ZAZ en Chile, carnaval e intimidad en una misma noche.
Movistar Arena, 17 de octubre 2016.

Por Jorge Tello.
Fotografías por Maria Loreto Plaza.

En una fría y húmeda noche, se presentó en el Movistar Arena, Isabelle Geffroy, conocida mundialmente como Zaz, con un estilo que va desde lo más clásico de la música francesa hasta los últimos sonidos electrónicos, ayudada por seis músicos que, con sus instrumentos, dieron vida a un lunes que nos apronta una buena semana.

Con una puntualidad que me llamó la atención, Zaz ingresó a un Movistar con un buen marco de asistentes, considerando que en un principio, el concierto se realizaría en Nescafé de las Artes, con una buena ubicación del escenario dentro de la cancha, que dejaba unos tres cuartos libres, fue posible observar el show con una claridad desde cualquier punto del coliseo.

Con la bella canción «La fée» (el hada), abrió su presentación, a Zaz le gustaba producir sonidos con su boca, como si se tratara de una corneta, lo que realizaba en diferentes pasajes.

El show mezcla lo que naturalmente pasa en el escenario junto con imágenes que pasan por una enorme pantalla de fondo, tras los músicos, por eso no fue raro ver videos completos de los temas que iba interpretando. Su entrega era diversa, era posible apreciar intimidad y nostalgia, para luego dar paso a alegría y desbordes, todo eso es Zaz, emociones.

Dentro de su repertorio, entregó las canciones más esperadas, una repasada por todos sus éxitos, entre ellos “Les passants”, “Je veux y “Si”, además de un homenaje a Violeta Parra, con “Gracias a la vida” antecedido de un improvisado español, donde comentaba del aporte que significaba para la cultura, lo que provocó los aplausos de los presentes. Eso sumado a un intimo cover de la canción Isolina Carrillo “Dos gardenias”.

Con una comunicación constante con el público Zaz habló incluso de su fundación, instancia que fue traducida por una niña trans, quien se refería a la reivindicación de sus derechos y de lo potente que significaba el propósito de Zazimut y lo socialmente que es la intérprete francesa. Luego de aquello Zaz prosiguió con su canción “La légende des colibrís”.

Con una hora veinte de concierto Zaz abandonó el escenario despidiéndose, pero como estamos acostumbrados, era algo que los presentes querían revertir, fue así que, finalmente el show se extendió a casi dos horas, despidiéndose definitivamente con su éxito “On Ira”, cerrando una noche de matices, carnaval e intimidad pero por sobre todo calidad.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X