Game of Thrones Live Concert en Teatro Caupolicán: Un magistral recorrido por la serie
21 de julio 2019.

Por Felipe Morales.

Sin duda Game of Thrones (GoT), la exitosa adaptación televisiva del conjunto de novelas Canción de Hielo y Fuego de George R.R. Martin, ha contado con un éxito avasallador. La serie estrenada el 2011, y finalizada este año, superó todos los récords de audiencia de la cadena HBO, es que hay que reconocerlo, su intrincada trama, llena de engaños y traiciones, batallas épicas y sangrientas, y toda la mitología que la rodea, con seres mágicos, dragones y hasta zombies, causó un fenómeno mundial del que nuestro país no quedó exento. Esto lo pudimos comprobar al ver los miles de fanáticos, incluso los más osados disfrazados de sus personajes favoritos, que llenaron completamente el Teatro Caupolicán para vivir una nueva experiencia, Game of Thrones – Live Concert, un concierto sinfónico, con más de 40 músicos en escena, dirigidos por Jeff Parker, músico estadounidense residente en Chile, quien es actualmente profesor en el Instituto de la Música de la UC y Director Titular de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Pudahuel.

null

Un poco antes de las 8, una voz en off anuncia que el espectáculo partiría un par de minutos más tarde de lo previsto, ya que había mucha gente afuera esperando ingresar al recinto. A las 20:05 horas los músicos comienzan con el ritual de afinación de sus instrumentos, comandados por el Concertino, acto seguido se apagan las luces, y comienza un video introductorio, con fuegos de artificio incluidos, mostrando escenas de la serie. Al terminar, todos los músicos se ponen de pie mientras hace ingreso al escenario Jeff Parker, quién con una sonrisa saluda al público. Así comienza el primer tema de la noche, el principal de la serie, que también hace de introducción de cada capítulo a lo largo de las ocho temporadas. El sonido fue impecable, y mientras las imágenes de la intro pasaban por la pantalla gigante, todos los viudos de GoT sintieron nostalgia por el show que ya terminó. Aparte de la pantalla gigante, había cuatro pantallas a ras de piso, que rodeaban a la orquesta, las que mostraban escudos de las familias, o distintos efectos especiales, como nieve o fuego, para apoyar las imágenes que proyectaba la pantalla principal y que, junto a los efectos de iluminación, crearon una puesta en escena maravillosa.

null

Uno de los puntos más altos de la noche fue “The Light of Seven”, una pieza de 10 minutos, que comienza con una melodía en piano muy suave y delicada, que va subiendo de volumen a medida que progresa, y se van añadiendo los demás instrumentos gradualmente, hasta llegar a un emocionante peak, donde la percusión, los bronces y el coro se imponen con una fuerza espectacular. Otra escena que causó la emoción del público fue la que sirvió de introducción a “Dance of Dragons”, en la que aparece Khaleesi ordenando a sus dragones quemar a sus enemigos, con la famosa frase Dracarys. Mientras el dragón escupía fuego en la pantalla, del escenario salían fuegos artificiales que iluminaban el lugar, recurso que fue usado varias veces a lo largo del show.

null

El espectáculo recorrió las escenas más memorables de toda la serie, pasando desde sangrientas batallas, hasta románticas escenas, siendo una montaña rusa de emociones para los fanáticos, quienes quedaron muy satisfechos con la puesta en escena, los efectos, y la calidad de los músicos, quienes lograron interpretar de forma perfecta las melodías compuestas por Ramin Djawadi, y transmitir toda la emoción que mostraba cada fragmento de la serie mostrada en pantalla.

Setlist:
Main Theme
The King Arrival
Victory Does Not Make Us Conquerors
The Throne is Mine
What is Dead May Never Die
The Rain Of Castamere
A Lannister Always Pays His Debts
You Know Nothing
Mhysa
The Children
Dance Of Dragons
Light Of Seven
I’m The Storm
Winter Is Here
Flight Of Dragons
The Long Night

>>> REVISA NUESTRA RESEÑA FOTOGRÁFICA PINCHANDO EN ESTE TEXTO <<<

Una Respuesta

  1. Avatar
    E

    Igual hubieron muchos puntos bajos, como la adaptación de ciertas piezas que cortaron justo en el climax. Pero lo peor fue el inglés del que cantó “The Rains of Castamere”. Mínimo haberse preparado para cantar bien fonéticamente

    Responder

Deja un comentario