Dios Salve a la Reina en Movistar Arena: Atributo para un tributo
1 de Diciembre 2019.

Por Jorge Fernández.
Fotografías por Agustín León

Sobre el escenario, luces irisadas resplandecían en cada canción con la misma potencia con que lo hacía la voz ficticia de Freddie Mercury en el cuerpo de Pablo Padín. Colores sobre los instrumentos en contraste con un blanco y negro elegante, apoderándose de las dos pantallas gigantes apostadas a los costados del escenario. Es Dios Salve a la Reina la banda que genera este contexto idílico, una de las agrupaciones tributo más importantes del orbe.

Y es que incluso antes del increíble éxito que provocó la Biopic de Freddie Mercury, Bohemian Rhapsody, la banda originaria de Argentina ya tenía ganado al público fanático de la mítica agrupación británica. Un espectáculo de alta calidad que, sin duda, ha conquistado nuevos terrenos con la ayuda gratuita cinematográfica.

La presentación comenzó y el aire espeso que sacudía algunas personalidades inquietas se disipó inmediatamente con la entrada triunfal de los músicos por medio de un “We Will Rock You” versión rápida y de ahí en más el ascenso fue sin escalas. Pormenorizar en éxitos sería hilar demasiado fino, sin embargo, cabe destacar la batería de éxitos continuado que, a lo largo de varios pasajes se dio, el primero de ellos con el tridente ofensivo de “Another One Bites the Dust”, “Somebody To Love”, con la primera intervención en piano de la jornada, y la contagiosa “Fat Bottomed Girls”.

No faltó, obviamente, el momento más íntimo donde los celulares tienen su intervención menos narcisista al ser utilizados como luces que iluminan el lugar. Este dibujo improvisado estuvo mediado por las canciones “Is This the World We Created…” y la tremendamente elogiada “Love of My Life” dedicada de manera íntegra para los fanáticos nacionales.

Uno de los momentos más altos de la jornada, cabe destacar eso sí, fue cuando la banda, desde el vestuario hasta las posturas estratégicas en el escenario, disfrazó el concierto a partir del archiconocido Live Aid de 1985, interpretando todas las canciones de aquella legendaria vez, partiendo con “Bohemian Rhapsody” y atravesando los minutos con aquellos temas denominados “de estadio” en que las manos se alzan para generar un todo apoteósico. “Radio Ga Ga” y “We Will Rock You” son los ejemplos adecuados para graficar el momento.

Y el encore no puede ser mejor pues la última entrada al escenario estuvo a cargo del tremendo éxito “I Want to Break Free” seguido de “The Show Must Go On” y “Don´t Stop Me Now” para concluir la impecable presentación y dejar a todos los fanáticos en un éxtasis total. Aplausos cerrados para la agrupación y un show de categoría mundial.

Es difícil hablar de bandas tributo de vez en vez pues su éxito está mediado por el que tuvieron otros alguna vez, porque las personalidades dibujadas en el escenario son una creación estilística para brinda un espectáculo, sin embargo, Dios Salve a la Reina es un caso totalmente especial, pues logran una interacción con el público única que va disolviendo los problemas más pragmáticos de aquellos fanáticos exigentes. No puede no irles bien en todo caso si su puesta en escena manifiesta todo el espíritu de la inigualable banda Queen.

Setlist:
We Will Rock You
Now I´m Here
Another One Bites the Dust
Somebody to Love
Fat Bottomed Girls
Killer Queen
Keep Yourself Alive
Under Pressure
Is This the World We Created…?
Love of My Life
I Want It All
Bohemian Rhapsody
Hammer to Fall
Radio Ga Ga
Crazy Little Thing Called Love
We Will Rock You
We Are the Champions

Encore:
I Want to Break Free
The Show Must Go On
Don´t Stop Me Now

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario