Por Paulo Domic

El pasado 11 de Junio se lanzó el álbum debut de Go Ahead And Die, banda liderada por Max Cavalera (Ex Sepultura y líder de Soulfly) junto a su hijo Igor Amadeus. Con el baterista Zach Coleman, conforman un trío que trae al brasileño de regreso a sus raíces metaleras y punk, a través de un sonido clásico y letras directas con mucha carga social.

Max Cavalera fue uno de los precursores del metal en Sudamérica y durante la década de los noventa, a través de Sepultura fue un embajador indiscutido de la música extrema de este lado del mundo. En esa época se mudó a los Estados y ahí nacieron sus cinco hijos. Igor Amadeus es el mayor y actualmente tiene 26 años. Desde pequeño se vio influenciado por el ambiente musical que rodeaba a su familia y en su adolescencia formó sus primeras bandas. Hoy, y aprovechando de buena forma el tiempo muerto que la pandemia ha impuesto a los músicos, finalmente logró unir fuerzas con su padre y presentar sus credenciales como un exponente muy calificado en la guitarra, el bajo y las voces metaleras.

Tuvimos la oportunidad de conversar con él y conocer un poco más de la intimidad de su círculo familiar, el desafío grande de hacer música con el apellido Cavalera a cuestas, y la motivación detrás de Go Ahead And Die, banda que además es portadora de mensajes relevantes para el mundo en el que vivimos.

¿Desde dónde nos hablas y cómo estás?

Estoy aquí en Florida, muy bien. Estoy sano y saludable, ¿qué más puedo pedir?

¿Cómo has vivido esta temporada pandémica?

Ha sido loco, ha sido un par de años muy difíciles. Para los músicos ha sido muy duro. Personalmente no puedo esperar a que todo vuelva a la normalidad y poder tocar en vivo nuevamente. He usado la música como una forma de mantenerme ocupado trabajando en algo. He hecho lo posible por mantener la cabeza fría y no volverme loco en este mundo. Tienes que cuidar la salud mental.

Tu padre es brasileño. ¿Tienes alguna conexión con Brasil? ¿Has ido alguna vez?

Sí, he ido en dos oportunidades. Fui a Belo Horizonte, lugar de nacimiento de mi padre. Fue asombroso ver dónde creció, ver las calles por las que caminó cuando niño. Desafortunadamente nunca aprendí portugués, él estaba demasiado tiempo en gira cuando yo era niño como para que me enseñara, pero he intentado aprender algo de la cultura, de la comida, de las bebidas, algunas expresiones y cosas así. Creo que es una hermosa cultura y estoy feliz con lo que me ha traspasado mi papá.

¿Cuándo comenzaste a tocar música?

Cuando tenía 10 comencé a tocar guitarra. Me enamoré de ella desde la primera vez que la tomé. Intenté aprender a tocar todos los instrumentos que pude, tomé también el bajo y la batería. Ya a los 15 años comencé mi primera banda.

Sabemos que tu casa está llena de músicos, tu hermano Zyon Cavalera es de hecho el baterista actual de Soulfly. ¿Cómo fue crecer en la casa de los Cavalera?

Fue genial. Tuvimos la influencia de la música dentro de nuestras vidas. Nuestros padres nos llevaban de gira con ellos lo más que podían. Así que definitivamente la música fue siempre parte de nuestras vidas. Pero al mismo tiempo éramos una familia normal. Íbamos a acampar, mi papá me recogía del colegio, íbamos de excursión, a las tiendas de discos, ya sabes… lo normal. Yo creo que mucha gente se olvida que independiente al éxito que mi padre ha alcanzado, él es una persona normal. Siempre ha estado ahí para hacer todo lo que puede por nosotros, lo mismo nuestra madre. Ella es una gran mamá, también una gran manager. Ella maneja todas nuestras locas bandas, así que está involucrada en la música también. Ella nos ha enseñado sobre la parte relacionada con el negocio, es increíblemente inteligente y exitosa en su propio mérito también.

¿Qué recuerdas del tiempo en que tu papá rompió con Sepultura y luego formó Soulfly? ¿Escuchas Sepultura?

Tenía un año cuando se separó de Sepultura y tres cuando formó Soulfly, era un bebé así que no recuerdo nada de eso. Y realmente no escucho Sepultura, no tengo una razón para eso. Bien por ellos de que sigan haciendo música, pero no es personalmente de mi gusto. Si hay un disco de ellos que me gusta, podría ser “Arise”. Pero realmente no los sigo, eso es parte del pasado.

Junto a tu hermano Zyon también formaron la banda Lody Kong, más orientada al Sludge Metal. ¿En qué está ese grupo?

Lody Kong no está activa. Desde el 2018 nos detuvimos, ya que se volvió difícil mantenerla con mi hermano de gira con Soulfly. Fuera de Lody Kong, comencé a trabajar en otro proyecto de estilo Sludge y Stoner. Se llama Healing Magic. Somos dos miembros, yo y un baterista, haciendo música muy pesada y algo retro, pero muy distinta a Go Ahead And Die. Y es lo que realmente quería hacer, expresar música y opiniones en más de una forma. Entonces, con estas dos bandas activas, realmente no se si seremos realmente capaces de, en el corto plazo, continuar con Lody Kong.

¿Ha sido difícil para ustedes sostener la etiqueta del “hijo de” en la escena del metal?

Creo que mucha gente tiene expectativas que son un poquito ridículas para nosotros. Quieren que sonemos a “Beneath the Remains”, que sonemos como nuestro padre a nuestra edad. Y no podría estar más en desacuerdo, siempre he intentado componer lo más lejanamente posible a eso. Lody Kong, de hecho, fue intencionalmente diferente y para serte honesto, la gente nos odió. No les gustó para nada. Nos hicieron muchas reseñas de mierda, pero eso nunca nos detuvo porque no nos importaba. Si tienes altas expectativas sobre nosotros en cuanto a nuestro apellido, te decepcionarás. Yo no soy mi padre y no tengo ni el mismo estilo ni la identidad musical que él tiene. Puede ser difícil, a la gente le encanta juzgar, pero trato de que no me afecte.

¿Cómo nació Go Ahead And Die?

Quisimos hacer algo en ese estilo de metal más veloz y extremo. Y la idea de hacerlo con mi padre vino desde la diversión. Quisimos hacer música juntos, crear algo juntos, pasar tiempo juntos. No hay otra forma de explicarlo. Ambos quisimos regresar a nuestras influencias, como Hellhammer, Discharge y cosas así. Para nosotros se trataba de tener momentos entre padre e hijo, una experiencia para estrechar vínculos.

Y sobre las letras, ¿hay una intencionalidad política en ellas? ¿Quieren esparcir algún mensaje?

Más que política, se trata de Derechos Humanos. Podríamos decir que queremos difundir un mensaje de igualdad y justicia. Queremos que todos en esta Tierra podamos existir juntos, sin prejuicios ni nada de eso. Hay gente que puede pensar que es agresivo o negativo, peor no, es un mensaje sobre incluir a la gente, sobre aceptar a la gente independiente al color de su piel o de dónde vienen. Sobre terminar con el racismo sistemático. Y eso también proviene de nuestras influencias, ya que hemos tomado mucha influencia de bandas Punk, de Napalm Death, de Terrorizer, que ya estaban hablando de estos temas hace tres décadas. Es claro que estos son problemas globales y atemporales, que no se han terminado. Y por eso quisimos hablar de esto que nos molesta, así de simple. Para nosotros, la manera más sana de hacerlo, fue a través de la música. La mejor forma de liberar frustración y rabia contra la injusticia. Y vamos a continuar haciéndolo.

¿Están buscando conquistar nuevos mercados metaleros con este nuevo concepto?

Sí, podríamos decir que sí. Pero para nosotros es ir hacia una nueva forma de expresión, hacia una nueva forma de creación. Porque desde la composición musical a las letras, todo ha sido trabajado en forma distinta a como lo habíamos hecho antes. La intención es hacer algo más extremo. Soulfly está más orientado al Groove y al Nu Metal, con líricas más espirituales. Mi banda, Healing Magic, está más orientada al Doom y a la fantasía. Así que hacer algo como Go Ahead And Die, sobre el mundo real y los eventos sociales contemporáneos, fue intencional. Queríamos mezclar el punk y el metal, porque deseábamos que fuera distinto a nuestras otras bandas.

Cuando sea el momento, ¿necesitarán un bajista?

Si, en estudio yo grabé el bajo, pero cuando toquemos en vivo, yo y mi padre tocaremos guitarra y cantaremos así que definitivamente vamos a requerir un bajista para los conciertos. Aún no hemos escogido a un miembro permanente.

¿Es difícil balancear la vida familiar y los negocios? Están juntos a diario y a veces pueden aparecer algunos conflictos.

Tratamos de ser pacientes los unos y los otros. Nuestros padres siempre nos han enseñado eso. A escuchar las opiniones del otro, escoger las mejores opciones. Y cuando se trata de música, intentamos que sea de la misma forma. Habrá desacuerdos, habrá momentos en que no todos verán las cosas de la misma forma. Pero intento tomar las cosas con calma, que no escalen demasiado. Con la familia se puede tornar personal, por eso siempre intentamos que las cosas terminen bien lo antes posible.

¿Has estado en Chile alguna vez?

Sí, estuve dos veces en Santiago, cuando pasé por Brasil, Argentina y Colombia también. Es una ciudad muy bonita. ¡Tomé mucho pisco también!

Puedes escuchar el disco debut de Go Ahead And Die en el siguiente enlace:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.