Aurora en Teatro La Cúpula: Magia nórdica que canta y encanta
26 de mayo 2019.

Por Jorge Fernández.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Aurora Aksnes, o simplemente Aurora como es conocida mundialmente, es una novel artista noruega quien, con tan solo 22 años ya tiene una carrera que sobrepasa el lustro y dos discos a su haber. La magia está en sus letras y en su puesta en escena y eso quedó fuertemente demostrado tras su presentación del domingo por la noche en el acogedor Teatro La Cúpula del Parque O’Higgins. Cientos de fanáticos repletaron el lugar para ver a la interprete por segunda vez en nuestro país (fue parte de Lollapalooza 2018) y cuya gira sudamericana ha incorporado a Brasil y Argentina como precedentes.

Los fuegos los abrió a las 21 horas y de inmediato la calidez del público se hizo notar. Canción tras canción, la joven noruega iba desplegando una magia sinigual sobre el escenario con movimientos estridentes que reflejan la fusión del pop, el rock y toda la esencia nórdica de raíz. Los coros eran altisonantes y las muestras de afecto emanaban desde todos los rincones. No importa si la canción tenía una letra triste, porque la tristeza también sirve para probar el sabor de la felicidad. Y es que Aurora logra amalgamar los sentidos y los sentimientos y transportar a sus fanáticos a un mundo de ensueño donde la normalidad no está permitida.

null

Con habilidades musicales desde muy pequeña, Aurora siempre fue tratada como una persona excéntrica, por eso no resulta raro que en su discurso hable de lo difícil que resulta ser humano. Los que cantan sus canciones también agradecen su sinceridad, esa que la hace hablar de más y que muchas veces raya en una incoherencia coherente que hace vibrar de pies a cabeza a quien la escucha. No tiene pelos en la lengua porque no entiende de disfraces. Planea ser ella misma y lo logra, y es precisamente ese magnetismo el que atrapa.

null
null

La magia la inició “Churchyard” y de ahí en más todo fue jolgorio. El público no estuvo sentado en ningún momento y Aurora respondió con sus movimientos escurridizos de manera continua. No había descanso, menos si se sentía tan en casa como lo expresó antes de interpretar “Home”. Hay canciones que se robaron claramente el espectáculo. Aunque es difícil categorizarlas como puntos altos pues el concierto en sí fue en todo momento álgido, pero si hay hits y cómo en todo espectáculo estos resonaron con mayor fuerza. Cabe destacar entre estos “Runaway” y “Running with the Wolves”. No obstante, canciones como “Conqueror”, “I Went to Far”, “Queendom” (con la cual cerró su presentación) e incluso su más reciente “The River” brillaron con luz propio en medio de los gritos desaforados de los presentes.

null
null
null

Y es que realmente fue un concierto alucinante de principio a fin, con una banda de alto nivel e impacto y, sobre todo, con una frontwoman que, con esos sutiles aires emparentables con Björk o Enya, atrapa la emoción más pura que emana de la buena música. Las canciones de Aurora no se prestan para segundas lecturas. Son eso y nada más. O mucho más si se quiere ser realista con la experiencia de ver a una joven artista que vislumbra con su talento, su música, su tenacidad y ese no se qué que cuesta ver hoy por hoy.

Setlist:
Churchyard
Warrior
Home
All is Soft Inside
Soft Universe
Murder Song (5,4,3,2,1)
Runaway
In Bottles
The Seed
It Happened Quiet
Animal
I Went Too Far
The River
Forgotten Love
Running Whit the Wolves

Encore:
Infections of a Different Kind
Queendom

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario