Cloud Nothings en Bar Loreto: reinvéntate o muere
6 de abril 2019.

Por Jaime Farfán.
Fotografías por Claudio Escalona.

El alternativo e íntimo local Bar Loreto fue el lugar perfecto para gastar una hora extra de noche, en el limbo del sábado 6 de abril. Poca gente, pero la necesaria, se reunió en las inmediaciones del recinto de Barrio Bellavista, en lo que fue la primera presentación en Chile de los norteamericanos Cloud Nothings. La banda, originaria de Cleveland, era un número largamente esperado por los seguidores nacionales, tras emerger como un nombre imperdible en la escena indie rock y post hardcore de la última década. Siendo el proyecto más exitoso del fructífero cantante, guitarrista y compositor Dylan Baldi, el grupo venia a presentar su último disco, el sorpresivo Last Building Burning.

Entre luces de neón sobre tosco ladrillo y unos cuantos espejos laterales, el variado público asistente a Loreto comparte cervezas y cocktails para precalentar lo que prometía ser un intenso show. El discreto escenario brindó una experiencia cercana, sumada a una calidad de sonido ideal, donde las bandas ganaron más que perdieron con las características del recinto. La aspereza del rock de la noche, con tintes garage y de shoegaze, adquirió cuerpo y reverberación dentro de las paredes del bar. Probablemente debido al caos del cambio de hora, el concierto comenzó algo tarde, cuando recién cerca de las 23:30 h abrieron los fuegos los chilenos de Chico Bestia.

Liderados por el guitarrista y vocalista, Sebastián Weitz, la banda originaria de Valparaíso tuvo la oportunidad de telonear a Cloud Nothings, tras ser seleccionados en una postulación abierta de Burger Records. Todo un reto para un grupo de relativamente corta trayectoria, quienes estrenaron recién durante el año pasado su primer disco, Nuestros días de invierno. Sin embargo, pasaron la prueba con creces, en una presentación donde no ahorraron en la distorsión y contundentes vocales en un continuo de contención y catarsis, cercano a la media hora.

El público conectó rápidamente con Chico Bestia, quienes tocaron en una especie de experiencia inmersiva individual, mientras llenaban el ambiente de Loreto con riffs de guitarra veloces y delicados, un shoegaze nostálgico y frío reminiscente de sus orígenes porteños. Energía y profesionalismo salpicaron el show de la joven agrupación, que incluyó en su set un par de temas inéditos, además de una selección de cortes destacados dentro de su discografía, como Donde está la lluvia y Tras nosotros. Terminando con el dramático y rápido jam de El último recuerdo de este invierno, los chilenos se despiden con satisfacción, dejándonos sacudidos y atentos a sus siguientes pasos.

null
null

La verdadera explosión vino pasada la medianoche, cuando el plato de fondo aparece tras el telón. Sin mayor introducción el vocalista Dylan Baldi, acompañado por su banda habitual, el baterista Jayson Gerycz, el guitarrista Chris Brown y el bajista TJ Duke, abrieron los fuegos con “On a Edge”, tema con el que inicia el último disco, Last Building Burning. Lanzado el año pasado, la placa encuentra a Cloud Nothings más ruidosos, veloces y furiosos, pero cuando realmente demuestra su fuerza es en la presentación en vivo. Como una bomba de sonido cayó sobre el escenario de Loreto, ya que Baldi y compañía se dispusieron ejecutar la grabación de principio a fin.

null
null

Aunque el público había sido pequeño en un primer momento, cuando llega el turno de Cloud Nothings aumentó considerablemente. Arriba de las mesas, sillones o en medio del intenso mosh pit, cualquier ubicación era ideal para recibir la inyección de adrenalina con “Leave Him Now”, donde los energéticos asistentes coreaban las rápidas letras a viva voz. Alto, delgado y un tanto desaliñado, la figura de Dylan Baldi es el centro de atención, saltando y cantando con pasión los versos que el mismo escribe. Detrás de unos lentes su imagen constituye la antítesis de la agresividad que transmite, lo que no le impide desplegar una voz potente y versátil, capaz de pegajosos coros y ásperos guturales. Con cortas y precisas intervenciones al frontman no le costó conectar con los presentes, transmitiendo una corriente de energía que nunca amainó mientras pasaban por “The Echo of the World” y “So Right So Clean”.

null
null

Con un segundo set compuesto por una retrospectiva del resto de la discografía, Cloud Nothings mantuvo un show feroz interpretando ya clásicos como “Modern Act”, “Psychic Trauma” y “Stay Useless”. Desde sus humildes inicios en Myspace, los norteamericanos otra vez desafían los límites, emergiendo más sólidos y afilados, proyectando la reinvención como un acto de supervivencia. Con las populares “I’m not part of me” y “Wasted Days” se cierra una jornada de poderosas instrumentaciones, sobrecogedoras interpretaciones y catarsis, donde Baldi y su banda demostraron cuanta pasión son capaces de desatar, produciendo un huracán acústico en el recinto de Loreto.

Setlist:
On an Edge
Leave Him Now
In Shame
Offer an End
The Echo Of The World
Dissolution
So Right So Clean
Another Way of Life
Modern Act
Now Hear In
Enter Entirely
Psychic Trauma
Stay Useless
I’m Not Part of Me
Encore:
Wasted Days

Una Respuesta

Deja un comentario