Por Guillermo Ziem

Hace 50 años Rolling Stones collereaba junto a The Who el alcanzar la cima donde The Beatles ya estaban, y no era tarea fácil, dadas las características del arrastre que cada banda podía generar en la cultura de ese periodo, los 4 de Liverpool estaban a punto de dar un paso trascendental en la cultura pop.

Corría el año 1966 y The Beatles se perfilaba como la banda más importante del momento, eso significaba miles de seguidores en el mundo, muchas presentaciones y el desgaste emocional de un grupo humano que comenzaba a desentenderse entre sí, pero sus egos se mantenían en constante pugna.

Entre tanta algarabía un chispazo de Lennon dio inicio al cambio. Durante una conferencia de prensa, John Lennon aseveró que The Beatles eran más populares que Cristo, y con ese comentario se desató la ira irracional de algunas sectas religiosas extremas, que comenzaron a amenazar a todos a quienes se mostraran fans de la banda, las disqueras, revistas, y a la banda también. Todo este agobío provocó que los músicos decidieran alejarse de los espectáculos en vivo y realizaran su última presentación con público masivo el 29 de agosto de 1966 en San Francisco, EE.UU.

En ese periodo, y por compromiso entre el productor George Martin y el sello EMI, la banda debía preparar su nuevo material. De esa presión y compromiso nace Sargent Pepper´s Lonely Hearts Club Band.

Pero no solo es el octavo disco de The Beatles, es la obra maestra de los años 60 en la música pop, desde todo punto de vista. Al dar un paso al lado en las presentaciones en vivo, los músicos tuvieron la posibilidad de experimentar casi sin límites en sus capacidades creativas, generando un material sin precedentes (masivos), y que llevarían la experiencia Beatles a un nuevo nivel.

El álbum en esencia era solo un nuevo material, pero terminó siendo un nuevo concepto al darle un orden lógico a las canciones dentro del disco. La grabación del mismo, duró 129 días de acuerdo al registro de EMI, sin embargo hay material que fue elaborado previamente.

Los 13 tracks del disco, cuentan conceptualmente la historia de un show de la banda de Sargent Pepper, iniciando el disco grabado en estéreo con la canción del mismo nombre “Sargent Pepper´s Lonely Hearts Club Band”, cantada por McCartney, introduciendo al espectador en este nuevo espectáculo el de Sargent Pepper. Luego viene “With a Litle Help From My Friends” con la voz de Ringo Starr, quien personifica a Billy Shears y se excusa de que no canta muy bien, pero lo puede lograr, el último coro de la canción tiene la anécdota de que fue grabada en una sala en la que literalmente estaban los tres Beatles restantes haciendo barra para que Ringo llegara al tono necesario.

Luego de la primera breve pausa del disco viene “Lucy in The Sky With Diammonds” con la voz de John Lennon, esta canción cuenta la historia de Lucy que es una niña que dibujó Julian Lennon, en su imaginación ella estaba en el cielo y con diamantes, John se conmovió con la historia que su hijo le armó sobre el dibujo y lo musicalizó en lo que, quizás, es una de las canciones más básicas, pero con más sentido de la banda de Liverpool.

El disco continua con “Getting Better” con la voz de McCartney haciendo alegoría de que siempre todo puede mejorar, siendo un tema alegre encuentra su antagonista en el track que le sigue, también en la voz del zurdo se asoma “Fixing a Hole”, literal al referirse a solucionar un problema, un bache, hace quizás el equilibrio hacia lo real más que lo ideal.

En esta parte del disco surge la emotividad de los afectos con “She´s Leaving Home”, que cuenta la historia de una ama de casa que decide liberarse. Con una melodía muy nostálgica y coros electrizantes de la voz de Lennon, la pieza es engalanada con un cuarteto de cuerdas y, casi en formato acústico, genera una atmosfera propicia para terminar el lado A del vinilo con la siguiente pieza.

“Being for The Benefit Of Mr Kite!” es el relato de una fiesta en beneficio del Sr. Kite, que aparentemente es el maestro de ceremonias de un circo, acá en Chile, un Sr. Corales, en la que sucede de todo, relata lo que hacen los payasos, las cebras, los malabaristas y, por supuesto, Henry el caballo (chiste británico) baila un vals. Cabe señalar, que en este punto entre la banda y el productor Geoge Martin habían acordado complementar sonidos con órganos a tubos, clavicordios y varios otros instrumentos que por falta de acceso (cómo conseguirlos y que alguien los toque) no pudieron incluir, pero eso no restó creatividad para que los músicos buscaran en los archivos de EMI grabaciones de principios del 1900 restauradas desde gramófonos a cinta magnética, las que para no dañar fueron copiadas. Estas copias fueron mutiladas en cientos de fragmentos que, a su vez, fueron unidos y reproducidos en reversa y en dirección correcta otros, generando un ambiente muy psicodélico, propicio para cerrar la fiesta del lado A del álbum.

Por el otro lado, el B, el disco comienza con “Within, Without You”, interpretada por George Harrison en la voz y ejecución del Sitara, también participaron otros músicos hindúes quienes complementaron la sonoridad y matiz que se quería lograr.

Continúa el álbum con “When I´m Sixty Four”, con la voz de McCartney quien a los 25 años relataba como podría ser su vida a los 64, pensando que este tema es de principio de los 60 cuando tocaban en The Cavern, es aún más curioso es imaginar que pensara Sir McCartney hoy sobre ese tema, llegando a los 75 años. Sigue el disco Lovely Rita, que para los más cercanos fans de los Fab4, es un nombre que aparece en muchas canciones, y es referido a un amor itinerante del bajista, el mismo que aparece implícitamente mencionado más adelante en el disco.

Llega la energía con “Good Morning, Good Morning”, con bronces y sonidos estridentes. Es el único tema compuesto por Lennon en el disco y se aparta un poco del margen sonoro de las demás canciones, en voz del mismo autor en alguna entrevista dijo que sonaba como a propaganda de algún cereal, y la verdad que el concepto de “Buen Día”, nos hace sentir esa energía que deberíamos tener pero maximizada al estilo Lennon, con sonidos de animales de granja, máquinas, vehículos, etc., es un despertar. Recomendada para empezar el día bien enérgico.

A continuación, y pegada a la anterior suena el compás de tiempos del siguiente tema que no es más ni menos que la continuación de “Sargent Pepper´s Lonely Hearts Club Band (Reprise)”, que viene a cerrar el espectáculo, cambia un poco el tiempo, ritmo y letra en relación con la primera y ya habla de que el show termina y que han sido la mejor audiencia del mundo, esperando verlos nuevamente.

El cierre definitivo del disco es con un tema para amantes de la música de The Beatles, “A Day In The Life”, un día en la vida, que título más completo para una obra que lo sustenta. La canción tiene de todo, comienza acústico, con un Lennon inspirado contando la historia de un tipo conocido (del espectáculo), que por distraerse con su enamorada mientras manejaba, murió decapitado en su auto, que la guerra la ganaron los británicos según el diario, el resto es historia conocida, luego el puente lo agrega McCartney con la historia de su despertar en un día de su vida, para enrollarse nuevamente con los coros de Lennon que termina de contar la historia. Con fanfarrias ascendentes, que tienen 24 tiempos antes de cada termino y que llevan a dos clímax, el primero que empalma con McCartney y el segundo con el fin del disco en sí, el que termina con la nota MI, con todos los instrumentos al unísono en una fanfarria de niveles épicos, que te dejan la piel de gallina, y se va opacando lentamente. La versión original trae una breve grabación de unos cuantos segundos de un chiste sonoro que se repite una y otra vez terminando en fade out, la versión americana de lanzamiento no la traía, pero en ediciones posteriores fue agregado.

Del disco se puede decir muchas cosas desde lo conceptual, comenzando por ser el más caro que realizó Beatles con su formación completa (es decir antes de los Anthology de los 90 cuando Lennon ya no estaba entre nosotros), duró 129 días en ser grabado, casi 30 veces más que Please Please Me, el disco no tenía identidad hasta que apareció “With a litle help from My Friends”, dando sentido a que Billy Shears era el líder de Sargent Peppers, The Beatles se transformó en esa banda para elaborar el disco, permitiéndose la creatividad necesaria para hacer algo diferente, y lo lograron. “Lovely Rita” y a “Day in The Life”, se vinculan entre si por los rumores de que McCartney murió de la forma que se describe en la canción (A Day…) por distraerse al ver a Rita caminando mientras el manejaba, un poco alimentando este rumor de la muerte de Paul y que su lugar fue ocupado por un doble llamado William Campbell (Billy Shears) si fuera real, llevamos casi 50 años escuchando al virtuoso doble de Paul. Otros antecedentes son la cantidad de músicos (más de 100) que participaron del disco entre sinfónicos, percusiones, sitar, y otros, libertad absoluta de creación, entre estas, la portada del álbum que ha sido imitada muchas veces por muchas bandas, que es un collage de The Beatles personificados como Sargent Pepper´s con uniformes muy sicodélicos, y acompañados de retratos de personajes famosos como Marilyn Monroe, Muhammed Ali, Alliester Crowley, John Wayne entre muchos más, en ella también se ven símbolos de todo tipo, una muñeca con una camiseta de Rolling Stones, las flores en el suelo que forman un instrumento de cuatro cuerdas (bajo), una mano abierta sobre la cabeza de Paul, un parche en su brazo izquierdo que dice O.P.D. (Official Pronounced Death), etc.

En otras curiosidades se lanzó , previo al disco en febrero del año 67, dos singles que no fueron incluidos sino hasta el noveno álbum (Magical Mistery Tour), estos fueron “Penny Lane” y “Strawberry Fields Forever”. Es un álbum que cambio el sonido estéreo de cuatro pistas a más de 8, al requerir nuevas técnicas de sonido y de no ser por la libertad que se le dio a la banda, ellos no lo podrían haber exigido técnicamente a sus ingenieros, y no tendríamos las posibilidades técnicas de hoy en día para grabar.

En ese momento, hace 50 años, no existía la posibilidad de recrear el álbum en vivo, hoy la tecnología lo permite. The Beatles ya no existe, son una leyenda y parte de la historia de la cultura, ya los vemos en libros como parte del pasado, pero como toda creación que deja marca, queda en el ADN, no sabemos quién invento el pan, pero lo tenemos en todos lados y gozamos de sus bondades, es muy similar a la música.

Uno de los mejores discos de la historia, quizás el más influyente. Feliz 50 aniversario Sargent Pepper´s Lonely Hearts Club Band.

Deja un comentario