Hijo de salvadoreños que inmigraron a Estados Unidos, Javier Reyes es un guitarrista norteamericano que es parte fundamental de Animals as Leaders, ecléctica banda de metal progresivo originada en Washington DC y que son muy respetados en la escena de la música de vanguardia de todo el mundo.

El trío instrumental está próximo a visitarnos por segunda vez luego de 5 años de ausencia, lo que tiene muy emocionados a sus numerosos fanáticos chilenos. La fecha será el 9 de diciembre en el Teatro La Cúpula y para preparar su llegado, hemos conversado en exclusiva con Javier para saber cómo se sienten con este regreso y también para conocerlo un poco más, su historia como músico de raíz latina y cómo están viviendo el éxito de su aclamado último trabajo discográfico.

¿Cómo sientes que ha sido recibido Parrhesia, vuestro último disco?

La gente lo ha recibido bastante bien, según lo que hemos visto en las redes sociales y en nuestras presentaciones. Sentimos que les gustan las canciones y la evolución de la banda, pero conservando aún sonidos del primer disco.

¿Por qué decidieron ponerle ese nombre? Parrhesia es una palabra griega que significa “hablar libremente”.

Animals as Leaders siempre ha tratado de tener su propio sonido. No nos sentimos una banda totalmente encasillada en el prog y el djent. A veces eso es un riesgo, ya que no todos lo entienden. Pero para nosotros la banda habla su propio idioma y no queremos que eso deje de ser así. Y eso es también lo que queremos que sea nuestro sello como grupo, lo que nos caracterice. Queremos ser libres de hablar musicalmente, hacer lo que nosotros queremos hacer.

Pasaron 6 años desde The Madness of Many hasta este ultimo trabajo. Antes no se tomaban tanto tiempo entre discos. ¿Por qué se tomaron más tiempo en esta oportunidad?

Queríamos darnos tiempo para cambiar personalmente. Cuando haces un disco cada dos años, hay cierta semejanza entre los discos, porque no pasa el tiempo necesario para nosotros mismos ir evolucionando como músicos. Si hoy comenzáramos a componer el próximo disco, probablemente sonaría muy similar a Parrhesia. Así que nos dimos un plazo para encontrar nuevas influencias e inspiraciones para componer.

¿Qué te motivó a tomar la guitarra?

¡No necesariamente tuve la opción! Mi papá me puso a tocarla a los 6 años, la guitarra clásica. Y en ese momento no me gustaba y se me hacía difícil. Luego, como a los 9, ya estaba tocando cosas bien complicadas y ahí si me gustó. Lo sentía como algo muy mío. Algo que me diferenciaba, que ni mis hermanos ni mis padres podían hacer. Así que mientras mis hermanos se dedicaban al Nintendo, yo me ponía a practicar.

¿Y por qué tu papá tenía ese plan para ti?

¡No lo sé! Siempre me ha dicho que tenía ese sueño de tener un hijo músico. Y lo cumplió.

¿Y cómo pasaste de la guitarra clásica a la eléctrica y al metal?

Partí escuchándolo desde muy niño, tal vez desde los 7 años. A mi hermano mayor le gustaba y ya sabes, los chicos siempre quieren hacer lo que hacen los más grandes. Él me mostraba bandas y eso me gustaba mucho. Poco a poco empecé a escuchar mucho a Boston, Metallica, Faith No More y me ponía a sacarlas en la guitarra a oído.

¿Cómo conociste a Tosin Abasi?

Ambos estuvimos en una banda cuando éramos adolescentes. Yo tenía 19 y el 17. Desde ahí que somos muy amigos. Esa banda se separó, Tosin siguió haciendo su música, yo me mudé a Nueva York para estudiar y luego de 4 años, cuando regresé a Washington, nos vimos y me comentó la idea que tenía para Animals as Leaders. Me interesó mucho y decidí unírmele. Al inicio sólo éramos los dos. El resto, es historia. Nos mantenemos juntos en este camino.

¿Están emocionados de regresar a Latinoamérica?

Estamos encantados. Las audiencias allá son increíbles, la última vez que fuimos todo estuvo muy intenso. Se sentía la emoción de la gente. Es una lástima no poder estar allá más seguido, porque nos encanta.

¿Qué podremos ver en esta nueva visita de Animals as Leaders?

Estará muy basado en el disco nuevo y también visitaremos de las más antiguas.

El 2018 sacaste Eikasia, segundo disco con tu proyecto Mestís. ¿Estás trabajando en nuevo material?

Sí, tengo bastante material, pero aún no tengo una dirección fija. Siempre ha sido un proyecto personal, con ideas que tal vez no funcionarían en Animals as Leaders. Ahí hago exploración de la creatividad. Por ahora no tengo algo muy concreto, pero sí hay composiciones y bueno, espero en algún momento que salgan a la luz.

¿Qué te motivó a formar Mestís y qué función cumple esta banda en tu carrera artística?

Tratar de explorar quién soy yo. Yo crecí en Washington DC, soy primera generación de salvadoreño americano de mi familia. Crecí escuchando hip hop, R&B, metal, rock. Mi familia escuchaba sólo música latina. Mi primer maestro de guitarra era argentino y estudié mucho tango, milongas, música brasilera. Lo que yo sé, es una mezcla muy grande. Y eso me acomoda mucho. No me considero un músico de música latina, dudo que podría tocar bien en una banda de cumbias. Pero Mestís me sirve para tratar de escribir todo eso que yo sé y lo que soy. Cada disco es distinto y trato de meterle todos esos sonidos que yo conozco.

¿Tienes pensado venir a tocar a Latinoamérica con Mestís?

Me encantaría, pero no he tenido la oportunidad. Es bien caro ir allá de gira. Aún tal vez no es el momento. Quizás algún día.

X