Una noche movida y calurosa junto a Alex Anwandter
Blondie. 28 de Enero 2017.

Por: Jorge Tello
Fotografías por Cristian León

La noche de ayer, asistimos a la mítica disco Blondie, ubicada a pasos del metro ULA, en una de las semanas con mayor temperatura de la historia. Lo vivido anoche, a eso de las 22:10 hrs, responde a la perfección a lo antes comentado.

El show comenzó con el sencillo que da nombre a su último álbum»Amiga», la que aprontó la fiesta que se viviría en ese lugar. La Blondie podría relacionarse de manera cabal con la música de Alex, tomando en consideración que la música no tiene tiempo ni lugar, pero ese recinto me gustó mucho para el concierto, son sus luces de discoteca o el público, pero algo grato se formó ayer.

Alex se tomó todo con relajo y desde el inicio del show, anunció que sería una instancia prolongada, ya que estaba ansioso de tocar muchas canciones. Demostrándonos que ese momento y lugar era el preciso.

Fue así como todo estaba propicio para repasar, recorrer y hacer bailar con todas las canciones, que han nacido en todas las etapas de la vida musical de Anwandter. La presentación estuvo marcada por la alternancia de canciones, siendo «Bailar y llorar» de su antiguo proyecto Teleradio Donoso, su segunda canción para mover el cuerpo, en una cancha con un calor como pocos antes vividos, influenciado por la temperatura exterior y general de la capital o por la cantidad de personas presentes, además de la escasa ventilación debido a la hermosa pero complicada arquitectura del recinto.

Siguiendo con la muestra de su carrera, continuó con «Casa Latina», de Odisea, donde, como nos tiene acostumbrados, muestra sus dotes de bailarín, siempre siendo ese momento, uno de los más altos y esperados. La canción que nos trajo al presente fue «Siempre es viernes en mi corazón”, instante en que la fiesta estaba desatada.

Alex es un artista integro, quizás no le guste ningún apelativo pero es importante destacarlo, aparte de sus dotes artísticos, posee un discurso muy claro y el día de ayer no fue distinto, tomándose la palabra para hablar de actualidad y de las cosas que se contraponen a derechos fundamentales, siempre reivindicando los derechos de la mujer y de las minorías sexuales, tratando de sembrar algo de conciencia.

Habla del machismo en el rock, algo que ya había manifestado en la Cumbre del Rock Chileno, realizado en nuestro país semanas atrás.

Alex Anwandter, también tiene tiempo para el relajo, y lo manifestó previo a interpretar «Tatuaje» de su disco Rebelde, donde comenta que son canciones que ya no le afectan, mientras ríe. El público enfervorizado canta frase a frase y el vocalista apunta con su micrófono para que en ese momento sean sus fans los únicos protagonistas.

El show continuó con canciones como «Felicidad», «Éramos todos felices» y «Rebeldes». Siendo el momento más intimo cuando interpretó «Manifiesto».

Con una presentación extensa, lo cual se agradece para un artista de su categoría. Con la canción «¿Cómo puedes vivir contigo mismo?, puso fin a su concierto, con un ambiente encendido, que se extendió por el resto de la noche con la fiesta post show.

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

2 Respuestas

  1. Pedro Grau

    El concierto termino con «amar en el campo». Para que lo corrijan.

  2. Pedro Ocaranza

    Fui al concierto de Alex y estuvo buenísimo. La nota no le hace honor al show. Mal redactada y repetitita. Bien penca los periodistas que escriben.

X