Tata Barahona en Sala CEINA: Una peña de amor y lucha fraterna
31 de julio 2022.

Por Amaranta Cartes.
Fotografìas por Rodrigo Contreras

Domingo por la tarde y una enorme fila de gente se podía ver al costado del Instituto Nacional, dando incluso una vuelta a la esquina. Toda esa gente esperaba ansiosa para entrar a la sala principal del Centro Extensión Instituto Nacional (CEINA), nuevo hogar del Centro Arte Alameda, mientras se realiza su reconstrucción. El evento era el concierto de re lanzamiento presencial y en formato físico del disco Cuarenpeña del trovador nacional Tata Barahona, el que había sido ya estrenado digitalmente en 2020, en tiempos en que aún no era posible reunir a tanta gente en un recinto. Y efectivamente, no hubo ninguna de las 819 butacas de la sala que no estuviera ocupada por familia, amigos o fanáticos que quisieron darse el regalo de compartir las canciones nuevas y también las más emblemáticas de la carrera del Tata.

Mientras por los parlantes del recinto sonaba Calenda Maia, la agrupación de estudio y difusión de música y teatro medieval a la que pertenece el Tata Barahona, el escenario esperaba inmóvil al público con decoración hogareña. Una lámpara de pie, un baúl, plantas y cactus, daban a entender que el disco que se hizo en reuniones caseras, en medio los toques de queda de fines de 2019 y luego en cuarentena, entre amigos y con las características de una peña, se trasladaría íntegro al aula magna del CEINA. Es un disco que nació “entre nuestra revolución maravillosa y la pandemia”, como lo planteó su creador, en el que él y su banda, los Sudacas Domineros, se dieron la libertad de elegir de su repertorio sus canciones favoritas, con tintes un poco más rockeros que de costumbre.

Y así fue. Pasadas las seis de la tarde Pedro Antonio Barahona, Sebastián Montero (bajo) y Guillermo Riaño (batería) salieron a tocar Cuarenpeña de principio a fin. La primera canción del disco, “Lluvia”, canción optimista y alegre, abrió el concierto que respetó casi completamente el orden original del disco. “Dictamen (Declaración de principios)”, “Extinción” y “Nuevos Campos” le siguieron, en compañía de la banda, mientras el Tata explicaba el proceso de nacimiento del álbum y su relación con sus dos compañeros, con quienes no había tenido la oportunidad de tocarlo en vivo. Sin embargo, esa relación tuvo una pausa en “Platónica Utopía”, canción en la que, según cuenta, tuvo que pedir permiso a sus colegas para excluirlos y tocarla a pura guitarra.

null
null

La trova da para mucho. Temáticas de amor y viaje afloran siempre en los conciertos del profesor Barahona y este no fue la excepción. Pero lo que se erige siempre en su discurso es una postura política frente a la vida que aboga por la solidaridad, la hermandad y el respeto a otros y a la naturaleza, así como un mensaje de desprecio sin rodeos hacia quienes detentan el poder en Chile. Con “Afasia”, los músicos dieron cuenta de esto último para pedir “que se vayan todos” y cerrando con “quizás, si aprobamos, se vayan un montón de esos”, haciendo alusión al próximo plebiscito.

null

Terminando con el disco, apareció la canción más rockera del listado, “Todos”, última canción del LP que le da un cierre energético a Cuarenpeña, pero que en este caso fue interpretada antes de “Temas de hombre”, una canción que llama a la deconstrucción del género masculino, poniendo en evidencia aquellas cosas por las que los hombres deberían sentir vergüenza, como la agresión, el femicidio y el lesbicidio. Solo la canción “Desperté” faltaba para cerrar esa sección del concierto, pero esta no apareció. “No porque se termine el disco se termina el concierto”, dijo el Tata para indicar que vendrían las canciones más antiguas.

null

Muy conversador, el cantautor y lutier, se dedicó a hablar con el público durante gran parte de la tarde, contando historias de su vida personal, pensamientos y anécdotas en torno a cada canción cantada o por cantar. Con “Será que hay duendes” abrió la segunda parte del show, relatando su experiencia con la localidad de Neltume y luego en el río Lircay, para cantar la canción que lleva el mismo nombre. Aludiendo al cuidado y valoración del paisaje y medio ambiente, dio paso a la canción que habla de la destrucción y contaminación, sobre todo en torno al agua. Así, “País de sacrificio” abrió la sección más política y rabiosa de lo que había pasado de ser tarde a ser noche. Aplausos y gritos de aprobación sacaron las canciones “Retrato de Chile”, “Luz de rabia”, “No les puedo respetar” y “No le entregues el poder”, entre las que el Tata fue reflexionando sobre los eventos políticos de los últimos años, sobre las procesos que hemos vivido como pueblo en lucha y sobre las injusticias más descaradas perpetradas por quienes poseen el poder económico y político. No sorprende, por tanto, que luego de que llamara a “escuchar la voz de la calle”, para interpretar “Hay helado a cien”, se hiciera presente la canción faltante de Cuarenpeña, canción que relata la esperanza de un país que despertó, de verse acompañado por miles que luchan por lo mismo y trayendo a la memoria a las víctimas de la violencia en el proceso de lo que él llama “nuestra re-evolución”. Con “Desperté”, entonces, la banda se reunió al medio del escenario para despedirse con una reverencia y volver luego de la solicitud del público.

null
null

El regreso estuvo marcado principalmente por canciones del disco Imágenes como “Mihanguin Bunia” y “Adicciones y Resentimientos” y “Al cantar del gallo”. Tampoco faltó, por supuesto, uno de sus singles más queridos, “Te vas de mí”, la que el público cantó sin imponerse sobre el sonido del cantante principal, pero con la emoción que acompaña la canción que evoca a quienes ya no están entre los vivos. Con “Hay un sol”, el Tata Barahona y los Sudacas Domineros se despidieron muy agradecidos por la convocatoria y por el apoyo de un público fiel a su música. El próximo viernes 5 de agosto el viaje continúa en Valdivia, lejos de Santiago, pero donde seguramente encontrarán el mismo recibimiento que aquí, demostrando que las canciones del Tata Barahona tienen sentido en cualquier rincón de Chile.

Setlist:
Lluvia
Dictamen (Declaración de principios)
Extinción
Nuevos Campos
Platónica Utopía
El Reloj
Afasia
Gira
Todos
Temas de Hombre
Será que hay duendes
Lircay
País de sacrificio
Retrato de Chile
Luz de rabia
No les puedo respetar
No le entregues el poder
Hay helado a cien
Desperté

Encore:
Mihanguin Bunia
Adicciones y Resentimientos
Te vas de mí
Al cantar del gallo
Hay un sol

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

X