Por Jorge Fernández.

Hay veces en que las esferas cósmicas de poder unen los astros y hacen que las estrellas aparezcan más temprano que tarde en el firmamento musical. Cuando esto sucede, es muy difícil sobrellevar el control de tus actos y los momentos álgidos que se alternan, patrocinan un futuro sin mayores presagios.

Lo de James Blake en la música es un salto gigantesco a estas trabas impositivas que conlleva el éxito. Porque el británico de 31 años ya carga con una importante vitrina de grandes canciones que no han menguado conforme avanza el tiempo. Muy por el contrario, su música ha ido en constante ascenso desde que apareciera hace casi una década atrás su disco homónimo, trampolín inmediato para su loada carrera.

Este año Blake forma parte del cartel Lollapalooza Chile 2020 y viene con una personalidad extrovertida a borbotones, con mucha electrónica amalgamada con rasgos claros de un soul que hace de sus canciones únicas, y con toda la elocuencia que genera la rítmica costumbre de improvisar como a él tanto le gusta.

2011 y James Blake. Año, nombre del artista y de su disco debut. Éxito inmediato y elevación al éxito con canciones como “Limit To Your Love”, “The Wilhelm Scream” y “A Case of You” entre otros.

Los segundos discos suelen causar una sensación de angustia cuando el primero tiende a llevarse grandes créditos. O la cosa sale mal o se llega a lo insospechado y en el caso del joven artista británico la balanza claramente se inclinó para lo segundo, pues Overgrown lo elevó más aun de donde ya estaba, principalmente con la obtención en 2013 del Mercury Prize, distinción importantísima del Reino Unido para premiar el talento musical. El disco incluso superó a competidores de la talla de Artic Monkeys y David Bowie. De este potente acierto cabe destacar canciones como “Life Round Here”, “Retrograde” o la homónima “Overgrown”.

Para el 2016 James Blake ya contaba con la venia de grandes artistas de talla mundial. Tanto así que, para su tercer disco, contó con colaboraciones de Justin Vernon y Frank Ocean (Se especuló en algún momento la participación de Kanye West, sin embargo, esto no fue así finalmente). En paralelo, el joven artista contribuyó con pistas para el disco Limonade de Beyoncé. Viento en popa con su carrera, esta placa, de nombre The Colour in Anything cuenta con canciones como “My Willing Heart” y “I Need a Forest Fire”.

Y lo más fresco y nuevo, con un artista atravesando recientemente las tres décadas de vida, se llama Assume Form, disco que cumplió el pasado 18 de enero, un año desde su lanzamiento. Las colaboraciones en este disco continúan con nombres muy contemporáneos y vigentes como los exitosos y variopintos artistas Travis Scott y Rosalía. De esta cuarta entrega precisamente, destacan sencillos como “Don´t Miss It”, “Mile High” y “Barefoot in the Park”.

Falta poco para la llegada a nuestro país de artistas de renombre mundial en el marco de lo que será Lollapalooza 2020 y la celebración de su década en Chile. James Blake es una de estas cartas prometedoras y la espera se alarga más cuando los resultados se avizoran tan buenos. Lo que es seguro es que la ansiedad se extinguirá con un espectáculo sin sobresaltos pues el talento del músico británico es indiscutible y progresivo.

Deja un comentario