Por: Bernardita Ponce

Bon Jovi, probablemente sea una de esas bandas que, si bien no han tenido grandes cambios sonoros ni muchos experimentos musicales, con los años logran permanecer intactas y conservan una calidad única. De esas agrupaciones, que son como indestructibles y que el tiempo sólo les sirve para cosechar sabiduría,aplausos y buenos momentos.

A fines del 2016, la banda de New Jersey lanzó su disco número 14, el cuál fue acompañado por el anuncio de una serie de conciertos para celebrar sus nuevas canciones. Dentro de la gira estaba Nashville, Tennessee “la ciudad del Country”, y donde es originario uno de los músicos que no necesita presentación, el Sr. Johnny Cash.

El Bridgestone Arena en el centro de Nasville, que alberga a una 20 mil personas, fue el escogido para recibirlos. En un recinto a capacidad máxima, que incluía incluso graderías llenas tras el escenario, y cuando eran aproximadamente las 8:30 pm, aparecieron en escena el líder de la banda Jon Bon Jovi, el baterista Tico Torres, el tecladista David Bryan, el guitarrista Phil X y el bajista Hugh McDonald, que comenzaron el show con la canción da nombre a su actual álbum, «This House is Not for Sale «, detrás de una pantalla con la imagen en tonos sepia de la portada del disco.

Era el comienzo del recital y una de las seis canciones del nuevo álbum, que Bon Jovi tocaría a lo largo de las casi 2 horas y media de show. Jon Bon Jovi, su líder y vocalista, sigue pareciendo un joven, inclusive bordeando los 55 años, su alegría, desplante y vitalidad son únicos. Trota para saludar a los fans detrás del escenario, saltando en punta de pies de un lado para otro, conquistando a todas esas chicas, que los años 80´s se enamoraron de su cabellera rubia, que ahora es plateada.

Dentro de esta nueva puesta en escena y sonidos de Bon Jovi, cabe destacar la sólida presencia del guitarrista Phil X (reemplazo musical digno y brillante de Richie Sambora, que decidió dejar la banda en su última gira), con su carisma y talento hizo deleitar a los espectadores, dejando a entrever que los sonidos de Bon Jovi permanecen independiente de los jugadores que estén en la cancha.

El show continuó con temas como “Knockout” y “Roller Coaster” del nuevo álbum, y el clásico “You Give Love a Bad Name” del disco “Slippery When Wet” (1986), que sonaron potentes y con una formación madura, donde a los anteriormente mencionados, se suma la gran calidad de los platillos de Tico Torres.

Sobre su nuevo álbum, Jon señaló que era importante “estar de vuelta”, y comentó que «los últimos años fueron difíciles» y que la banda estaba en una encrucijada, pero que decidieron regresar a sus orígenes, a esos donde grabaron el exitoso “Runaway» de 1982, para hacer “This House is Not For Sale”. Una producción que suena fresca, nítida y potente tanto en vivo como en el disco.

Si bien, los años no fueron los mejores, la banda regresó con todo para presentar lo mejor de su historial musical, que se paseó por nuevos temas y los clásicos «Lay Your Hands on Me”, “Blood on Blood» y la coreada “Wanted Dead Or Alive”, que en la tierra de los cowboys se sintió potente. El show finalizó con “Livin’ on a Prayer”, en un show que destaca a Bon Jovi como uno de los actos más sólidos del rock.

Su gira por Estados Unidos finalizará el próximo 18 de agosto en Nueva York, para luego presentarse en uno de los festivales más importantes de la orbe “Rock in Rio”, el próximo 22 de septiembre. Sobre más shows por Sudamérica, aún no hay nada claro, pero si van a Chile de seguro serán un éxito.

Setlist

This House Is Not for Sale
Knockout
You Give Love a Bad Name
Lost Highway
Whole Lot of Leavin’
Roller Coaster
Work for the Working Man
I’ll Sleep When I’m Dead
We Got It Goin’ On
Who Says You Can’t Go Home
It’s My Life
We Don’t Run
God Bless This Mess
Scars on This Guitar
The Devil’s in the Temple
Lay Your Hands on Me
Born to Be My Baby
Have a Nice Day
Bad Medicine
Keep the Faith

Encore:
Blood on Blood
Because We Can
Wanted Dead or Alive
Livin’ on a Prayer

X