Por Guillermo Ziem.

Para el próximo domingo 18 de noviembre está programada la primera visita de British Lion al país y en la siguiente nota desempolvamos todo lo que debemos saber de la banda, una que aunque demoró en ser reconocida, se sabe que nació grande.

Corrían los años noventa y Iron Maiden se encontraba en medio de la que quizás fue su crisis más complicada a nivel interno: Bruce Dickinson dejaba la banda para dedicarse de lleno a su carrera solista mientras la banda intentaba armarse nuevamente para lanzar The X Factor. Durante todo este proceso la mente detrás del sonido de Maiden, Steve Harris, fundador y bajista de la agrupación, tenía entre sus muchas labores la de asesorar e, incluso, ser manager de otros músicos que merecieran que el mismo creador de la doncella prestara sus valiosos oídos.

Fue en ese periodo que el guitarrista Graham Leslie junto a Richie Taylor le entregaron un demo a Harris, quien quedó maravillado con las composiciones y la propuesta musical de la dupleta que se alejaba del heavy metal y se acercaba notablemente al rock clásico británico. Pese a la oferta del bajista de producir el material de la incipiente banda el proyecto se dilató en el tiempo y la agrupación que había recurrido a Harris terminó por separarse.

Sin embargo, Steve Harris nunca cortó la comunicación con Leslie ni con Taylor y comenzaron un nuevo proyecto en el que agregaron, además, a David Hawkins como segundo guitarrista y que se alineó con ellos en la creación de nuevo material, todo sin que esta nueva actividad restara tiempo de la vida del bajista con Iron Maiden. Así pasaron muchos años, más de una década, para que por fin en 2012 se anunciara el lanzamiento de British Lion, material en el que Harris también participaba como bajista y cuya formación en vivo se completó con Simon Dawson en la batería, Richie Taylor en voz y guitarras y Graham Leslie y David Hawkins en guitarras.

La lírica de British Lion no resultó muy diferente de la que ya conocíamos de Harris, pero se matizó de otra manera, quizás más fresca y digerible, pero con la misma potencia al ejecutar que siempre le hemos conocido. Con un sonido muy diferente al que asociamos al bajista, este nuevo respiro en el rock es, sin dudas, una banda a la que uno debe poner atención, más aún, considerando que el propio Harris le dio crédito a esta apuesta que demoró casi 20 años en gestarse.

De ahí es que nace British Lion, placa homónima de esta banda que es más bien un proyecto paralelo de Steve Harris y no un trabajo solista como se ha pensado muchas veces y que es un material que contiene diez canciones con diferentes temáticas que van de lo religioso a lo político en la vida misma. De igual forma, cabe señalar que el bajista ha explicado a los medios que British Lion existirá siempre que no le quite tiempo de trabajo junto a Iron Maiden.

Por ahora solo queda contar los días que nos quedan para conocer la performance en vivo de esta nueva apuesta que ya anuncia una probable secuela en su discografía.

null

Deja un comentario