Por Carla Miranda.

Desde el 1° de Abril y hasta el 14 de Mayo con funciones los viernes y sábado a las 20:30 hrs. se presenta en el Teatro Cinema de Bellavista, “Demonios” del dramaturgo sueco Lars Norén, dirigida por Marcos Guzmán. Con las actuaciones protagónicas de Néstor Cantillana como Frank, Francisca Márquez como Catalina, Guilherme Sepúlveda como Tomás y María Gracia Omegna como Gina.

Todo comienza como una velada normal en el departamento de Catalina y Frank, una pareja de clase media-alta, con la visita del matrimonio vecino, en el marco del dolor de Frank por la muerte de su madre. A quien tiene en un ánfora que se mantiene en escena durante toda la obra como un personaje mudo.

Ese es el escenario en el que nos sitúa “Demonios”. La obra de Lars Norén nos lleva como espectadores en una montaña rusa de emociones desde la risa, reconociendo aspectos cotidianos de nuestras propias relaciones, hasta encoger el corazón, casi clamando por piedad para las víctimas aparentes de violencia intrafamilar. Víctimas que a su vez son victimarias. Presas de los clichés, de la rutina, la mediocridad y de toda la indolencia de una sociedad que nos empuja al exitismo, al individualismo y la indolencia impermeable hacia el ser humano más cercano, la pareja, el ser “amado”.

El alcohol es el 5º actor, que entre humo de cigarrillos, sarcasmo y humor negro, humillaciones y sexo, cataliza un gran cúmulo de emociones y frustraciones de las dos parejas protagonistas. Lo cotidiano y ordinario del diario vivir de un matrimonio perfectamente funcional con hijos pequeños, se mezcla con la pobredumbre y desprecio mutuo de la otra, que es más honesta con el espectador e hipócrita consigo misma.

Según avanza la velada, los 4 personajes van revelando sus emociones, deseos, fantasías y frustraciones más profundas, como el anhelo de contacto humano o dejar la rutina, y que a pesar de ello, no pueden abandonar la tortuosa dependencia de sus parejas, como si de una droga se tratase.

El uso de elementos audiovisuales, a diferencia de otras adaptaciones de Demonios, contribuye a generar en la mente del espectador los espacios físicos ausentes, con una puesta en escena simple, pero llamativa.

De comienzo a fin la trama envuelve y te sostiene por el cuello, a medio asfixiar hasta el final. Definitivamente recomendable.

Teatro Cinema: Ernesto Pinto Lagarrigue 179, Barrio Bellavista, Recoleta, Santiago, Chile.
Para reservas: +562 27350861 – [email protected]


 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.