Festival Huracán 2da Edición: Lo nuestro sonando fuerte
Espacio San Diego, sábado 7 de mayo 2016.

Por Omar Saldias.

Al llegar a la segunda edición del Festival Huracán que ayer se llevó a cabo en San Diego 1455 cabe mencionar que el espacio nos sorprendió por su buena acústica, un lugar que se dispuso con espacios separados para que todos los expositores en un gran patio al aire libre y con el escenario principal ubicado justo frente al acceso, al ver desde el segundo piso el patio se podía observar la gran diversidad de arte que se vendió en la feria, desde productos de Algo Records, hasta cactus, pasando por diseños de estampados en tela, pinturas, poleras, etc. Era imposible no llevarse un recuerdito, además de la amabilidad que entregaron a los primeros en llegar a la feria, con diseños del ilustrador y cantautor Antolín.

El espacio dedicado para los shows empezó a moverse a eso de las cuatro, con entusiastas que llegaron temprano a ver a Siempre llueve al atardecer que nos habían entregado en sus dos primeras grabaciones guitarras que sonaban claras y concisas, con buena composición y ejecución. ayer lo cierto es que no sonaron tan bien al comienzo, tal vez por un tema de amplificación, pero ya avanzando el show se pudo disfrutar de su música, con sus guitarras y su noise tormentoso.

A continuación fue el show de Paracaidistas, banda que no habíamos tenido el placer de escuchar. Nuestra apreciación es de una banda que ejecutó correctamente su música pero que tuvo problemas para que sus instrumentos sonaran bien, pero por sobre eso su propuesta más vocal con pausas entretenidas, además de un sonido con carácter y fuerza que se vio en las guitarras furiosas que dejaron todo en el escenario. Fue realmente grato escucharlos, se agradecería mucho que la voz no se perdiera en la mezcla. Paracaidistas dejó a todos prendidos y empezó a encender la tarde donde el público ya llegaba en masa. Columpio al suelo nos dejó con las mechas paradas, toda una experiencia, la sapiencia para construir con ruido, sus sonidos eran adictivos, una explosión de rock y distorsión de la buena.

De aquí en adelante el show fue una tormenta, Medio hermano nos dejó pidiendo un festival. El talento de estos individuos es sublime, se mandaron un en vivo que los presentes no olvidarán, una demostración de talento y magia. Sus guitarras evocaron y sorprendieron.

El Cómodo Silencio de los que hablan poco, mostraron una sutileza tremenda, marcaban sus pausas, puntos aparte, escriben con sy música. Sus progresivas e hipnóticas composiciones nos electrificaron, sus canciones ya son himnos, su fanaticada está creciendo así como su hermosa musica. Niños del cerro suenan bien donde se planten, es una banda espontánea, orgánica y por sobre todo con alma, sinceridad y talento. Sus letras son el reflejo de la calle, suenan increible en vivo. Los cabros de la florida cantan con el público, cantan a través de ellos, son lo que quieres en un show en vivo. Con uno de los mejores discos chilenos lanzados últimamente es una banda que volará alto. Ayer su particular esencia sonora lleno de magia y alegría al público.

Luego vino el turno de Tobogán Andaluz. La banda de Facu Tobogán fue la encargada de cerrar la extensa jornada, los esperados trasandinos siempre se mostraron atentos a su amplificación, el ánimo estaba por las nubes y Facu dejó en claro su amor por Chile y lo excepcional del evento. Su preocupación por el audio se vio reflejado en lo bien que sonaron, pregunta que muchos teníamos. La respuesta fue simple, suenan genial, así como sus metáforas plantadas en sus letras, así como sus callejeras canciones y su cambiantes composiciones.

El festival en general es un reflejo de lo que a nuestra opinión se esta dando en la escena musical chilena. Bandas que con un esfuerzo tremendo han logrado tener voz, agrupaciones que están bajo el circuito pero que tienen fans que sienten y además cantan sus canciones, en las cuales se identifican. Una voz que se está haciendo escuchar cada vez más y está sonando más fuerte.

Galería Fotográfica:


 

X