La cita congregó a más de 70 mil personas en su segundo día.

Por: Bernardita Ponce
Fotos: Lollapalooza Chile

La calurosa jornada del día comenzó con los sonidos R&B de la banda Vintage Trouble, quienes sorprendieron a los asistentes con su entretenida puesta en escena. Su vocalista, Ty Taylor, llenó el escenario con su carisma y talento. Sin duda, un buen comienzo.

A eso de las 14:30 hrs. Babasónicos comenzaba a encender la tarde con temas de sus discos Jessico e Infame más unos nuevos temas. Un show, donde Adrián Dárgelos sigue siendo el rockstar que siempre conquista. Un show un poco corto, que todos disfrutamos.

Había leído de Seeed, una banda alemana de Reggae que tiene un show bastante entretenido. Me acerqué al escenario Acer Windows 10 Stage a eso de las 15 hrs., y me llevé una grata sorpresa. Muchas personas bailando y disfrutando con ellos. Todos irradiaban felicidad.

Tipo 16 hrs. en Kidzapalooza sonaba Florcita Motuda y familia, con un show bastante interesante que conquistaró tanto a grandes como a chicos. Un show lúdico, con canciones muy entretenidas y el carisma particular de Don Flor Motuda.

Luego de es show, venía mi maratón de recitales: Alabama Shakes, Brandon Flowers, Noel Gallager, Mumford and Sons y Florence+The Muchine. Cansador, pero fascinante.

Ya los había visto, pero no hay primera sin segunda. Escuchar nuevamente la voz de Brittany Howard es siempre un regalo. Los Alabama Shakes acercaron los sonidos más soul y los llevaron a todo el público. Una banda que puede pararse ante todos, cautivar, transmitir emociones y sorprender. Su show en Lollapallooza no estuvo alejado de eso.

Cuando uno habla de Brandon Flowers, lo primero que se viene a la mente es su banda The Killers, pero su show fue más allá de eso. Si bien, tocó los clásicos de su banda también sorprendió con temas de su carreta solista. Muy carismático, hasta cantó en español, demostró que tiene talento de sobra. Buen show.

Noel Gallagher’s High Flying Birds regaló uno de los momentos más nostálgicos de la jornada. Repaso parte de su carrera a los que sumó temas de Oasis. Así sonaron Champagne Supernova y Don’t Look Back in Anger, que nos hicieron vivir un maravilloso instante.

Mumford & Sons, una de las bandas que más había esperado ver y que me sorprendieron con su calidad. Su música folk puede entretener a cualquier tipo de público y traspasa generaciones. Mucha energía sobre el escenario, que fue acompañada por la maravillosa voz e interpretación de Marcus Mumford. Un show potente.

Para cerrar el día se presentaría la maravillosa Florence Welch con su banda The Machine. De hermoso vestido color celeste y una linda corona de flores en su cabello, entregó un show lleno de emociones. Muy carismática, se acercó en más de una oportunidad a saludar al público.

Durante su show hizo un repaso por toda su carrera con temas como Dog Days are over, Shake it out y Ship to wreck , los cuales fueron coreados por las miles de personas que, a esas alturas de la noche (sobre las 23 hrs.), no querían dejar el recinto. Un cierre perfecto.

En resumen el Lollapalooza de este trajo nuevas bandas, muchas de ellas con excelentes críticas internacionales, lo que nos demuestra que la generación y gustos musicales han ido variando en el tiempo. Puede que muchos nostálgicos extrañaran bandas “clásicas” (a excepción de Noel Gallager o Bad Religion), pero se agradece la frescura de este nuevo festival y que llegaran a Chile grupos que se están escuchando en los mejores festivales del mundo y de gran talento. Bien Lollapalooza, cada año sorprende con sus apuestas.

X