Samael en Blondie: El saldo de una deuda histórica
Banda invitada: Mourning Sun.
1 de Marzo 2020.

Por Paulo Domic.
Fotografías por Agustín León.

Llegó Marzo. El siempre temido Marzo. Y esta vez no sólo por los tacos infinitos que regresarán, sino por la incógnita suerte que hace tiempo se vaticina en el imaginario local luego del estallido social. Por ello es que este show de Samael, originalmente pactado para el 23 de octubre en Blondie y reagendado para ayer por los hechos que ya conocemos, llegó justamente a saldar esa deuda histórica en el último día que podría desarrollarse sin mucha incertidumbre. ¿Qué pasará hoy? Ya veremos. Pero lo de anoche, fue una fiesta.

Porque Samael debutó en Chile y eso es algo impensado a estas alturas del siglo en que prácticamente todas las bandas ya han venido y más de una vez. Pero la culpa no es de nosotros. Los suizos han venido muy poco a Latinoamérica a través de su historia y lo más cerca que estuvieron fue Brasil en 2012. Han desarrollado su carrera principalmente en Europa, donde el estilo que cultivan, el metal industrial, tiene muchos adeptos y donde se han logrado transformar en una banda de culto. ¿Por qué no vinieron antes? Ellos sabrán sus razones. Lo importante es que cumplieron con venir a dar el suspendido concierto que fácilmente pudo ser cancelado en forma definitiva.

Anoche asistimos a la celebración de los 25 años del Ceremony Of Opposites, uno de los discos más importantes de su carrera. El tercero de la banda, pero el primero que incorporó teclados y samplers en su sonido. Hecho que definió para siempre el sello del grupo, que en 1987 nació como una banda de Black Metal y que desde aquí en adelante comenzó su camino hacia el sonido más industrial.

Como todo buen show, siempre debe haber un invitado nacional que represente nuestra música y el talento de estas tierras australes. A cargo de la apertura estuvo la banda Mourning Sun, grupo chileno con integrantes de Hualpén, Punta Arenas y Santiago. En la previa, conversamos con su cantante, Ana Carolina. Ella nos contó que para la banda “es doblemente especial ya que varios crecimos con los discos Ceremony of Opposites y Passage”.

“Esto es algo que no hemos comentado antes, pero aprovecho de contarte que Spider Prod nos pidió nuestro press kit completo en inglés para presentarlo a Samael. Me imagino que invitaron a postular a otras bandas. Spider Prod lleva años jugándosela por dar espacio como acto de apertura a bandas de otros géneros dentro del metal y promover esa diversidad. Obviamente el Doom Metal Atmosférico de Mourning Sun en un show como este podría ser un riesgo. Pero en este caso, fue Samael quienes nos aprobaron como su acto de apertura. Por ello es doblemente especial, es un honor”, nos reveló en exclusiva.

Para nada fue un riesgo, la banda se paró con propiedad sobre el escenario de Blondie con su propuesta ambiental y experimental que complementó en forma perfecta la fiesta de anoche. Iniciando con “Latitud 56 Sur” inmediatamente nos subieron a las alas de un albatros que surca los cielos patagónicos del fin del mundo. Ellos ofrecen una experiencia, un cuidado show musical y visual, partiendo por el impactante maquillaje y vestuario de Ana Carolina, dueña de una voz excepcional y potente, a la vez de dulce y misteriosa. La música del quinteto es un viaje profundo hacia uno mismo, una oportunidad de cerrar los ojos y transitar hacia la introspección. Una propuesta brillantemente ambientada e inspirada en los paisajes y sonidos únicos de nuestro Chile austral. “Cabo de Hornos” es otra muestra de esta apuesta sonora que tanta identidad le da al arte de Mourning. Con “The Exhaustion of Life” cerraron un show de poco más de 35 minutos que demostró muy elocuentemente el por qué Samael les dio la oportunidad de abrir la tarde.

Y llegó el momento que tanto esperaron muchos de los presentes, que siguen a Samael desde comienzos de los 90. Conversando con la gente antes de ingresar, muchos fueron los que nos comentaron la gran emoción que sentían ante esta jornada. Ceremony Of Opposites fue toda una revelación en su época, un cambio radical de la banda y una de las primeras manifestaciones de la mezcla del Black y el Doom Metal con los sonidos sintetizados. A día de hoy, el Industrial Black Metal es un subgénero validado en el mundo del metal y tener a los padres del estilo frente a frente, sin duda es un suceso relevante. Más aún si se trata de esa esquiva primera vez, que más encima estaba en ascuas luego de la suspensión inicial y la que, honestamente, nadie pensaba que se realizaría finalmente.

Samael es una banda de culto, con público suficiente para los aforos que permite Blondie. El perfil que vimos anoche en Estación Central era mayoritariamente mayor entre los 35 y 50 años. Algo coherente entendiendo que estábamos convocados a las bodas de plata de una de sus obras maestras. Fue una peregrinación a cargo de aquellos que pasaron tardes enteras en el Paseo Las Palmas de Providencia, entre los 80 y los 90, en las cercanías del Rock Shop. También de aquellos que lo vivieron en el Eurocentro del Paseo Ahumada. Una reunión especial para quienes vivieron el metal desde el intercambio de cintas y revistas, en esos años donde la pasión se forjaba y crecía mucho más desde el contacto directo, la interacción y la amistad.

Liderados por Vorph en las voces y guitarra, siendo las 20:00 en punto suben los suizos a escena. Junto a él, Drop en guitarra, Zorrac en bajo y Xy en teclados y batería. El sonido de la banda fue infernal desde el inicio con “Black Trip”, mismo corte que abre el homenajeado álbum de esta noche. La perfección en el sonido se debió especialmente a que la batería en un 90% del show era programada. En algunos momentos Xy se ponía tras ella para darle a los tambores y acentuar más el climax de algunos momentos musicales. Poco habitual ver algo así en bandas de metal. No ofende en lo absoluto, es parte del sonido mismo de la banda, de su estética y vision artística, totalmente en sintonía con el estilo que cultivan.

Luego de “Celebration of the Fourth”, Vorph se dirigió a los fanáticos que se congregaron frente al escenario. En perfecto español dijo “finalmente en Chile”, aludiendo tanto a la suspendida fecha anterior como al debut de Samael en Santiago. El Suizo, dueño de una fuerza interpretativa y energía tremendas, no ocultaba su alegría por estar por fin en nuestras tierras. Más aún frente a una Blondie cercana al lleno total. Público que la verdad se entregó por entero a su música y que a cambio recibió del cuarteto un show que les dio lo que justamente buscaban al comprar sus entradas: poder, riffs e intensidad.

Enorme se hizo el coro cuando fue el turno de “Baphomet’s Throne” uno de los puntos altos de la sección dedicada a los 25 años del Ceremony Of Opposites. La banda machacó cerebros en forma inmisericorde, desplegando su intensa artillería metálica sobre una Blondie que no paraba de hacer headbanging y corear con fuerza cada uno de esos clásicos. Con el cierre de “To Our Martyrs” y “Ceremony of Opposites”, el éxtasis fue completo y probablemente muchos ya podrían haberse ido a casa muy satisfechos.

Pero aún faltaba mucho. La banda continuó repasando sus éxitos y trajo al repertorio canciones de sus discos Passage, Hegemony y Eternal, sin bajar un ápice la intensidad ni los decibeles. Cerraron esta segunda parte del show con “Black Supremacy”, pero sus fanáticos aún no tenían lo suficiente. Samael volvió con todo para concluir una noche de desenfreno con “Year Zero” y “My Saviour”, saldando así la deuda de tres décadas y sin margen de insatisfacción para quienes estuvieron ahí presentes.

Tanto Mourning Sun como Samael ofrecieron conciertos de gran nivel. Quienes quedan al debe fueron algunos de los del público, que no ingresaron temprano para apoyar con la masividad de merecía el número de apertura, aprovechando hasta el último minuto y más allá incluso, para carretear afuera de Blondie, para seguir haciéndolo adentro. Al punto que vimos a varios llegar bien borrachos ya avanzado el show y muchos dormidos que ni siquiera lograron disfrutar aquello por lo que pagaron una entrada y esperaron tantos años. No somos quienes para juzgar la libertad individual. Simplemente se hace triste ver que aún haya quienes no puedan ir a disfrutar de un espectáculo musical, consumiendo y compartiendo enmarcados en la lógica que permita llevarse de un debut histórico, un recuerdo imborrable. Que no se disuelva en el aire de los vapores de una resaca.

Setlist Mourning Sun:
Latitud 56 Sur
Vena Cava
Cabo de Hornos
Angst
The Exhaustion of Life

Setlist Samael:
Black Trip
Celebration of the Fourth
Son of Earth
Till We Meet Again
Mask of the Red Death
Baphomet’s Throne
Flagellation
Crown
To Our Martyrs
Ceremony Of Opposites
Hegemony
Samael
Rain
Slavocracy
Luxferre
Infra Galaxia
Reign Of Light
Solar Soul
Black Supremacy

Encore:
Year Zero
My Saviour

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Deja un comentario