Los Pericos en Sun Monticello: Como resuena el reggae en nuestras mentes
1 de julio 2017.

Por Gabriela León.
Fotografías por Cristián León.

No todos los días se cumplen 30 años de carrera, y la celebración de tan magno evento debe ser festejado con todo. Los Pericos, banda argentina embajadora del reggae, comenzaron con esta historia en 1986, donde un grupo de amigos en torno al ska y al reggae querían entregar un poco de su música al pueblo argentino, que estaba tan inmerso en el rock de esa época.

Con más de dos mil presentaciones en vivo, discos de triple platino y premios, Los Pericos, se posicionaron como una banda líder del reggae en Latinoamérica, siendo considerados como embajadores de su estilo por Jamaica. Pero no todo fue felicidad, en el año 2004 Bahiano, deja la banda y los obliga a reorganizarse, oportunidad donde el guitarrista Juanchi Baleirón toma el mando para lo que sería una nueva era de Los Pericos.

Han pasado más de 12 años de ese día, y siguen sonando fuerte y siendo parte importantísima de la música de este lado del planeta. Por lo que no debe sorprender la acogida que hubo ayer en el Sun Monticello, en la celebración de sus 30 años junto al pueblo de nuestro país, que los mismos Pericos consideran como “el segundo público más importante de su carrera”.

En el salón de eventos, albergado en el segundo piso del casino ubicado en San Francisco de Mostazal, Los Pericos luego de estar alejados por tres años de nuestros escenarios encendían la fiesta por casi dos horas de puro éxitos y un par de canciones nuevas, que buscaban prender hasta la última fila del salón. La fiesta comenzó con el hit “Runaway” de uno de los discos más importantes de su trayectoria, Pampas Reggae (1994). Me parece que está demás decir que la fiesta se prendió en un instante, las filas del salón dejaron de respetarse y todos se acercaron lo que más pudieron al escenario para cantar esta gran canción.

Desde mi perspectiva, es música con la que me crié, se escuchaba en la radio constantemente, mi familia también hizo su parte en los viajes a la playa con los cassette de Los Pericos, así que volver a reencontrarme con estas canciones era emocionante.

Luego de este exitazo, comenzó a sonar los acordes de “Complicado y aturdido”, seguido por “Nada que perder”, que ya daba la pauta de cómo sería esa noche, llena de éxitos y emociones.

Es difícil salirse de la imagen y el sonido de Bahiano en estas canciones, pero no imposible. La gente de Los Pericos, ayer demostró, como lo vienen haciendo hace más de 12 años, que su música sigue sonando sin importar quién sea su frontman. Son una marca importante, sus éxitos, sus hits, su música en sí, está tan inmersa en nuestras mentes que podemos seguir bailándolas y cantándolas. Las canciones que siguieron lo reafirmaron, “Mucha Experiencia”, “Jamaica Blood”, o la mítica “Me late”, fueron cantadas con emoción ayer en el Sun Monticello y sólo nos preocupamos de bailar y no pensar de más. El reggae pone de su parte. Sin duda, es música que te transporta, te baja, te sube, te transporta, y te hace sentir que no importa nada más que estar ahí escuchando.

Los Pericos traen un show divertido de mirar también, el juego de luces que los acompaña durante todo el show, junto con las imágenes de apoyo, lo hacen ser un show completo, que ayer, la gente que no quiso levantarse de su asiento, pudo disfrutar de un espectáculo entretenido, con Juanchi disfrutando de su público, corriendo por el escenario y cantando con su gente.

Un show que comenzaba a cerrarse con el “Ritual de la banana” y “No me pares”, canciones que, sin duda, dejaron a todo su público en buena sintonía, felices de recordar esos momentos de hace más de veinte años atrás y que camino a casa no dejábamos de cantar “I am waiting for your love”.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario