Tortoise en Chile: una experimentación elegante
Teatro Nescafé de las artes, 29 de noviembre 2016.

Por Felipe Tapia.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

La última vez que Tortoise nos visitó fue el año 2011, en el Teatro Nescafé de las Artes. Este 29 de noviembre la banda de Chicago nos volvió a entregar un magnífico concierto, en el mismo lugar.

El recital partió con los teloneros nacionales La Ciencia Simple, quienes, acorde al tono del evento, nos brindaron más de media hora de rock instrumental sin letras, justo como la banda a la que preceden. Dentro de un rato el plato fuerte de la noche salió al escenario: John McEntire, Doug McCombs, John Herndon, Dan Bitney y Jeff Parker hicieron presencia nuevamente, mostrando ese rock experimental tan difícil de clasificar por las etiquetas contemporáneas.

Entre baterías y percusiones, marimbas, vibráfono, teclados y guitarras, Tortoise desplegó una serie de éxitos clásicos que inició con «The Catastrophist». El show duró alrededor de hora y media, bastante para los estándares comunes de los recitales que se suelen celebrar en ese recinto.

Resulta interesante venir a ver a bandas como esta que se han ganado un público fiel y constante, pese a que quizá no es tan masivo como podría pasar con otras bandas más populares. Sin ánimo de parecer snob es evidente que no todos enganchan con temas totalmente instrumentales y que suelen durar bastante más que la media normal. Pero los asistentes sin duda se deleitaron con esa hora y media de concierto.

Algunas bandas son para saltar, vacilar, volverse loco y sacar al adolescente que llevas dentro. Otras son más de sentarse, contemplar y disfrutar. Tortoise pertenece al segundo grupo, y cuando captas ese gusto adquirido, es un placer enorme el sentarse a escuchar simplemente y disfrutar de la experiencia.

Temas como «Prepare your Coffin», «Hot Coffee», «The Suspension Bridge at Iguazú Falls», «Eros», «High Class Slim Came Floatin’ In» y «Gigantes» fueron interpretados con maestría, pasión y elegancia, mostrando nuevamente un novedosa propuesta al margen del rock clásico, el reguetón y el pop electrónico que suele protagonizar los eventos musicales. Puede gustarte o no Tortoise y sobre eso no pretendo pontificar respecto a qué es tener buen gusto o qué música se debería es cuchar o no, porque las tendencias son variadas, pero algo que no se puede negar es que es muy difícil encontrar alguna banda que se parezca a esta.

La banda se mostró en todo momento agradecida por las ovaciones, cercana y dispuesta a compartir sus canciones con el público, por lo que regresó dos veces a tocar. Al final, para mostrar su ideología y compromiso, además de aprovechar la plataforma del estrellato para transmitir un mensaje sustantivo, se despidió con un memorable: “Thank You, and Fuck you Donald Trump! Good Night” Buenas noches para ti también, Tortoise, y te deseamos eso mismo, Trump.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE LA CIENCIA SIMPLE PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE TORTOISE PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Sobre El Autor

Si me pagan, creo hasta en Zeus

Artículos Relacionados

X