Por Tomás Soto.

En los últimos años, los cómics han tomado gran importancia dentro del mundo del cine, debido a sus ya innumerables adaptaciones a la pantalla grande y que por lo demás, se ha convertido en una fórmula que para la mayoría de los directores funciona perfectamente.

El director Luc Besson, creador de películas altamente catalogadas como El perfecto asesino (1994), El quinto elemento (1997) o la más reciente Lucy (2014), se animó esta vez a probar con aquél estilo cinematográfico que a estas alturas ya se ha hecho un espacio dentro de las carteleras semestrales. Valérian y Laureline, es una serie de ediciones de cómic francés, del género ciencia ficción, llevadas a cabo por el guionista de la misma nacionalidad Pierre Christin y que en esta oportunidad fue la elegida para verse proyectada en la pantalla grande.

El filme, en un principio comienza por mostrarnos y explicarnos de alguna manera como ha sido la evolución de las relaciones de la raza humana con otras especies de diversos tipos debido a la variedad de planetas, y a su vez el cambio que han tenido que enfrentar al momento de comunicarse, hasta ese momento todo esto sin mayor conflicto entre ninguna de las dos partes.

Sin embargo, en el siglo XXVIII los agentes espacio temporales Valerian (Dane DeHaan) y su compañera de labores Laureline (Cara Delevingne), ven interrumpido sus horas de descanso y coqueteo espacial por los llamados de su máxima autoridad, el comandante Filitt (Clive Owen) quien les informa que en la ciudad de los mil planetas llamada Alpha se ha detectado la presencia de un movimiento misterioso y amenazante llevado a cabo por una nueva y desconocida raza, que por lo demás actúa con sigilo y de no producirse la exterminación de ella, la civilización podría estar en alto riesgo, o por lo menos eso es lo que les quiere hacer creer.

La pareja, sin pensarlo demasiado, decide embarcarse hacia la popular y más desarrollada ciudad dentro de la galaxia, encontrando en ella una infinidad de razas, especies, tecnologías, colores y atracciones de las más variadas, millones de mundos distintos en una sola ciudad pero que sin embargo nunca se vio amenazado ni envuelto en ningún tipo de guerra. Los agentes, como era de esperarse debido a su excelente entrenamiento y preparación, pero no por esto exento de golpes y situaciones complejas, logran cumplir con el objetivo propuesto por el comandante Flitt. Aunque, para mala suerte de ellos, pero excelente razón para el espectador, la máxima autoridad es secuestrada por la extraña raza, desatándose aquí una verdadera odisea en cuanto al rescate de este por parte del dúo intergaláctico que hará lo imposible por llegar al final de todo esto.

Con el pasar del tiempo, el cine de ciencia ficción ha presentado notablemente un gran e inimaginable progreso, que al terminar de presenciar la última cinta de este género crea en el espectador un cierto pensamiento de algo así como ¿Qué otra cosa más futurista o increíble puedo ver? O ¿Cuál es el grado de creatividad e imaginación del director?, son algunas de las preguntas que me surgen por lo menos en mi caso al darme cuenta todo lo maravilloso audiovisualmente que tengo la oportunidad de ver.

Es sabido, y en menos de un segundo muchos podemos afirmar sin titubear que Star Wars y su saga son los pioneros y para varios son los reyes actuales de este género, razón por la cual también creo es la fuente principal de inspiración para muchos directores como Luc Besson, quien en este filme simplemente ha sabido crear un exquisito banquete para nuestros ojos. Se podría decir firmemente, que la imaginación no tiene límites y si es que alguna vez te preguntaste que pasaría si juntaras películas como Avatar, Guardianes de la Galaxia, la anteriormente mencionada saga completa de Star Wars y hasta la misma película del director, El Quinto Elemento, y lo metieras en una juguera, tenemos como resultado esta cinta.

En cada momento se nos presenta una especie nueva, vestimentas, lugares y colores impresionantemente futuristas y agradables para la vista, acompañado de un buen soundtrack que se hace presente a ratos. Finalmente, mi conclusión es esa, la película al contar con tanto audiovisualmente hablando, por momentos desvía un poco la atención con respecto a la actuación e interpretación de los protagonistas, que, si nos detenemos a observar y poner atención, no es mala, pero sin duda no se convierte en algo sobresaliente, siendo en mi opinión fácilmente reemplazable por alguna otra pareja del mismo estilo, sin sufrir demasiados cambios en el resultado que deja en el espectador, de no haber tenido la variedad de colores y constantes efectos especiales con los que cuenta el filme, me atrevo a decir que pudo haber tenido no la misma buena recepción que obtuvo. La película, además, cuenta con las apariciones del actor Ethan Hawke y de la popular cantante Rihanna.

La cinta, se estrena hoy jueves 10 de agosto en Chile y si se quiere disfrutar realmente de la experiencia es recomendable verla de todas maneras en 3D ya que está diseñada por completo para disfrutarla en este formato, de lo contrario creo que no tendrá el mismo impacto.

Deja un comentario