Por Manuela Beltrán.

En el origen, madre flautista y padre baterista de jazz tuvieron tres hijos. Todos crecieron para ser músicos, los tres fueron nominados a los premios Grammy. Debe ser algo de familia… Con influencias desde Miles Davis hasta Snoop Dogg, lo más interesante de revisar la prolífica carrera de Thundercat es ver lo versátil, inquieto y colaborativo que es. Como músico se ha desempeñado principalmente como bajista, pero también es compositor de canciones, cantante y productor. Oriundo de Los Ángeles, California, desde sus inicios Thundercat, también conocido como Stephen Lee Bruner, ha sido un virtuoso del bajo gracias a los genes e influencia de su familia. Cuando tenía 20 años, formó junto a otros prodigios del jazz, la banda Young Jazz Giants. En la cual participaba también su hermano Ronald Bruner, prodigio de la batería que por cierto lleva el mismo nombre de su padre, otro reconocido músico en su época.

En el año 2007, Ronald y Stephen migraron radicalmente de estilo musical, pasando juntos de la banda de jazz a formar parte de la banda Suicidal Tendencies, agrupación de thrash punk que había estado originalmente constituida en 1980 – cuatro años antes de que Stephen “Thundercat” Bruner siquiera naciera – y que forma parte importante de la construcción del punk y metal californiano. Con ellos participó principalmente en los discos Year of the Cycos (2008), No Mercy Fool! / The Suicidal Family (2010) y 13 (2013).

Pero la gran destreza del músico responde también a su versatilidad de estilos y gustos, y al mismo tiempo que tocaba canciones como “Widespread Bloodshed…Love Runs Red”, también colaboraba con el artista nigeriano Keziah Jones y con la carismática artista de neo soul Erykah Badu. Con ella, además de ayudar en varias composiciones, como por ejemplo las canciones “Twincle” y “Window Seat”, la acompañó en los escenarios durante más de dos años de promoción de los discos New Amerykah Part One (4th World War) (2008) y New Amerykah Part Two (Return of the Ankh) (2010).

Y por si fuera poco, al mismo tiempo, desde el año 2010 en adelante, Thundercat comienza una fructífera relación musical con el músico Flying Lotus. Ambos compartían el gusto por la diversidad musical y con su influencia experimental, Thundercat pareciera acercarse cada vez más a un estilo electrónico. Además de colaborar mutuamente en sus discos durante más de cuatro años, ambos multifacéticos artistas se divertían lanzando además mixtapes psicodélicas en internet, como la censurada Ideas+drafts+loops, que no cumplía con la norma de distribución, siendo sacado de plataformas de descarga a pedido de Nintendo.

El primer disco solista de Thundercat, The Golden Age of Apocalypse (2011), actualiza el jazz fusión de los años setenta de Herbie Hancock y Roy Ayers, fue coproducido por Flying Lotus, con quien antes había colaborado en varias canciones, sobre todo hasta ese momento en el disco del 2010 Cosmogramma. Se podría decir que ambos discos son como hermanos, fruto de la colaboración mutua de un viaje lúdico y psicodélico entre una multiplicidad de estilos que culmina en el video de la canción “MmmHmm” donde Thundercat sale con un penacho de indígena norteamericano tocando un bajo eléctrico radioactivo.

En 2014 el dúo trabaja incansable y sofisticadamente. Thundercat colabora en el disco You’re Dead de su compañero, y al mismo tiempo escriben y producen juntos el segundo disco de Thundercat: Apocalypse. De este disco el fotógrafo Brian Cross, también conocido como B+, realiza un video de dos canciones del disco, “Evangelion” y “We’ll Die”, capturando en el final el virtuosismo en el bajo eléctrico del artista. Y en 2015 lanza un mini álbum llamado The Beyond / Where the Giants Roam, donde destaca la canción “Them Changes”.

Por otra parte, a esta estrecha colaboración entre ambos músicos se le debe sumar un tercer elemento que enriquece aún más este panorama de fusión musical de jazz, electrónica, psicodélica y ahora rap: Kendrick Lamar. Su relación es simbiótica. Muchas veces los cantantes de rap existen en su propio espacio y no dejan que alguien entre ahí a proponer complejas mezclas musicales, pero Thundercat congenia perfectamente con Kendrick Lamar. Y de esta colaboración colectiva nace álbum To Pimp A Butterfly (2015). Trabajo donde Thundercat no sólo toca el bajo, además produce y trae a más músicos para que se sumen a las canciones del rapero. En el featuring de la canción “These Walls” aparecen Bilal, Anna Wise y el mismo Thundercat, el álbum completo es una fiesta en la que participan desde Sufjan Steven hasta George Clinton.

El incansable Thundercat contribuyó además como bajista para el segundo debut del saxofonista de jazz Kamasi Washington, diez años después de haber tocado juntos por primera vez. Un disco en tres volúmenes, cada uno de una hora, la canción “Re Run Home”, como las demás de The Epic (2015) son puro jazz, largas, encendidas y melódicas.

Y para no quedarse atrás de esta cultura de fraternidad entre músicos afro, N.E.R.D, también trae a Thundercat para que participe de canciones como “Voilà” para su último disco No One Really Dies el año 2017.

Ese mismo año recién pasado Thundercat lanza su último disco Drunk, y más recientemente en 2018 otro de remixes llamado Drank. Con esta última propuesta el artista multi-estilo decanta su propia sensibilidad y su sentido del humor. La canción “A Fan’s Mail (Tron Song Suite II)” por ejemplo, tiene partes donde Thundercat literalmente maúlla y canta partes de la canción “Everybody wants to be a cat” de la versión en inglés del film de animación “Aristogatos”, que precisamente en español se traduce como “todos quieren ser un gato Jazz”. Por otra parte, amalgamando estilos, Kendrick Lamar pone también su sello y rapea versos sobre la dificultad de la cárcel y la bebida en la canción “Walk on by”.

https://www.youtube.com/watch?v=RbObULGfzM4

El nombre de gato, quizás algo tendrá que ver con los dibujos animados, habría que preguntarle, de seguro ese tipo de sentido lúdico debe ser correlativo al poder aglutinante que tiene Thundercat, al integrar tanta variedad de músicos en su espectro. Más de veintidós colaboraciones con artistas diferentes en diez años, y tres discos de estudio propios, lo instalan como uno de los músicos más prolíficos y versátiles de la escena musical californiana.

null

Deja un comentario