Por Felipe Tapia.

Resulta inusual que la banda New Order haya sido producto de la disolución de un grupo como Joy Division, que resulta casi ser la antítesis, por su melodía depresiva y melancólica. Luego del suicidio de Ian Curtis, los miembros restantes formaron una banda con un tono bastante distinto, bailable, melódico y pop. Justo en 1980, anunciándose como el nuevo orden luego del fin de Joy Division la banda vio la luz.

Al principio combinaban el pop con melodías quizás algo melancólicas como “Blue Monday”, pero luego su sello se fue decantando cada vez más a algo menos lúgubre, y más cercano a una época más optimista.

Con Bernard Summer en los sintetizadores, guitarra y voz, Stephen Morris en batería y teclados, Gillian Gilbert en Guitarra y teclados, y Peter Hook en el bajo, la banda pavimentó el terreno para otros exponentes del synth pop, pero recuperando parte de su pasado punk rock. Luego abrazaron melodías más pegajosas como el single “Thieves Like Us”, y unos años más tarde el éxito “Bizarre Love Triangle”, que definió la identidad definitiva de la banda.

Otros temas como “True Faith” a fines de la década de los 80 se convirtieron en éxitos del pop. El estilo se mantuvo durante casi toda la década de los 90, e incluso cuando lanzaron su séptimo álbum “Geat Ready”, se mantenía el estilo en temas como “60 miles an hour”. La banda desde aquel entonces ha sufrido algunos cambios, como la salida del bajista Peter Hook en el 2007, un poquito antes de su primera visita a Chile, que fue el 2011.

Nos visitaron el 2011 y el 2014, y en esta tercera ocasión, la visita será por partida doble: El domingo 4 de diciembre la banda se dará cita en el Caupolicán para tocar sus éxitos de siempre y mostrar su trabajo del disco reciente Music Complete, y tres días después, el miércoles 7 Peter Hook & The Light, ahora retirado de la banda, dará un espectáculo memorable tocando temas de Joy Division y New Order en el mismo Caupolicán.

X