Desde enero la sala principal del Cine Arte Alameda baila al son de la dulce voz de “Gilda“, destacando el coraje de este estandarte argentino. Durante este mes se agregarán dos títulos más para agasajar al sexo femenino, el filme “Aquarius“ protagonizado por Sonia Braga y “Sonita“, documental sobre una niña rapera iraní que el año pasado fue estrenado en el Festival In-Edit Nescafé.

Gilda:

Esposa, madre y maestra jardinera de Devoto, con 30 años, Myriam Alejandra Bianchi decide cambiar el rumbo de su vida para siempre. Con su dulce voz, Gilda marcó la música tropical y se convirtió en un suceso de popularidad. Cuatro años más tarde, murió trágicamente en una ruta camino a la provincia de Entre Ríos. Su música influenció a artistas de todos los estilos y diferentes generaciones y su figura trascendió fronteras.

Aquarius:

Clara es una melómana de 65 años jubilada, viuda y madre de tres hijos que ya son mayores. Trabajaba como crítica musical, pero ahora pasa sus días rodeada de libros y discos en su apartamento en el barrio de Boa Viagem, en un edificio llamado Aquarius. Pero Clara no es una persona normal y corriente, pues posee el don de viajar en el tiempo.

Sonita:

Sonita Alizadeh no puede ocultar el acento pastún y el temor en sus ojos cuando dice en inglés: «Soy una rapera». El problema es que su familia tiene para ella un plan ya trazado: casarla a los 18 años de edad y recibir así nueve mil dólares. La joven afgana tiene sólo la audiencia confiable de otras jóvenes en un refugio de Teherán (Irán), y la guía de voluntarios que la alientan a creer en su futuro. A través de sus rimas, Sonita lucha contra quienes no sólo quieren venderla como mercancía, sino también silenciarla. Este emocionante documental obtuvo el Premio del Público y del Gran Jurado en el Festival de Cine de Sundance.

X