Fauna Otoño 2019: experiencia y revolución
Movistar Arena, 4 de mayo 2019.

Por Jaime Farfán.
Fotografías por Francisco Aguilar A.

Subiendo la apuesta en su tercera edición, el festival Fauna Otoño se desarrolló durante el día de ayer en Movistar Arena. Prometiendo más de 10 horas de música en vivo, repartida por dos escenarios, el evento alternativo de mayo se arriesga escogiendo el recinto del Parque O’higgins para entregar una experiencia amplia y cercana. Todo sumado a un line up de primer nivel, encabezado por la legendaria figura del hip hop y R&B, Ms. Lauryn Hill. El ícono urbano retorna a Chile celebrando 20 años de su esencial debut: The Miseducation of Lauryn Hill. La diversa parrilla musical también incluyó a Jungle, IAMDDB, Cuco, Afrika Bambaataa y Louta, además de los nacionales Ana Tijoux, DrefQuila, Flakodiablo y Matanza.

Lamentablemente, lo que prometía ser una jornada rica en talento, se vio empañada por la bajada de dos importantes nombres internacionales. La primera cancelación fue el debut del respetado productor de hip-hop, Madlib, quien por compromisos de su álbum en grabación fue reemplazado por Afrika Bambaataa. El mayor golpe vino a último momento, con la caída de la banda norteamericana The Internet, quienes acusando problemas de salud decidieron restarse del festival. Para resolverlo, la organización arregló cambios de artistas y horarios, lo que sumó algunos inconvenientes en el sonido y la mayoría de los shows comenzando con algo de atraso.

De todas maneras, la energía del colorido público no mermó, mientras se repartía por las distintas locaciones y entretenciones disponibles. El escenario principal se compuso por la mitad de la explanada regular del Arena, y el Adidas Stage, preparado para recibir los pies ansiosos de baile, se dispuso en el Salón Norte del Nivel -1. En el pequeño recinto complementario se prendieron los primeros fuegos, cerca de las 17:30 hrs, con la ácida propuesta del Dj nacional, Flakodiablo. El beatmaker y cofundador del sello Lunar Tapes, convocó armado de deliciosos samples, breaks, hip hop instrumental y paradisiacas visuales. El ritmo no faltó recorriendo por cortes de su última aventura musical, Planetario, así como viejos intentos, incluyendo la onírica “Blue Moon”.

null

Pasadas las 18:30 hrs, abrió el escenario principal Cuco, proyecto musical de Omar Banos. Con característica impronta latina, cubierto por una chaqueta escocesa, el dream pop del californiano fue un comienzo tranquilo para el festival. El joven veinteañero, que también se presentó hace un par de días en Bar Loreto, viene al país tras recuperarse de un difícil accidente automovilístico el año pasado, que le obligó a posponer el tour. El traspié no detuvo al creativo músico chicano, el cual inundó de romanticismo y ensoñaciones la atmósfera del Movistar. Un público fundamentalmente de seguidores, coreó con fervor las letras en Spanglish de populares baladas como “Hydrocodone”, “Lucy” y “Lo que Siento”. La innovadora psicodelia de Cuco, quien está pronto a lanzar un nuevo disco, representó la fuerza latina dentro del pop moderno. En contraste a los hipnóticos reverbs de Banos y su banda, otra poderosa propuesta sudamericana desataba una fiesta en el Adidas Stage. Siguiendo la tónica de los últimos festivales, el chileno DrefQuila llenaba el recinto de densos beats y humo de marihuana.

null
null

Tomándose los problemas técnicos con humor y exhibiendo la gala de un show imperdible, cerca de las 19:45 fue el turno de Ana Tijoux y su dinámica banda para llenar la arena. Los años de experiencia se notan en el músculo de una presentación conquistante. Acompañada por trompetistas, saxofonistas, flautista y bajista, entregó versiones frescas de sus canciones y reafirmó su nombre dentro de la escena del hip-hop chileno. “En Paro”, “Mi Verdad”, “1977” y “Shock” fueron los temas clásicos que brillaron anoche, en una de las últimas presentaciones en Santiago de la rapera pronta a radicarse en Francia. “El tiempo se pasa muy rápido” dice Anita, antes de entonar “Antipatriarca”. “Los invito a escuchar a los grandes autores nacionales… porque las letras abren el cerebro”. Elegante y cuestionadora, han pasado décadas desde Makiza pero las rimas de “La rosa de los vientos” suenan más presentes que nunca, sin perder el filo.

null
null

Mientras una buena parte de los asistentes recargan fuerzas en las distintas barras de bar y locales de comidas dispuestos alrededor del Movistar, el movimiento urbano sigue resonando a través de IAMDDB. Sacándole provecho del cambio de stage, tras la cancelación de The Internet, la joven estrella del neo-soul sedujo velozmente al Fauna Otoño con un sonido moderno y provocador en lo que fue su segunda visita a Chile. Enfundada en un corto traje rosado que destacaba su amplia cabellera, la artista originaria de Manchester lo entregó todo sobre el escenario: aptitud, ritmo y flow, solo acompañada por un Dj. Rescatando sonidos de variados estilos, pasando desde el r&b, el jazz y el trap, Diana De Brito arranca con fuerza el baile de los corazones, con temas como “KEEPITG”, “XOX” y “Shade”. Electrificando el ambiente y salpicándolo de multiculturalidad, la cantante británica se aleja de convencionalidades y promete una interesante carrera.

null
null

Con “Todos con el celu”, el single de su placa más reciente, Enchastre, abre su show el bonaerense de Louta. Tan solo con 24 años, el trasandino ha conquistado corazones a lo largo de Sudamérica, con ritmos bailables y críticas letras, entregando un show desafiante a cada momento. Acompañado de un par de bailarines y diversas estructuras, Jaime James se entrega por completo a su público en la búsqueda de sorprender. Las populares “Ayer te vi” y “Puede ser” se convierten en una experiencia única gracias al histrionismo del autor quien acompaña a la música con teatro y colores.

En el juego entre viejas y nuevas corrientes que construyó el setlist del Fauna Otoño 2019, la experiencia se personalizó en la figura de Ms. Lauryn Hill. Leyenda indiscutida del R&B, regresa a Chile precedida por su fama, una estrella difícil y elusiva, quien no dudó en hacerse esperar. Pasados diez minutos desde la hora prevista, sube al escenario principal un DJ preparado para disipar la ansiedad de la espera. Un seleccionado de variados clásicos del hip-hop y rap, con algunos guiños al reggaeton, introduce lo que definitivamente es el plato fuerte de la noche, con un Movistar Arena casi completo en su capacidad. Mucha parte del público asistió solo a escuchar a la reina del Soul.

null

En una presentación que fue una nueva mirada a The Miseducation of Lauryn Hill, su álbum esencial, la cantante se acompaña de tres coristas excelentes y una sólida selección de músicos, reversionando clásicos inspirada en la libertad de la improvisación del jazz. Abre con una poderosa versión de “Lost Ones”, tema que también introduce el disco, y que en el Movistar Arena suena atractiva, mientras que la cantante demuestra que todavía puede rapear con habilidad. El público conecta y olvida rápidamente el atraso, entregado a la hipnótica presencia de la artista norteamericana. En ocasiones la banda sufre por las deficiencias técnicas del recinto, haciendo difícil distinguir las melodías. Sin embargo, el talento trasciende, y para “Superstar” los juegos vocales brillan en los coros.

null

En “To Zion” se extraña a Carlos Santana, cuando el solo palidece en su interpretación. Era una difícil tarea para el guitarrista. Igualmente, la magia y la nostalgia del tema es palpable, otorgándole espacio a la voz de Lauryn para respirar y exhibir la espectacularidad de sus capacidades. Después de la fiesta de “Doo Wop (That Thing)”, Hill se reconecta con su paso por The Fugees, interpretando una feroz versión de “Killing me Softly”. Precedida por su fama y su imponente figura, la artista y su banda no defrauda, en una placentera presentación de poco más de una hora. La genialidad que la llevó a ser un ícono vital de los noventas está aún ahí.

null

Después de tanta emoción, mucho del público comienza a retornar a sus casas. Una parte continua la fiesta dentro del Adidas Stage, donde Lizz mantiene alto el ánimo en espera del combo de Afrika Bambaataa y Matanza. Los que se quedaron fueros recompensados por el entretenido show de Jungle. La banda británica probó cuanta capacidad tienen en vivo, transformando la arena en una pista de baile en segundos. Los ritmos infecciosos de “Heavy, California” y “The Heat” se canalizan a través de los vocalistas Josh Lloyd-Watson y Tom McFarland, quienes no ahorran en electricidad transmitida a los pies. Con un continuo de canciones que incluyó los adorados clásicos “Casio” y “Beat 54 (All Good Now)” empezó el cierre de una caótica pero exitosa nueva edición de este festival. Sin ahorrar en riesgos Fauna logra conjugar viejos iconos con un interesante reflejo del sonido moderno, de la música en la era del streaming. Con los límites entre estilos musicales cada vez más difusos y plataformas en constante movimiento, la noche de ayer nos invita a abrazar nuestra experiencia, para luego lanzarnos en búsqueda de la revolución.

null

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE CUCO <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE ANA TIJOUX <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE IAMDDB <<<

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA DE MS. LAURYN HILL <<<

Deja un comentario