de senderos plagados de riffs potentes y coros gloriosos. Con “Metal Empire” cerraron tres cuartos de una intensa hora que coronó con honores la representación chilena en este festival de heavy metal.

null
null
null
null

Trend Kill Ghosts llegó desde Brasil como una banda no tan conocida para los anoche convocados, pero ya desde la apertura con “Puppets of Faith” causaron impacto sobre el escenario, especialmente por la poxtencia y virtuosismo de su cantante Diogo Nunes que supo encantar a la audiencia chilena. Por segunda vez aquí, el cuarteto hizo gala de un arsenal de poderosas canciones que detonaron con fuerza sobre las tablas del teatro. En poco más de 45 minutos ofrecieron lo mejor de su primer disco en estudio lanzado el 2021, Until the Sunrise Again, muy enfocado en el power metal melódico de sonido más bien europeo. Una muy buena banda con tremendos intérpretes, que luego, exceptuando al cantante, serían la base musical del show de Ripper. Una buena forma de darse a conocer a través de latinoamérica, bajo el alero de un legendario que siempre convoca a sus leales seguidores, y dejando una muy grata impresión entre quienes pudimos ver su presentación.

null
null
null
null

Alrededor de las 22:30, Tim “Ripper” Owens salió al escenario del Cariola bajo los vítores de una audiencia que gritaba su nombre incesantemente. A los músicos de la banda anterior, (Rogério Oliveira en guitarra, Leandro Tristane en batería y Danilo Dill en bajo), se les sumó el guitarrista Johhny Moraes, destacado intérprete brasileño que tiene a su haber el paso por la banda del desaparecido y connotado ex cantante de Nevermore, Warrel Dane, entre otra destacadas participaciones. Lamentablemente tuvo problemas técnicos en su sonido y en la primera canción su instrumento no sonó, no pudo hacer el solo y quedó un vacío algo incómodo en ese momento. Pero afortunadamente el impasse pudo superarse y continuar sin dificultades el resto del show. Luego de esa acontecida apertura con “One on One” de Judas Priest, continuaron con repertorio de los británicos, con esa canción que lo bautizó con ese apodo que jamás lo abandonará, “The Ripper”. Un clásico eterno que fue el primer momento de profunda emoción de la noche.

null
null

Si bien el repertorio estuvo muy cargado a Judas Priest, Owens también dio espacio a otras canciones importantes de su historia. Cuando interpretó “When the Eagle Cries”, del disco The Glorious Burden de Iced Earth que grabara en 2004, no pocos fueron los que se sorprendieron gratamente por esa inesperada inclusión de un álbum que es muy estimado por sus seguidores. Lo mismo pasó cuando tocaron “Hellfire Thunderbolt” del recientemente editado debut de KK’s Priest. Selecciones que no estaban en los planes de quienes siguen todos los pasos que Ripper ha dado en sus más de tres décadas de carrera musical.

null
null
null

Enorme también fue la emoción de los presentes cuando se dio el lujo de homenajear a uno de sus máximos ídolos, Ronnie James Dio, interpretando “The Last in Line” y el himno de Black Sabbath, “Heaven and Hell”. A todo pulmón resonaron los coros de las centenares de almas que se regocijaron al son de este par de eternas canciones que jamás dejarán de tocar corazones de metal.

null

Una fiesta, en eso se transformó el Heavy Fest. La cual tuvo su cierre con “Living After Midnight” de Judas Priest. Owens, que varias veces ya ha venido a Chile, parece nunca cansarse de recibir el cariño de quienes lo siguen por estas sureñas tierras. Por supuesto que jamás faltan los que comentan con desdén que “viene a hacer tributos y no canta canciones propias”. ¿Y eso qué tiene de malo? Su calidad vocal está intacta a sus 55 años, tiene una entrega apasionada hacia su audiencia y monta espectáculos de alto nivel musical haciendo honores a canciones inmortales que en su impresionante interpretación llegan a niveles que sus autores originales ya no pueden ofrecer o ya ni siquiera están entre nosotros. Eso tiene mucho mérito, puesto que todo aquel que anoche asistió a este ritual heavy metalero se fue con una sonrisa luego de haber disfrutado muchísimo.

Y otro buen sabor con el que nos retiramos caminando por las húmedas calles del centro de Santiago, fue apreciar el gran nivel que tienen las nuevas bandas del heavy metal chileno, que por mucho que algunos se empeñen en desahuciar, día a día nos sorprende con nuevos, talentosos y apasionados intérpretes que están tomando la antorcha para continuar demostrando que Chile es una tierra de metales. No queda más que felicitarlos a todos y a la producción de Atenea y Chargola por este evento tan bien organizado y que tan grande espacio le dio a quienes comienzan a emprender el vuelo con sus alas de acero.

Setlist Valhkyr:
Bellum
Demons On me
Rise
Her Eyes
Judgement Day
Valhkyr

Setlist Hëiligen:
Shadows in the Church
Inquisitor
Gladiator
Rage of the Gods
Prisoner of Faith
Return to the Battle
Metal Empire

Setlist Letalis:
Veneno de Escorpión
Cráneos
Bestia Oculta
Nací para Vencer
Telón de Acero
Escupe Fuego

Setlist Trend Kill Ghosts:
Puppets Of Faith
When the Sunrise Again
Deceivers
Prisoners In Our Minds
Rebellion
Poisoned Soul
Like Animals

Setlist Tim Ripper Owens:
One on One
The Ripper
Burn in Hell
Metal Gods
When the Eagle Cries
The Green Manalishi (With the Two Prong Crown)
Hellfire Thunderbolt
The Last in Line
Grinder
Hell Is Home
Breaking the Law
Hell Bent for Leather
The Hellion
Electric Eye
Heaven and Hell
Living After Midnight

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X