Pussy Riot en Chile: performance activo con aires de revolución
Blondie, 17 de abril 2019.

Por Jorge Fernández.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Los aires de la nueva era están como para despertar sentimientos románticos de rabia y desaprobación cuando nos insertamos en medio de viejas tradiciones que han perdido su status. Es Semana Santa y a nadie le importó renegar a Dios en sus propias narices y levantar la bandera de lucha que corresponde, esa que reza por una sociedad en igualdad. Sin género, sin dioses, sin ley.

Hace poco más de siete años un grupo de mujeres de Rusia irrumpió en la Catedral de Cristo Salvador de Moscú para hacer un concierto improvisado. Fueron arrestadas por dos años por esta sacrílega acción. Desde ahí en adelante sus melodías políticas irrumpieron a nivel mundial y es ese mismo empujón el que las trajo por primera vez a nuestro país a mostrar su música y su arte controversial. La banda en cuestión se llama Pussy Riot, agrupación de punk-rock rusa que nació en 2011.

El lugar escogido para el encuentro fue la emblemática Blondie, recinto que tiene como carta de presentación a lo más variopinto de nuestra sociedad capitalina. Espacio preciso y ameno para que los fanáticos, el público sensacionalista y los curiosos de siempre pudiesen disfrutar de un espectáculo ecléctico y extravagante.

Previo al plato fuerte de la noche hubo dos presentaciones que estuvieron a cargo de artistas nacionales. Paloma Salas y Jani Dueñas vienen presentándose desde un rato juntas y en unos minutos nos dieron a conocer parte de su show, el cual estaba basado en una sección de su ex programa de radio “Dueñas de Salas”. Noticias actuales sobre temas asociados a la sexualidad, al género y a la mujer aparecían como telón de fondo, mientras las artistas se mofaban a micrófono abierto de la insalubre fauna nacional que se acostumbra a tirar comentarios aberrantes mediante las redes sociales.

null

Luego vino el turno de la agrupación lésbica Horregias, tal y como se presentaron, quienes destacaron en su presentación, entre otras cosas, por la portentosa energía que derrocharon y por el fuerte contenido social de sus letras, de sus acciones y de su vestuario, donde se mostraban casos de cobardes asesinatos a mujeres debido a su condición sexual. “Nicole” y “Heteronormativa”, que tuvo la compañía de la artista nacional Dadalú fueron solo una parte de su potente espectáculo.

null
null

A continuación, Nadezhda Tolokónnikova, frontwoman de Pussy Riot, sube al escenario con rostro descubierto y entona las primeras canciones de la presentación antes de enmascararse como lo están sus compañeras de banda. “Go vomit” y una de sus más reconocidas “Police State” fueron las encargadas de la apertura.

null
null

Overoles de distintos colores, caras cubiertas y una performance visual y física a todas luces. La Blondie estaba cubierta de material visual por todas sus paredes y las imágenes con símbolos políticos y sociales se sucedían a espaldas de las rusas, quien entablaban una afectuosa actitud con el público. Uno de los momentos más intensos de la noche se vivió cuando una de las integrantes gritó en un claro español “Ni una menos, vivas nos queremos”, acción replicada a todo pulmón por los reunidos en esta distintiva presentación de punk rock.

null

De rodillas, mirando una falsa capa celestial, persignándose o mirando con odio a la Casa Blanca y a todo ser que se declare homofóbico, racista o lo que sea que atente contra sus principios revolucionarios. Pussy Riot desenvainó todo su talento desde canciones como “Bomb” y “Organs” hasta “Bad girls” y “Track about good cop” por nombrar algunas de la que sonaron con más fuerza entre los fanáticos.

null
null

Cada quien gozó con cada cual. No importaba nada más que mover el cuerpo a partir de los ritmos electrónicos punk de Pussy Riot. Más que un concierto propiamente tal, el escenario se muestra por medio de una performance irreverente y despreocupada en el que los movimientos son alternativos y desentendidos. Marcar el paso queda para la lejana militancia. Acá se viene a mover el cuerpo al ritmo de tu propia vida. Si alguna vez, estas mujeres de armas tomar irrumpieron sin temor en un recinto emblemático del frío Muscú, hoy lo hacen desplegando su arte por el mundo y eso, por acá en el confín del mundo, se agradece de sobremanera.

Setlist:
Go vomit
Police State
Punk Prayer
Elections
Normal Song
Bomb
Heretic
Organs
Przn
1937
White House
Black Snow
Nuclear Winter
Bubble
Bad Apples
Bad Girls
Track about Good cop
Free the Pavement
Hands up
Unicorn
Straight Outta Vagina

Encore:
Pong!

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE JANI DUEÑAS & PALOMA SALAS Y HORREGIAS <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE PUSSY RIOT <<<

Deja un comentario